Un sirio alimenta a 150 gatos víctimas del conflicto

Alba Muñiz · 17 octubre, 2015

A diario, nos golpean las imágenes de los desplazados que huyen de Siria escapando de la guerra civil y pugnan por encontrar refugio en otros países. Sin embargo, hay otras historias menos difundidas pero no menos terribles.

Se trata del drama de las mascotas que quedan desamparadas, ya sea por la muerte o el éxodo de sus dueños. Pero en medio de esta tremenda situación, hay un hombre que alimenta a 150 gatos víctimas del conflicto.

Gatos víctimas del conflicto armado

gatos

Alaa es un chofer de ambulancia que trabaja en Alepo, una de las ciudades sirias más importantes y que más ha sufrido a causa de los enfrentamientos entre las tropas del gobierno y los insurgentes.

Desde hace meses, el hombre se ocupa personalmente de alimentar a los felinos que han quedado desamparados en el barrio Masaken Hanano, que se encuentra prácticamente desierto después de haber sido bombardeado.

En medio de la destrucción y la desolación, los gatitos encontraron a un ser solidario que les ayuda a sobrevivir a tan dramática situación.

Una mano amiga y solidaria

Esta alma caritativa invierte alrededor de cuatro dólares diarios para darle de comer a los felinos en una barriada desierta y devastada por las bombas. Además, brinda cariño a unos inocentes animalitos que, de un día para otro, pasaron de ser mascotas queridas a convertirse en víctimas de un conflicto armado.

Alaa no pierde las esperanzas de que la guerra civil termine en su país. Cuando ello ocurra, promete también ocuparse de conseguirle nuevos hogares y familias a los gatos de Masaken Hanano.

El fotógrafo Hosan Katan, de la agencia de noticias Reuters, fotografió a Alaa y a los gatos. Las imágenes se difundieron rápidamente por las redes sociales. Te dejamos un vínculo para que las visualices, si así lo deseas.

“La no violencia lleva a la más alta ética, lo cual es la meta de la evolución. Hasta que no cesemos de dañar a otros seres vivos, somos aún salvajes”.

-Thomas Alva Edison-

Las otras víctimas de los conflictos bélicos

Las crónicas históricas o periodísticas solo suelen hablar de las víctimas humanas que provocan los enfrentamientos bélicos.

Pero las guerras que generan los hombres no solo se ensañan con ellos. Los animales también las sufren. Así es cómo mueren, son heridos o quedan desamparados por el deceso o el desplazamiento forzado de sus dueños.

Los que sobreviven a los distintos ataques se enfrentan al hambre y la sed en un territorio arrasado.

Las guerras no discriminan

Los animales domésticos no son los únicos damnificados a causa de los distintos enfrentamientos armados. Las guerras humanas no discriminan a sus víctimas.

Es así como también se ven afectados aquellos seres que están en estado salvaje, en zoológicos o en distintos criaderos para su explotación.

Hace un tiempo atrás nos conmovió la noticia de los animales del zoológico de Gaza, que murieron de hambre y sed en medio del enfrentamiento constante entre israelíes y palestinos.

Conflictos bélicos y otras crueldades

A lo largo de su existencia, el ser humano ha dado claros ejemplos de ser el peor enemigo, no solo para su especie, sino para el resto de los seres vivientes, llegando a poner en peligro la subsistencia misma del planeta que habita.

Aparte de las guerras, los animales han padecido las acciones del hombre de distintas formas. Por ejemplo:

  • Devastación o contaminación de hábitats naturales
  • Caza indiscriminada con distintos fines
  • Experimentación científica en diversas ramas
  • Tráfico de especies exóticas
  • Maltrato doméstico y callejero
  • Condiciones de habitabilidad insostenibles en criaderos
  • Matanzas crueles para obtener pieles, carne, colmillos
  • Explotación como “bestias” de transporte y carga
  • Utilización en peleas clandestinas u otros espectáculos denigrantes pero legales
  • Prácticas zoofílicas

Siempre hay esperanza

inteligencia gatos 2

Pero por suerte, también existen personas como Alaa, que se preocupan y ocupan de todos los seres vivos en situaciones difíciles.

Es así cómo los gatitos de Masaken Hanano encontraron una luz de esperanza en medio de la locura de una guerra civil de la que resultaron rehenes involuntarios.

Mientras tanto, el conflicto continúa y nos golpea trayendo niños ahogados a las costas europeas.