Síntomas de enfermedad en los gatos

Antonia Tapia · 13 diciembre, 2014

Existen  muchos problemas de salud en los gatos. Muchas enfermedades  se pueden prevenir fácilmente, mientras que otras son hereditarias. A continuación, compartimos alguno de los problemas más frecuentes  que se pueden  presentan en los mininos.

Algunos síntomas de enfermedad en los gatos

-Bolas de pelo: es uno de los problemas más recurrentes. Cuando los gatos se lamen el pelo tragan parten de él. A veces ese pelo se aloja  dentro de su estómago, formando pequeñas bolas. Los felinos suelen vomitarlas. Pero no te asustes es normal que lo hagan.

-Lombrices: los gatos con frecuencia pueden ser infestados con gusanos. Los síntomas por parásitos de gusanos pueden incluir pérdida de peso y vómitos.  Si tu felino tiene alguno de estos síntomas, no dudes en llevarlo al veterinario. Los parásitos con unas cuantas dosis de medicación se pueden tratar. Si no lo haces, puede causarle graves problemas de salud a tu mascota.

-Diarrea: no es una enfermedad en sí, sino  un síntoma de que algo anda mal con la salud de tu gato. Podría ser un problema menor o algo más grave. Por eso para quedarse tranquilo, en ese caso, siempre es bueno recurrir al veterinario.

-Infecciones del tracto urinario: las infecciones urinarias son otro problema de salud muy frecuente en gatos. Esta enfermedad puede presentarse  tanto en  machos, como en  hembras. Aunque los machos  tienen  mayor probabilidad.

Enfermedades habituales

gato con pulgas

Pulgas: se alimentan de la sangre de tu mascota y hacen que tu gato se sienta muy incómodo. Una infestación severa puede provocar anemia y malestar.

Enfermedad renal: la insuficiencia renal es la causa de muerte más común en  gatos adultos. La alimentación a largo plazo de una dieta de alimentos secos, puede ocasionar esta enfermedad.  Un síntoma en animales que pueden padecer esta enfermedad, es que suelen tomar mucha agua.

Conjuntivitis: la inflamación en  las membranas de los ojos de los felinos, es un malestar muy recurrente. A menudo el problema viene y va. ¿Cómo darse cuenta?  Los ojos de tu mascota pueden estar rojos, hinchados y llorosos.

Gripe felina: es el nombre general dado a una infección viral del tracto respiratorio superior en los gatos. Es una enfermedad común en ellos y puede ser mortal en gatitos y gatos adultos.

Estrés felino: los gatos son criaturas sensibles y muy  propensas al estrés. Para que estés alerta, alguno de los síntomas de este malestar son: pérdida de apetito, maullido excesivo y ocultamiento, entre otros comportamientos.

Virus de Inmunodeficiencia Felina: disminuye la capacidad del sistema inmunitario del gato para combatir infecciones. Los gatos con FIV pueden permanecer libres de síntomas durante años. Es cuando el gato contrae otras enfermedades como infecciones orales, en las vías respiratorias superiores, pérdida de peso, infecciones del oído, enfermedades renales y muchas otras. El virus se transmite por la saliva, por lo general cuando un gato es mordido en una pelea.

gato

Leucemia felina: hasta hace poco era  la enfermedad mortal más común entre los  gatos. Sin embargo si a tu mascota le colocas la vacuna, las probabilidades que contraiga la enfermedad son nulas.

Enfermedad de Lyme: si tu  gato pasa tiempo al aire libre, debes comprobar regularmente que él no tenga  garrapatas. Si encuentras una garrapata en el cuerpo de tu gato, consulta a tu veterinario para detectar la enfermedad de Lyme. Esta enfermedad se transmite a las personas y animales a través de las garrapatas. Algunos síntomas de esta enfermedad son: el letargo,  la renuencia a saltar o subir escaleras, cojera o pérdida de apetito.

La clave para lidiar con esta enfermedad felina es la prevención y diagnóstico precoz y tratamiento.

Dolor de muelas y dientes en los gatos: el primer síntoma que puedes notar es la renuencia de tu gato a comer. Para él cualquier presión sobre su diente es extremadamente dolorosa. Llegará un punto en que ya no intentará comer. Por eso siempre controla la dentadura de tu mascota y lava regularmente sus dientes.

Mal aliento en los gatos: aunque el aliento de un gato, en circunstancias normales,  no es el mejor olor  del mundo, sin duda se nota cuando su aliento tiene mal olor. Este malestar puede ser  un indicador de que algo no anda bien con la salud de tu gato. Si es así, recurre con tu veterinario de confianza.