Sexto sentido del perro

Alba Muñiz · 6 junio, 2017

Lo que aún el hombre no ha podido explicar de forma cabal tiende a generar un halo sobrenatural. Esto suele suceder con lo que muchos llaman el sexto sentido del perro. Sin embargo, en la mayoría de los casos, se trata de cuestiones que se aclaran a través de diversos mecanismos biológicos. Incluso en gran cantidad de ocasiones, se debe a que estos animales tienen muy desarrollado otros sentidos, como el olfato y el oído.

Los canes y su capacidad de detectar diversos cambios que se producen en nuestros cuerpos

Muchos de nuestros amigos de cuatro patas tienen la capacidad de detectar, por ejemplo:

 

  • Tumores
  • Embarazos
  • Momento del parto
  • Hipoglucemias
  • Ataques de epilepsia

Y no es que posean la bola de cristal peluda para adivinar antes que nadie estas cosas.

Sucede que en nuestros cuerpos se producen algunos cambios químicos ante las situaciones descritas que se traducen en olores que los peludos pueden percibir a través de su poderoso olfato.

No es que nuestros peludos tengan capacidades adivinatorias ni habilidades sobrenaturales. Lo que muchos definen como el sexto sentido del perro son cuestiones que se explican a través de algunos mecanismos biológicos.

Los peludos ante algunos fenómenos naturales

Otra de las habilidades caninas es la de anticipar tormentas y otros fenónemos climáticos. E incluso terremotos.

Aquí la explicación hay que buscarla en su aguzado oído. Y es que los peludos captan frecuencias y escuchan sonidos que nosotros jamás podríamor oir. Si oyen el inaudible silbato para canes, ¿por qué no podrían detectar vibraciones que anticipen estas cuestiones?

Pero además se percatan de los cambios en la presión atmosférica y de las alteraciones en el nivel de la electricidad estática.

Nuestros amigos de cuatro patas nos conocen más que nadie

Pero así como huelen y escuchan cosas que los humanos no estamos en condiciones de percibir, las canes también descubren enseguida la forma de ser de los humanos.

En este caso prima su inteligencia, su sensibilidad y su gran poder de observación.

Los peludos saben ante qué tipo de persona se encuentran de acuerdo a su comportamiento. Pero también aprendieron a leer expresiones y emociones y a interpretar tonos de voz y nuestro lenguaje corporal.

En algunos casos, también se valen del olfato. Por eso no es de extrañar que tu peludo perciba de inmediato cuando no te sientes del todo bien y trata de confortarte con su afecto. O que intente defenderte si percibe una mala animosidad en alguna persona que se encuentra cerca de ti.

¿La capacidad de orientación de los canes es su sexto sentido?

Una cuestión que muchos atribuyen al sexto sentido del perro es la habilidad que tiene este animal de encontrar el camino de regreso a casa por más lejos que se encuentre. Aunque esto no resulta siempre posible, por motivos diversos, destacan los casos de peludos que recorrieron miles de kilómetros para retornar a sus hogares.

Esta capacidad de orientarse se debería a una característica que comparten junto a gatos y otros animales. La explicación se encontraría en que pueden detectar ciertas sutiles diferencias y cambios en el campo magnético terrestre. Sin embargo, esta aptitud se vería interferida por la presencia de, por ejemplo, imanes muy potentes.

Narices caninas infrarrojas, ¿sexto sentido del perro?

Mucha gente piensa que, al igual que el niñito de la película El Sexto Sentido, los canes pueden ver gente muerta. Esta creencia se base en que los animales a veces se quedan inmóviles mirando la nada e incluso se les eriza el pelo.

Sin embargo, esta cuestión también tiene una explicación nada sobrenatural y que poco se relaciona con un supuesto sexto sentido del perro.

La respuesta pasa una vez más por el potente olfato perruno, que seguramente detectó un importante olor que los humanos ni siquiera saben que existe.

Pero incluso se está barajando la teoría de que los peludos poseen unos detectores de calor en sus narices. Esto explicaría con mayor precisión la habilidad de algunos canes para encontrar cuerpos sepultados en distintos tipos de catástrofes.