Riesgos de usar cosméticos en perros

Francisco María García · 27 noviembre, 2018
Cada vez existen más productos para la higiene y cuidado de nuestros perros, pero ¿cuáles son los peligros reales de usar cosméticos en perros?

Cuando hablamos del uso de cosméticos en perros, debemos diferenciar dos temas para no confundirlos. El primero y más complejo son las experimentaciones realizadas en canes y otros animales en los laboratorios asociados a la industria cosmética.

En un segundo lugar, está la popularización de los productos cosméticos elaborados para las mascotas. ¿Qué hay que tener en cuenta?

La experimentación de cosméticos en perros

Sin lugar a dudas, las experimentaciones en animales son una de las más grandes polémicas respecto a la industria cosmética. Aunque hayamos avanzado en materia de legislación, la realidad muestra que estas pruebas continúan realizándose a nivel global.

Alrededor de todo el mundo, más de 115 millones de animales son empleados anualmente en este tipo de experimentaciones. Considerando solo la Unión Europea, cerca de 12 millones de animales son utilizados en la industria cosmética a cada año.

La nueva ley

No obstante, desde 2003 se ha aprobado una ley que prohíbe las experimentaciones en animales en la UE. Su implementación comprendía dos etapas, y ambas ya han sido puestas en vigor.

La primera etapa fue implementada en 2009, y su objetivo era erradicar este tipo de pruebas en la industria cosmética europea, así como impedir la importación y exportación de productos testados en animales a partir de esta fecha.

La segunda fase ha sido implementada en 2013, y afecta específicamente a los productos que deben pasar por tests de toxicidad. Sin embargo, la legislación ofrece a estos fabricantes 10 años de prórroga para implementar integralmente las exigencias de esta segunda fase.

Hecha la ley, hecha la trampa

Ahora, todos nos estamos preguntando: ¿Cómo siguen existiendo tantas experimentaciones en animales si hay una ley vigente que las prohíbe?

Si leemos con atención el texto de dicha ley, encontramos un ‘detalle’ al cual se aferran los fabricantes para no cumplir la legislación. Al afirmar que no poseen un método alternativo suficientemente fiable, las marcas pueden seguir experimentando en animales.

Peluquería para mascotas.

Los riesgos de probar cosméticos en perros

La actitud permisiva de muchas personas respecto a las experimentaciones en animales suele basarse en desconocimiento. De hecho, muchos creen que probar en animales significa aplicar una crema en su piel para ver si hay una reacción alérgica.

Pero la experimentación cosmética va mucho más allá, y representa numerosos riesgos para la salud de los animales. Además de los incómodos síntomas de una alergia, los animales son expuestos a numerosas sustancias químicas peligrosas para medir su nivel de toxicidad en relación a la salud humana.

En otras palabras, son envenenados en un ambiente controlado para testar la reacción de su cuerpo a los componentes de los cosméticos. Otras pruebas pueden conllevar daños genéticos irreversibles y el desarrollo de tumores malignos en el organismo del animal.

Si nos planteáramos este mismo tipo de pruebas en los seres humanos parecería impensable. Pero millones de animales son sometidos diariamente a esta realidad en todo el mundo. Esta es la gran problemática ética de las experimentaciones de cosméticos en perros y otros animales.

Precauciones con el uso de productos cosméticos para perros

La industria pet friendly muestra un asombroso crecimiento en todo el mundo. Ropas, zapatos, cosméticos, joyas, disfraces, muebles, juguetes, gastronomía… Hoy encontramos una infinidad de productos y servicios pensados especialmente para nuestros mejores amigos.

Pero cuando hablamos del uso de este tipo de cosméticos en perros, ¿qué riesgos y precauciones debemos tener en cuenta? En primer lugar, debemos poner mucha atención al momento de elegir los productos de belleza e higiene que utilizamos para cuidar a nuestros perros.

En las tiendas para mascotas y supermercados encontramos muchos champús, cremas de enjuague, jabones, perfumes y hasta abrillantadores para sus pelos. Siempre se recomienda leer atentamente el rotulo de cada producto para identificar sus componentes.

Lo ideal es preferir productos que no contengan alcohol; el alcohol puede irritar la piel y las mucosas de los perros. Tampoco debemos utilizar cosméticos y productos para la higiene humana para bañar o perfumar a nuestros perros. Recuerda que los ingredientes de estos productos pueden provocar una alergia en los perros e intoxicarlos.

Cómo vestir a un yorkshire

¡Cuidado con la humanización!

La humanización es un fenómeno cada vez más frecuente y preocupante en la crianza de los perros. Aunque pueda parecer tierno tratar a un can como a un bebé, en realidad estamos dejando de respetar su propia naturaleza y haciéndole un daño.

Lógicamente, necesitan nuestra dedicación para preservar su buena salud y una higiene sustentable. Por ello, algunos cosméticos pueden resultar útiles en sus cuidados básicos, pero debemos saber reconocer los límites y no exagerar.

Los perros son perros y deben tener la libertad de comportarse y vivir como tal. Ello no significa que sean mejores o perores que las personas; simplemente que merecen ser respetados con sus propias particularidades, necesidades y diferencias.