Un rey que adopta perros

Luis Francisco · 12 abril, 2016

Desde hace algunos años el rey Bhumibol Adulyadej de Tailandia se ha hecho muy conocido en el mundo, tanto por la enorme fortuna que posee como por el hecho de ser uno de los jefes de estado que más tiempo lleva en el poder.

Este hecho ha convertido al monarca en uno de los líderes mundiales más importantes que existen, a pesar de que como muchas otras figuras de la misma índole, cuente con quienes lo apoyan y quienes se posicionan en su contra.

Sin embargo, en los últimos tiempos el rey ha estado nuevamente en boca de todos, no por algunas de las medidas que para bien o para mal hacen famoso a los políticos, sino por una situación relacionada con el mejor amigo del hombre.

El rey y su princesa

Fuente: www.diariodehuelva.es
Fuente: www.diariodehuelva.es

Y es que para sorpresa de propios y extraños, el jefe de estado tailandés adoptó a una hermosa perrita mestiza y callejera en 1998 cuando era tan solo una pequeña cachorra, tras recorrer las calles de Bangkok y encontrarla deambulando.

Desde entonces, la llamada Thong Daeng fue  una auténtica princesa que no solamente acompañó  a su amo en casi todas sus apariciones públicas, sino que muchos analistas han considerado a esta hermosa canina de color cobrizo como un auténtico ícono de la Casa Real tailandesa.

El innegable amor del rey por su pequeña amiga de cuatro patas alcanzó su punto más alto tras la publicación de un libro dedicado a ella, titulado “La historia de Thong Daeng”, el cual fue tan exitoso que llegó a vender más de 100 mil copias en sus primeras horas y es una obra de culto en Tailandia.

Sin embargo, con esta perrita  también ha existido mucha polémica, ya que a finales del año pasado un joven de 27 años fue detenido por publicar en su cuenta de Facebook algunos comentarios sarcásticos sobre Thong Daeng que generaron un fuerte rechazo en la Casa Real.

Desafortunadamente, la canina falleció a finales del año pasado tras una terrible enfermedad que venía soportando desde hacía tiempo, dejando un fuerte vacío tanto en el rey como en la población tailandesa.

Adopción de canes callejeros

Lo cierto es que además de Thong Daeng, el jefe de estado también ha llegado adoptar a otros perros  callejeros, llegando al punto de llevar esta acción a una medida para la protección de los canes, al incentivar la adopción de aquellos que se encuentren viviendo en las calles del país.

Esto es algo que le ha hecho ganarse el respeto de muchas personas en el mundo, ya que el monarca ha promovido esta noble acción en detrimento de la compra de canes de raza pura, al considerar esto como una acción innecesaria al existir en Tailandia una población canina de casi 9 millones, entre los cuales hay muchos que se encuentran sin hogar.

Según comenta el rey en su libro, los canes callejeros son mucho más cariñosos y amables que los demás al manifestar estos una humildad y fidelidad absoluta con sus amos, ya que esta sería su manera de estar agradecidos por haberles brindado un espacio en su hogar y su familia.

El contrabando de perros en Tailandia

refugio de perros

 

Como ya habíamos dado a conocer en un artículo anterior, este país asiático es uno en los que peor viven los mejores amigos del hombre, ya que además de la cantidad de canes que se encuentran deambulando en las calles, ellos son la mercancía de un negocio terrorífico e inhumano.

Se trata del contrabando de perros para el consumo de sus carnes y pieles, los cuales son altamente demandados en Tailandia y en otros países como Vietnam o China.

Numerosos activistas por los derechos del animal han revelado que solamente en el país donde vivió Thong Daeng se comen mucho más del millón de canes al año, lo que da a entender que si bien es un negocio ilegal, este se encuentra en expansión.

Esto es precisamente una de las cosas que se le ha llegado a criticar al rey Bhumibol Adulyadej, ya que a pesar de todas las iniciativas que ha tomado en cuanto a la adopción de canes y la forma en la que ha protegido su fallecida perrita, no ha cursado medidas contundentes para solventar esta terrible situación de maltrato animal.