Rescatan a un gatito usado como juguete para perros

Alba Muñiz · 1 febrero, 2016

Un gatito usado como juguete para perros que había sido abandonado en una caja en la calle, teñido de color azul, se recupera de las múltiples heridas recibidas en un refugio de California, en Estados Unidos.

La historia de Pitufo, un gatito usado como juguete para perros

El animalito fue bautizado como Pitufo, debido al color azul con el que había sido teñido. Este dato es el que hace sospechar que el pequeño felino fue utilizado como juguete de algún perro.

gatito comiendo

El gato bebé presentaba alrededor de 20 heridas punzantes distribuidas en todo su cuerpo y provocadas por las mordidas de can que había recibido. Por tal motivo debió realizársele una cirugía exploratoria para buscar heridas internas, dada la gravedad de sus lesiones externas.

Al momento de ser rescatado, Pitufo rondaba los 2 meses de edad y pesaba poco más de 1 kilogramo. Fue encontrado en una calle de la ciudad de San José, dentro de una caja de cartón, junto a retazos de tela y pedazos de limón.

El alma noble que lo halló lo llevó a un refugio local, que decidió derivarlo a una protectora en Redwood City.

Un gato de dos meses fue rescatado de la calle con múltiples heridas en todo su cuerpo y teñido de color azul. Se sospecha que fue utilizado como un  juguete para un perro.

Una nueva oportunidad

En medio de su desgracia, Pitufo tuvo la suerte de ser acogido en NiNe Live (Nueve Vidas), fundación que lleva a cabo, entre otras labores, la encomiable tarea de amparar gatos rechazados o candidatos a ser sacrificados en otros refugios. Por ejemplo, animales:

  • De bajo peso
  • De edad avanzada
  • Con problemas de conducta
  • Heridos
  • Enfermos

La fundación se caracteriza por utilizar la eutanasia como último recurso, en casos irreversibles y solo para evitar que un animal siga sufriendo.

Todos quieren adoptar al gatito azul

Cuando se conoció la historia de Pitufo, en Nine Lives se recibieron miles de pedidos de adopción para el gatito, incluso desde el extranjero. Además, mucha gente se acercó a la institución para conocerlo en persona.

Sin embargo, Mónica Rudiger, la directora de la fundación, advierte que gran parte de los interesados solo se vieron atraídos por el detalle del color azul, ya que hay gran cantidad de gatos en el lugar a la espera de ser adoptados y que no despiertan el mismo entusiasmo.

Pero Rudiger también teme que la trágica historia de maltrato de Pitufo, el gatito usado, inspire a seres despiadados a utilizar a otros gatos como juguete o cebo para canes. Sin ir más lejos, cada tanto nos estremecen noticias o videos subidos en la red de gatos despedazados por perros que están siendo entrenados para peleas.

La mujer también advierte sobre los peligros que pueden ocasionarle a los animales ser teñidos, pudiendo provocarles la muerte por intoxicación.

Un minino con mucho amor para dar

Mientras tanto, este gatito usado se está recuperando de manera exitosa y se ha hecho amigo de Wanda, una gatita blanca y negra que es ciega, y con la que comparte sus días en la protectora.

Cuando termine su tratamiento y logre recobrar el color original de su pelaje –se cree que es gris o negro- será puesto en adopción junto a Wanda, su inseparable amiga. Y serán entregados a gente que los quiera más allá del dato curioso sobre el color artificial de Pitufo.

Pese a su terrible experiencia, el minino es en extremo cariñoso. Una muestra más de todo el afecto que nos pueden dar los animales pese a que algunos humanos lleguen a ser tan crueles con ellos.

Las historias que no son noticia

gatitos

Pero hay cientos de miles de historias como la de Pitufo que no llegan a ser  noticia:

  • Gatos que viven en las calles sin ningún tipo de control o asistencia.
  • Refugios atiborrados de mininos y canes que han sido abandonados a su suerte.
  • Seres inocentes que son víctimas de distinto tipo de maltrato y crueldad.

Si están pensando en tener una mascota, adopta. Contribuirás a que un animalito encuentre la oportunidad de tener la buena vida que se merece.

Imagen cortesía de sausyn.