Rescatan a dos elefantes que llevaban medio siglo encadenados en un circo

Luis Francisco · 18 febrero, 2016

Aún cuando existan quienes digan que en un circo los animales son cuidados de una manera que les brindan más protección que su hábitat natural, no hay duda de que estos imposibilitan el único elemento intrínseco en la existencia de todo tipo de ser vivo: la libertad, el derecho natural de hacer lo que su instinto les indique, como sucedió a los dos elefantes de esta noticia.

Si bien hay quienes pensarán que la historia que les contaremos a continuación es de final feliz, lo cierto es que no se puede llamar felicidad al conseguir la justicia, una vez que la calamidad ha ocupado 50 años de tu vida, una eternidad en la que has estado prisionero en contra de tu voluntad.

Más que un ending digno de película para toda la familia, esta es una historia cuya moraleja refleja que la justicia a veces puede tardar mucho, pero siempre llegará, aún cuando existan ocasiones donde no pueda reparar el daño causado.

Un infierno en forma de circo para dos elefantes

Dos elefantes rescatados
Fuente: cribeo.lavanguardia.com

El abominable hecho ocurrió en la localidad india de Tiruvannamalai, y sus víctimas fueron Mia y Sita, dos elefantes a las que nunca le preguntaron para ingresar al circo, y que lejos de mantenerlas en condiciones normales, las convirtieron en auténticas esclavas, humilladas día tras día por nada más y nada menos que medio siglo.

En medio de esta tortuosa eternidad, ambas desarrollaron una serie de problemas médicos, generados por las pobres condiciones del recinto.

Mía, la más rebelde de las dos elefantes, desarrolló dolorosas llagas en los pies, producto de la negación por parte de los miembros del circo por dejarla acostarse.

Por su parte las lesiones desarrolladas por Sita fueron muchísimo más severas:

  • Su pie derecho, con el paso de los años empeoró gravemente debido a una fractura que no le permitía ni siquiera sentarse por el dolor.
  • Por otro lado, su pierna izquierda presenta grietas infectadas que se han llenado de abscesos, hecho que le ha imposibilitado descansar adecuadamente.

Este terrible infierno en el que vivían literalmente encadenadas estas dos elefantes culminó hace poco gracias una organización de rescate y rehabilitación de animales, llamada Wildlife SOS, la cual les devolvió la libertad que habían olvidado.

De vuelta a la vida

Una vez que Mia y Sita fueron desencadenadas y puestas en el camión que las devolvería a su hábitat natural, era tal la emoción ante el hecho que esta última sacó su trompa para moverla de un lado a otro.

Esto fue algo que calmó a los rescatistas, ya que ante las condiciones en las que habían vivido por 50 años en el circo la gran pregunta era de qué manera reaccionarían en toda esta nueva situación.

Luego de mil trescientas millas, las elefantes llegaron al Elephant Conservation and Care Center Friday, hecho que ponía  punto y final a un infierno que les había costado gran parte de su vida, para iniciar un nuevo capítulo en el que debían comenzar desde cero.

Aprendiendo a ser normales

Dos elefantes rescatados
Fuente: cribeo.lavanguardia.com

Una vez que bajaron, fue Mia quien manifestó mayor felicidad, al acostarse en el cálido suelo para cerrar los ojos y descansar después de tanto tiempo obligada a estar parada.

Por su parte, Sita se dio un delicioso chapuzón en una enorme piscina con la que cuenta el recinto,  situación ante la cual los miembros de Wildlife SOS consideraron que podría tratarse de la primera vez en la que esta elefante tenía la oportunidad de hacer esto en su vida.

Por otro lado, dieron a conocer que aún cuando tanto tiempo en las condiciones en las que estaban podía dificultarles una vuelta a la vida natural, ambas han aprendido de manera eficiente a ser dos elefantes comunes y corrientes, hasta el punto en que han logrado desarrollar amistad con otros de su misma especie.

La imposible recuperación del tiempo perdido

Si bien las vidas de Mia y Sita tomaron nuevamente el curso que siempre debió tener, esto es solo una pequeña parte de la justicia que ha de tomarse con este tipo de situaciones, ya que nada les podrá devolver los cincuenta años perdidos en medio de un infierno en forma de circo.

Aún cuando existan quienes piensen que esta es una realidad que difícilmente cambiará, este hecho ayudará a concienciar las mentes más cerradas para que nunca más un ser vivo deba ser esclavizado.

Fuente: cribeo.lavanguardia.com