Reacción de un perro que no vio durante 3 días a su dueño

Mariela Ibarra Piedrahita · 26 marzo, 2015

Es demás sabido que los perros generan vínculos muy fuertes con sus cuidadores, en especial con aquel que los alimenta o con el que comparten más tiempo. La reacción de un perro puede evidenciar grandes muestras de afecto después de unos días (a veces horas) separados, así que revisemos un poco más profundamente, estas reacciones y comportamientos.

Los perros son muy afectuosos, aunque la manera en que lo manifiesten dependerá en gran parte de su  personalidad y educación. Así como hay perros que suelen saltar sobre las personas, hay otros que se conforman con movernos la cola y aproximarse en posición sumisa. Sea cual sea la situación, termina siendo muy placentero y gratificante, el tener quien nos espere cuando estamos de vuelta en casa. Además nuestro perro siempre tendrá una buena disposición al recibirnos.

Sin embargo, muchas de las reacciones efusivas de los canes, corresponden a estados de ansiedad o estrés que van acumulando mientras no estás en casa. Por lo tanto, te contamos algunas situaciones a las que deberías prestar especial atención.

Ansiedad por separación

ansiedad por separacion

La ansiedad por separación es un estado de estrés por el que atraviesan los perros cuando el dueño se encuentra fuera del hogar, debido a una percepción de abandono. Una vez el cuidador sale de la casa, así sea por unos cuantos minutos, el perro empieza a dar señales de alarma.

Esto ocurre muy frecuentemente en mascotas que no están acostumbradas a estar solas y sienten que, al quedarse solo, su cuidador no va a volver. Por lo tanto, entran en un estado constante de alarma que los hace custodiar la puerta en todo momento, pierden el apetito y desarrollan personalidades compulsivas.

La ansiedad por separación puede ser tratada. Sin embargo, lo mejor es prevenir a través de la educación. Para evitar que tu perro sufra esta patología, lo que puedes hacer es no lo dejarlo solo durante mucho tiempo, mientras se acostumbra a que en determinados momentos del día, deberá permanecer en casa mientras no estás (por ejemplo cuando estás en el trabajo o estudiando). Exponlo a lapsos cortos, de algunos minutos y déjale algo con lo que pueda entretenerse, por ejemplo algún juguete. Ve aumentando gradualmente el tiempo que permaneces fuera, hasta que el perro sea capaz de pasar algunas horas sin sufrir un episodio de ansiedad.

Alto nivel de excitación cuando vuelves

Algo que demuestra que tu perro estuvo ansioso cuando no estabas es que te saluda de una manera demasiado efusiva cuando regresas, así solo haya sido el tiempo que te tomó ir a la tienda. Cuando esto pase, lo mejore es que no lo estimules cuando está demasiado emocionado, está claro que si han pasado varios días o semanas desde la última vez que te vio, se muestre muy afectuoso, pero si solo pasaron algunas horas, lo mejor es que esperes hasta que se encuentre tranquilo para saludarlo.

Suena un poco cruel, sin embargo, cuando entiendes un poco de la psicología canina, entenderás que al momento de felicitar o acariciar a tu mascota cuando está excitada, le estás dando a entender que ese es un estado de ánimo permitido, o por lo menos normal, por lo cual asociará la excitación, como una manera de expulsar el estrés que le produjo no estar contigo. Es mejor que aprenda que debe estar tranquilo y que no hay nada que temer cuando no estás.

Depresión

ansiedad por separacion 2

Algo muy peligroso cuando un perro no se habitúa a que el dueño se ausente es que puede caer en estados de depresión o inapetencia, lo que puede traer consecuencias negativas para su salud.

La depresión en los perros es una patología peligrosa que puede llegar a afectar su sistema inmune. Si observas que cuando no estás el perro deja de alimentarse, lo mejor es que consultes con un profesional para que te oriente sobre cómo manejar la situación.

Sin embargo, si estos episodios de ansiedad, estrés o depresión no son comunes, y tu perro permanece en general tranquilo, con la salvedad de las ausencias prolongadas, disfruta de ese recibimiento que te está dando, trata de calmarlo y demuéstrale con caricias que tu también lo extrañaste.