¿Qué es la petofilia?

Animales en carritos de bebé, redes sociales propias, disfraces... ¿Hasta qué punto es patológico y dónde está el límite del mero postureo? Lo exploramos.
¿Qué es la petofilia?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 17 diciembre, 2022

Personificar a los animales es un problema tanto para los propios no humanos como para quienes les cuidan. Aunque en los primeros está claro el porqué, en los humanos también puede suponer un condicionamiento excesivo de la propia vida. En algunos círculos se habla de petofilia, un “amor excesivo hacia las mascotas”, si bien esto no es un trastorno tipificado.

En las siguientes líneas ahondaremos en este término y su utilización. Aun así, lo primero que debes saber es que nunca está mal querer a los animales que viven contigo, pues el amor solo encuentra barreras cuando se le limita con prejuicios. Vamos a ello.

¿Qué es la petofilia?

Petofilia es un término utilizado en el lenguaje cotidiano para designar una atención exagerada hacia animales considerados mascotas. Por exagerada se entiende que se le dan atenciones que no son necesarias para su cuidado, como tratamientos de belleza similares a los del humano. También se incluyen sentimientos que tienden hacia la patología, como la ansiedad por separación cuando se está lejos del animal.

Sin embargo, este “trastorno” no está tipificado ni figura en los manuales de psicopatología, es decir, que, de momento, se trata únicamente de una palabra que ha surgido entre la población para señalar este tipo de comportamientos fuera de lo común. Por tanto, se puede ver la palabra “petofilia” designando una amplia gama de conductas, algunas de ellas patológicas y otras no tanto.

Como criterio general para preocuparse por la dedicación que una persona tiene con su animal siempre se puede utilizar el grado en que esta actitud afecta a su vida. Por ejemplo, una persona que siempre llega tarde a las reuniones de amigos por jugar con su perro. O una que llame todas las semanas al veterinario, preocupada por aspectos de la salud de su gato que están bien.

¿Hasta qué punto influyen los prejuicios en este asunto?

En la sociedad, por desgracia, el grado de dedicación a los animales varía enormemente de un grupo a otro. Algunas personas deciden hacer de los animales su vida, mientras que otros los matan por placer. En el centro de esta dicotomía hay un gradiente muy diverso, ya que la idea de respetar y tratar a los no humanos como iguales es joven y no ha terminado de asentarse como un valor universal dentro de la cultura.

Por eso, es fácil encontrar la palabra “petofilia” en boca de aquellos que no acaban de entender que alguien se implique a fondo en el bienestar de su animal. En perros y en gatos está más normalizado el amor, pero ¿quién no ha oído alguna vez eso de “para llevar al pez al veterinario, me compro otro, que es más barato”?

Es por ello que se debe ser prudente con los términos que patologizan el comportamiento. Una persona puede decidir dedicar su vida a sus animales y ser feliz con ello; por ende, no se trataría de un trastorno. Ahora bien, cuando el sufrimiento existe y el individuo no es capaz de hacer cambios en su conducta, ahí sí puede ser necesaria la intervención de un profesional.

Trastornos relacionados con animales

El vínculo con los animales, al igual que con los humanos, se puede volver patológico. En este estudio se detallan 4 tipos de trastornos relacionados con la relación entre personas y sus no humanos:

  • Trastorno por acumulación de animales o síndrome de Noé: en esta patología mental, la persona acumula animales en su hogar hasta tal punto que no puede darles los cuidados adecuados, pero tampoco es capaz de parar de recogerlos.
  • Trastorno de duelo complejo persistente por la pérdida de un animal: se trata del duelo patológico por la muerte del animal, en el que el humano no ve reducido su dolor en el tiempo de una manera natural.
  • Ansiedad por separación de los animales: estar lejos del no humano supone una gran cantidad de malestar y angustia. Esto afecta el modo de vida, el trabajo, las amistades, la pareja, etcétera.
  • Trastornos por atracción sexual hacia los animales.

Como ves, no existe tal cosa como un exceso de afecto entre estas patologías. Aun así, si la petofilia es un trastorno o no, depende de una mayor investigación al respecto.

Los animales: petofilia o no, siempre son las víctimas

Un perro disfrazado de arqueólogo.

Muchas veces, a lo que se llama petofilia es a casos de explotación animal. Disfraces, redes sociales propias, concursos, todo ello tiene un potencial dañino que debe tenerse en cuenta. Cuando parece que una persona hace girar su vida en torno a él, pero los criterios son meramente superficiales, lo más probable es que el principal motivo de la “obsesión” sea la monetización o aparentar estatus.

Es complicado discernir cuándo alguien podría estar condicionando su vida a un animal de compañía. No obstante, nunca se debe perder de vista que somos nosotros los que elegimos responsabilizarnos de ellos. Para cuidarlos no solo es necesario darles todas las atenciones que necesiten, también hace falta que estemos sanos nosotros mismos. Por ello, cuídate, también es importante tu salud emocional.

Te podría interesar...
La perra de Madonna y otros perros de las cantantes más famosas
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
La perra de Madonna y otros perros de las cantantes más famosas

La perra de Madonna, Olga, es conocida por los lujos que recibe en su vida, pero no es la única. Aquí tienes otros ejemplos de perros famosos



  • Ferrari, M., Revollo, A., Cuellar, J., Manzanelli, F., Lía Valdi, A., Reyes-Plazaola, P., & Díaz-Videla, M. (2020). Trastornos de atracción sexual hacia animales: clasificación diagnóstica basada en una revisión sistemática. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica25(2).
  • Videla, M. D., & Plazaola, P. T. R. (2022). Trastornos psiquiátricos del vínculo humano-animal: Psicopatologías del afecto hacia los animales de compañía. Revista de Psicología21(1), 135-154.
  • Perretta, M. Creating Solutions to Human Problems Through the Personification of Animals.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.