¿Qué es la alergia por alimento en gatos?

Alba Muñiz · 16 junio, 2015

Las alergias alimentarias ocurren cuando hay una hipersensibilidad a ciertos componentes de los alimentos. En el caso de los gatos, estas reacciones se presentan principalmente en forma de problemas dermatológicos, aunque también pueden observarse manifestaciones gastrointestinales, respiratorias y del sistema nervioso central. Determinar qué sustancia le está provocando alergia a tu minino requerirá de tiempo, paciencia y compromiso por tu parte y por la del veterinario de cabecera de tu mascota.

¿Cómo se manifiesta la alergia por alimento en gatos?

gatos comiendo

La reacción adversa a uno o varios componentes de la dieta se conoce como hipersensibilidad alimentaria. Se trata de un fenómeno inmunomediado, en el que se producen anticuerpos contra un alérgeno, que es la sustancia que provoca la respuesta alérgica.

Cuando tu gato ingiere un alimento que contiene esta sustancia que no tolera su sistema inmunitario hay una liberación de histamina. El principal signo de alergia por alimento en gatos se da por la gran picazón que experimenta tu minino, que intentará calmar la comezón lamiendo, rascando o mordisqueando las zonas afectadas, que son principalmente la cara y el cuello. Se ha comprobado que entre el 10 y el 20 por ciento de los problemas de piel en los felinos domésticos tienen como origen una alergia alimentaria.

El picor puede presentarse junto a:

  • Enrojecimiento general de la piel
  • Caída del pelo
  • Dermatitis miliar
  • Áreas costrosas
  • Descamaciones
  • Úlceras
  • Granuloma eosinofílico

Además, a causa del exceso de lamido de las áreas afectadas, tienden a producirse cambios de color en el pelaje, que suele adoptar una tonalidad rojiza u oxidada, por efecto de la saliva.

Otras manifestaciones relacionadas con la hipersensibilidad alimentaria en gatos son:

  • Otitis externa
  • Inflamación de párpados y labios
  • Vómitos
  • Diarrea acuosa
  • Enfermedad intestinal inflamatoria
  • Colitis
  • Hiperactividad
  • Hiperestesia
  • Asma
  • Convulsiones

Los síntomas y signos pueden manifestarse de inmediato o tomarse un tiempo para aparecer. Y, si bien todos los componentes de la dieta de tu minino son potenciales culpables de su alergia, la proteína parece llevarse las palmas.

Diagnóstico y tratamiento de las alergias alimentarias

gato y veterinaria

La comida es la tercera causa de alergia entre los gatos. Y, entre los alimentos que la provocan, pueden mencionarse los lácteos, la carne vacuna, el pescado, el pollo, los huevos, la soja, el maíz y el trigo. También pueden ser culpables algunos aditivos.

Para llegar a un diagnóstico se deberá realizar un extenso historial dietético de tu gato. Es la única forma de identificar todas las fuentes de proteína de la dieta. También habrá que hacer pruebas de laboratorio y de dietas de eliminación.

Estas dietas tienen como objetivo observar si el gato presenta mejorías cuando se disminuye su exposición a los alérgenos sospechosos. Contienen ingredientes que no fueron ingeridos previamente por el felino y deben administrarse durante un periodo determinado, que puede llegar a extenderse hasta 10 semanas. Por tal causa, se impone que sean equilibradas y completas.

Si los síntomas remiten al aplicar esta dieta, lo más probable es que tu mascota esté padeciendo una alergia alimentaria. Sin embargo, para identificar la proteína causante, habrá que realizar un test de provocación.

El tratamiento para un gato con alergia alimentaria pasa, entonces, por darle alimentos que no contengan la proteína que le ocasiona la reacción. Si la alergia persiste, habrá que recurrir a alimentos especiales que tengan una fuente de proteina de bajo peso molecular. Estos se obtienen a través de la hidrólisis, que reduce el tamaño de las moléculas de proteína hasta que son demasiado pequeñas como para provocar reacciones alérgicas, pero manteniendo al mismo tiempo todo su valor nutricional.

También puedes ofrecerle un alimento elaborado con una proteína novedosa. Dado que los receptores de las células de tu gato no pueden estar sensibilizados ante esta proteína, es muy poco probable que se desencadene una reacción alérgica.

Ten presente también que es fundamental que, si tu gato tiene este tipo de alergia, le evites aportes extras a su alimentación, como las golosinas para felinos o restos de comida para humanos. Además, es muy importante que tengas bien almacenado su alimento, es un lugar fresco y seco.

De todas formas, recuerda que será el veterinario el que deba indicarte las mejores opciones para evitar que tu mascota sufra estas molestas reacciones y pueda llevar una vida normal.