¿Qué es el canicross?

Yamila · 13 octubre, 2018
Esta disciplina deportiva es más propia para las razas de tamaño mediano o grande, si bien lo más importante a tener en cuenta es el estado físico de la mascota

Se trata de una disciplina que tiene cada vez más adeptos en todo el mundo. El canicross consiste en correr llevando a nuestro perro atado a la cintura. Te contamos más sobre esta práctica en este artículo.

¿Qué saber sobre el canicross?

El canicross es un deporte cada vez más consolidado en Europa. Si bien puede parecer una disciplina moderna, lo cierto es que cuenta con larga tradición en el continente. ¡Y hasta tiene una federación oficial! Hay incluso atletas y perros campeones con un alto nivel competitivo.

Básicamente se trata de correr con un perro, el cual lleva un arnés y una correa atada a la cintura del atleta. Habitualmente las competencias se llevan a cabo en espacios naturales, sobre tierra, aunque también hay algunas que se desarrollan en la nieve, con calzado especial (raquetas).

El equipo que forma un perro y una persona puede ser imbatible y, además de que ambos pueden hacer ejercicio, tendrán una complicidad superior a la de otros dueños de mascotas. Como si todo esto no fuese suficiente, se puede disfrutar de la naturaleza en compañía y visitar montañas, bosques o playas durante la competición.

Para practicar canicross son muy pocas cosas las que se necesitan: un arnés especial de tiro (no sirven los de paseo), un cinturón ancho para proteger tu espalda de los tirones del animal y una línea de tiro con amortiguador. ¡Y por supuesto un buen amigo que quiera acompañarte en la aventura!

Canicross

Una de las preguntas más habituales en relación a esta disciplina es qué perro es adecuado. Si bien cualquier ejemplar mayor de un año que esté sano es válido para entrenar y competir, lo cierto es que los más habituales son aquellos de tamaño mediano a grande, que ronden entre 20 y 35 kilos de peso.

Las razas más cualificadas para el canicross son las más resistentes y veloces, como por ejemplo el braco, el husky siberiano (o cualquier perro nórdico), el pastor alemán, el border collie, el labrador retriever o el pastor belga… ¡Y también los mestizos!

No son aptos para este deporte los perros que pertenezcan al grupo de los molosoides o aquellos que tengan hocico chato (braquicéfalos): carlino, bulldog, boxer, San Bernardo, mastín napolitano o boyero de Berna. Sus condiciones físicas no les permiten hacer este tipo de ejercicios.

Cómo prepararse para el canicross

Más allá de la raza de perro, lo cierto es que el éxito en el canicross está relacionado al entrenamiento que se realice y a la constancia que se tenga. Ambos deben disfrutar de la actividad.

En esta disciplina, has de tener en cuenta que el perro es tan fiel que a veces puede llegar a un extremo físico perjudicial para su salud por el ‘simple’ hecho de acompañar a su dueño hasta la meta.

Canicross: cómo empezar

Antes de comenzar a practicar canicross se recomienda que tanto la persona como el animal sean examinados por un médico y un veterinario. De esta manera, se podrá comprobar el estado físico y descartar problemas cardíacos o respiratorios.

Cuando tenemos la aprobación de los profesionales, es muy importante ir poco a poco, sobre todo si el perro no ha hecho ejercicio de este tipo antes. No podemos pretender correr 20 kilómetros desde el primer día. La progresión –y el disfrute de la actividad– es la clave.

Ten la precaución de entrenar alejado de las horas más calurosas de la jornada; preferible es la mañana o el atardecer, es decir, cuando haya menos de 20°C de temperatura. La hidratación de ambos es fundamental antes, durante y después del entrenamiento y competencia.

¿Cómo son las carreras de canicross?

Estas competiciones se disputan en espacios naturales de montaña o campo –por tierra– y tienen una distancia que ca de los 5 a los 10 kilómetros. Según el escenario pueden tener más o menos desniveles durante el recorrido.

Antes de comenzar, el perro debe pasar un control veterinario que le acredite para correr. Puede haber salidas en grupo o por tiempo, pero las primeras son las más habituales… ¡Hay carreras de hasta 50 parejas participantes!

En cualquier caso, es vital que el animal respete a su dueño. Por supuesto, entre las reglas y sanciones se incluyen: el perro no puede ir detrás del atleta, el corredor no puede dar tirones a la correa y mucho menos maltratarlo –física o verbalmente– en ningún momento de la carrera.