¿Pueden los perros tener problemas emocionales?

Que los animales tienen sentimientos ha sido un tema de debate en los últimos años. Pero cada vez se cree más en que sí, los perros tienen emociones. Y esto, como en nosotros, conlleva que también puedan tener problemas emocionales, a pesar de que haya escépticos que lo pongan en duda.

Te explicaremos qué tipo de problemas pueden tener, cómo detectarlos y qué solución se les puede dar.

Qué problemas emocionales pueden tener y cómo detectarlos

Los problemas emocionales que pueden presentar las mascotas son varios y por varios motivos. Por ejemplo:

perro nervioso

  • Estrés o ansiedad. Los perros pueden tener estrés causado por aburrimiento. También por estar mucho tiempo solos en casa, por maltrato psicológico o verbal. Además, puede ser fatal incluso por su instinto sexual.
  • Soledad. Puede llegar cuando el perro se siente rechazado por sus dueños porque sus ocupaciones les impiden dedicarle tiempo. Estar mucho tiempo solo o sentirse desplazado por la llegada de un bebé o de otra mascota pueden ser otras causas.
  • Tristeza. Podría aparecer cuando ha habido una mudanza. También por la pérdida de un amigo como otra mascota, por ejemplo. Igual pasa por el fallecimiento de algún miembro de la casa.

Estos son varios de los problemas emocionales que nuestra mascota podría sufrir. Por tanto, es vital estar atento a los cambios de personalidad o de rutinas que nuestro animal tenga. Mucho ojo si deja de comer, tiene problemas de conducta y comportamiento o quiere dormir demasiado.

Cualquier alteración en su personalidad y carácter puede estar desvelando problemas emocionales. Estos pueden desembocar en afecciones de conducta difíciles de curar, aunque no imposibles.

Problemas emocionales y de conducta

La jerarquía es un método esencial para que nuestro perro sea feliz y equilibrado. Si el animal no sabe cuál es su lugar en el hogar, difícilmente pueda recobrar el equilibrio que todo ser necesita en su vida. Para ello hay que conocer bien a l mascota sabiendo cuáles son sus necesidades y qué le hace feliz.

Asistir a terapia con un terapeuta o psicólogo de perros es esencial para reubicar al animal. Aunque es imprescindible que los dueños estén dispuestos a comprometerse con los ejercicios que este les indique que deben hacer en casa.

No se deben pasar por alto o dar poca importancia a cambios de conducta del animal. Si un can que siempre ha sido tranquilo y educado de repente tiene comportamientos destructivos, parece triste o tiene problemas para obedecer, es obvio que algo sucede. Lo primero será llevarlo a un veterinario. Este determinará si es necesario derivarlo a un especialista, como por ejemplo un psicólogo.

Problemas emocionales y conductas compulsivas

A veces pareciera como que nuestro perro tiene manías que antes no existían y llegan incluso a hacernos gracia. Estas podrían ser lamerse la nariz muchas veces y rápidamente. También dar vueltas como un loco, rascarse más de lo debido, correr como un loco por toda la casa… entre otras.

Sin embargo, por más gracioso que pueda parecernos, cuando un perro nunca ha hecho este tipo de cosas y de la noche a la mañana comienza a hacerlas, algo sucede, de eso no hay duda.

perro triste

Además de estas, puede haber otras conductas compulsivas más dañinas como aullidos, mutilarse la cola, agredir a otros perros o personas, etc. Todo ello podría estar denotando problemas emocionales en tu mascota, por lo que lo mejor es que lo lleves cuanto antes con un profesional.

Si quieres saber si tu animal tiene problemas emocionales, recuerda:

  • No pases por alto las señales que te envía. Da igual si te resultan graciosas o no, lo que importa es que te intenta decir algo, por tanto actúa.
  • No te demores en llevarlo a un profesional, primero a un veterinario, y si este lo cree necesario, a un psicólogo.
  • Colabora con los profesionales. Tu ayuda y cooperación con los profesionales en los ejercicios que te mande será de gran importancia para la curación de tu mascota. No creas que solo con las sesiones desaparecerá el problema, tu perro necesita tu ayuda.
Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar