¿Pueden enamorarse los perros?

Mariela Ibarra Piedrahita · 17 noviembre, 2015

El amor es posiblemente el sentimiento más fuerte que una persona puede llegar a sentir. Pero… ¿alguna vez te has preguntado si pueden enamorarse los perros?

Es común escuchar alusiones al amor que los perros sienten por los humanos, y de hecho la realidad hormonal del perro parece indicar que llegan a sentir algo muy similar al enamoramiento. Sin embargo, ¿este sentimiento es igual entre ellos?

Al parecer la respuesta a este interrogante sigue siendo positiva, pues los perros pueden desarrollar fuertes emociones con otros en diferentes niveles de profundidad. Lo que se ha demostrado es que tanto los seres humanos como los perros presentan los mismos cambios químicos (hormonas) cuando ven o tienen contacto con el sujeto de sus afectos.

Realidad científica

Las investigaciones científicas encargadas de indagar sobre la realidad emocional de los perros han concluido que la mente de los canes equivale más o menos a la de un ser humano de dos a dos años y medio de edad, con respecto a su capacidad mental, emociones y aprendizaje.

Si bien, toda la gama de emociones no se han desarrollado completamente en el can, las bases de estas existen y tienden (al igual que los niños pequeños) a amar profundamente.

perros amo

En un estudio realizado en la universidad de Emory (Atlanta) se descubrió además que una parte del cerebro, que precisamente se encuentra asociada con las emociones positivas, tenía reacciones similares en perros y en personas. De la obtención de este resultado se puede interpretar que los humanos y los canes sienten (por lo menos emocionalmente) experiencias como camaradería, amor, apego, etc.

Realidad emocional

Esta suerte de cóctel hormonal, da como resultado una manera de sentir y de reaccionar ante diferentes estímulos, y no es sólo en relación con los humanos, pues esto trasciende hacia sus congéneres e incluso animales de diferentes especies.

Sin embargo, no se puede decir que los perros amen exactamente como los humanos lo hacemos, pues el amor, además de una serie de sensaciones producto de estímulos y hormonas, tiene un nivel conceptual y simbólico en los humanos.

Los perros no tienen esta capacidad de conceptualizar sobre los eventos que les ocurren, especialmente los valores subjetivos (entre estos el amor.) Es por esto que reaccionan guiados por sus instintos, de manera impulsiva, hacia lo que sienten.

De esto se debe que los perros tiendan a hacer grandes demostraciones de afecto o de desprecio, porque su sentir es, por decirlo de una forma (puro).

El amor y la convivencia

Debido a que los perros tienen una estructura social sólida y consolidada de manera jerárquica, tienden a desarrollar vínculos poderosos con los miembros de su manada, en especial con su Alfa.

La convivencia interviene profundamente en este proceso, pues mientras más tiempo conviva un perro con una persona o can, mayor será el nivel de vinculación que sentirá.

Esto no quiere decir que los canes dejen de querer o se olviden de sus anteriores cuidadores, sencillamente que, debido a que la relación de jerarquía cambia, el perro desarrolla nuevas emociones.

Sin embargo, han sido ampliamente reportados casos de perros que reaccionan de manera eufórica al ver a sus cuidadores o a antiguos compañeros de juego, incluso años después de haberse visto por última vez.

perros enamorados

Maneras de demostrar afecto

Los perros tienen muchas formas de decir que aman a su cuidador o a otro animal sin “decirlo” con palabras. Algunas de las herramientas que tienen para demostrarnos cuánto nos aman se evidencian en estas acciones:

  • Persigue a la persona con la que se siente protegido o con quien se siente a salvo.
  • Menea la cola cuando te ve (o da muestras más visibles de afecto).
  • Invita a juegos, en especial con los juguetes que le gustan.
  • Duerme profundamente cerca de ti.
  • Busca que lo reconforte cuando está asustado o nervioso.
  • Acicala (lame) a la persona o animal en quien confía.