Por fin se prohíben las carreras de perros

Virginia Duque 16 enero, 2017

Los perros han sido utilizados para muchos buenos fines. Es el caso de terapias, niños con autismo, detección de cáncer o enfermedades, como lazarillos y muchas otras. No obstante, y por desgracia, también los han usado para fines no tan buenos. Ahora observamos peleas y carreras de perros.

Diferentes organizaciones han luchado durante años por erradicar estas acciones. Hasta hoy no se conseguía mucho, pues a pesar de estar penado por la ley, no siempre es fácil encontrar a los culpables. Sin embargo, ha llegado a nuestros oídos una noticia excelente que no podíamos dejar de compartir contigo. ¡Por fin se han prohibido las carreras de perros!

Al fin se consiguió prohibir las carreras de perros

carreras-de-perros

Particularmente esta noticia habla sobre Argentina, un país en el que abundaban las carreras de galgos. Después de numerosas manifestaciones y peticiones por parte de los ciudadanos, el gobierno decidió barajar la posibilidad de examinar más detenidamente este asunto.

Se decidió llevar a cabo una votación a favor o en contra de esta cruel actuación por parte de muchas personas. Sin embargo, la decisión no fue fácil. Incluso se creó una revuelta frente a la puerta del Congreso.

Por un lado, los activistas a favor de que se prohibieran estas carreras llegaron muy temprano para hacer el denominado proceso de vigilia. Mientras, los que estaban en contra de que se prohibieran, también quisieron hacer lo mismo. Estos, conocidos como “galgueros”, son los que controlan los negocios de carreras.

No hay mucho que explicar sobre lo que sucedió minutos después. Se creó una larga jornada de insultos, gritos e incluso empujones. Llegó a tal punto que tuvo que intervenir la policía para que la sangre no llegara al río. Ya sabemos que cuando uno defiende lo que quiere, lo hace con uñas y dientes.

Dentro la cosa no fue diferente. Muchos se abstuvieron de votar. Los que estaban en contra de prohibirlas (quizá porque se llevaban beneficios de ellas), lucharon por hacer cambiar de opinión a otros.

No obstante, la victoria fue aplastante: 132 votos a favor frente a los 17 en contra y 23 abstenciones marcando que las carreras de perros serían prohibidas en todo el país.

¿Qué penas serán impuestas?

galgos

La ley, redactada por la senadora de Coalición Cívica, prohibe las carreras de perros de cualquier raza. No importa si son o no galgos. Aquellos que quieran saltarse la ley y organicen estas carreras se enfrentarán a penas de prisión de entre 3 meses y 4 años. También a multas de entre 4000 y 80000 dólares.

Las organizaciones no lucrativas que han luchado por conseguir esto, están encantados. Una de ellas, Proyecto Galgos, ha aclarado la necesidad de conseguir que estas carreras se nombraran ilegales y se creara penas de prisión y económicas. Esto fue lo que explicaron según comentaron a uno de los periódicos locales:

“Las carreras son un negocio en el que los galgos son un producto que se usa para obtener beneficios millonarios, tanto en premios, como en apuestas y ventas de tratamientos”.

“Los galgos son encerrados en caniles en la oscuridad total como una forma de quebrarles el carácter. Los galgueros los atan con sogas y los hacen correr en la ruta donde los perros se caen o se queman. A los 6 meses empiezan a darles drogas para que sean mejores corredores. Esas drogas contienen estricnina, arsénico, efedrina, Viagra oesteroides. Diez minutos antes de salir a correr se les da una inyección final. Se pone en el cuello o en el pecho, y puede contener metanfetaminas y hasta cocaína líquida con vitaminas”

Según la veterinaria Andrea Diratchette: “Después de un domingo de carrera nos llegan perros con fracturas, problemas sistémicos, paros cardíacos, muertes súbitas. Los que se lastiman son sometidos a montas forzadas. Los levantan y, aunque estén fracturados, los hacen montar igual”.

Sin duda, después de leer estos comentarios queda claro que prohibir las carreras de perros era algo urgente. Aquí ¡nos alegramos mucho de que se haya logrado!

Te puede gustar