¿Por qué los gatos muerden los tobillos?

16 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Sara Gonzalez Juarez
Todo el que ha convivido con un felino se hace esta pregunta: ¿por qué los gatos muerden los tobillos? Aquí tienes las claves de este comportamiento.

Todo el que ha convivido con estos felinos ha sufrido algún ataque furtivo de esta índole, pero ¿por qué los gatos muerden los tobillos? En las siguientes líneas, te aportamos todas las claves necesarias para entender este comportamiento.

Es posible que esta conducta te cause alguna molestia o preocupación, ya que puede dar lugar a accidentes. Con el fin de prevenir sustos y altercados, también encontrarás aquí algunos consejos para corregir este tipo de comportamientos en felinos domésticos.

El instinto cazador

Los gatos, a pesar de llevar conviviendo con el humano desde hace miles de años, aún conservan el instinto de caza. En la naturaleza, los felinos cazadores pasan buena parte de su día buscando presas, ya que el botín debe ser lo suficientemente grande como para que puedan pasar varios días sin comer si no encuentran otra cosa.

¿Qué tiene que ver esto con la pregunta de por qué los gatos muerden los tobillos? Pues bien, los felinos domésticos, ante la ausencia de esos estímulos que su instinto busca de forma automática, terminarán encontrando algo sobre lo que abalanzarse.

Como te imaginarás, los pies son objetos en movimiento bastante atractivos para un gato que no sabe qué hacer con su instinto cazador. Por eso, en el siguiente apartado te describimos esta conducta a fondo y algunas otras razones por las que un gato muerde los tobillos.

Un gato jugando con su tutor.

¿Por qué los gatos muerden los tobillos?

Más arriba has leído acerca de la preferencia de los gatos por los pies a la hora de buscar algo que cazar. Esto no es algo aislado, sino que existen otras razones para que un gato muerda los tobillos. Entre ellas, destacamos las siguientes:

  • Aburrimiento: si tu gato está buscando cualquier cosa para cazar, puede que le falte estimulación en su ambiente.
  • Emoción: el felino no tiene por qué estar aburrido, pero si se ha sobreexcitado con un juego, puede que tus pies estén en su camino.
  • Llamada de atención: si has hecho algo que le moleste, puede que el acto de morderte los tobillos sea la forma que tiene el gato de expresar su enfado. También puede ser una agresión, producto del malestar por una enfermedad.

Como siempre se recomienda con este tipo de temáticas, ante la menor sospecha de enfermedad o problema de comportamiento, lo más adecuado es acudir a un especialista. No obstante, más adelante tienes algunos consejos para evitar que tu gato te muerda los tobillos a menudo.

Cómo corregir que un gato muerda los tobillos

En el caso de cachorros o gatos no socializados, puede que esta conducta todavía no esté asentada y sea posible corregirla antes de que se convierta en un problema. Aquí tienes algunos consejos para ello:

  • Añade enriquecimiento a su entorno: la respuesta más frecuente a por qué los gatos muerden los tobillos es que se aburren. Pasa tiempo con tu mascota, esconde su comida para que la busque, deja objetos con olores impregnados por la casa o usa juegos de inteligencia. Hay muchas opciones.
  • Redirige su foco de atención: una forma útil de disuadir al felino de tus pies es llevar encima un juguete. Cuando el animal esté preparándose para saltar, saca el juguete y lánzaselo para que juegue con él en vez de con tus pies.
  • Descarta enfermedades: si el comportamiento persiste, acude a un veterinario para eliminar la posibilidad de que este sea fruto de una enfermedad física.
  • No refuerces la conducta: pero, ojo, tampoco la castigues. Si su propósito es llamar la atención, la conducta de atacar a los pies se extinguirá por sí sola si no recibe feedback por ello.
¿Por qué los gatos muerden los tobillos?

Apuntes finales sobre por qué los gatos muerden los tobillos

Muchas veces no se puede corregir un problema de comportamiento en casa sin ayuda, mientras otras tantas conductas no se tratan de un desajuste psicológico en sí mismas, aunque puedan ser molestas para el tutor. Por domesticados que estén, los animales no dejan de ser seres instintivos, así que a veces hacen cosas que nos chocan.

Antes de convivir con un animal no humano hay que preguntarse si uno puede darle la atención que necesita, especialmente cuando se trata de gatos que vienen de situaciones vitales graves. Ante las dificultades, siempre habrá un profesional que te asista, así que pide ayuda sin miedo si el comportamiento de tu mascota es conflictivo.

  • Adamec, R. E., Stark-Adamec, C., & Livingston, K. E. (1980). The development of predatory aggression and defense in the domestic cat (Felis catus): II. Development of aggression and defense in the first 164 days of life. Behavioral and Neural Biology, 30(4), 410-434.
  • Magno, N. (2017). El Lenguaje del gato. Parkstone International.
  • Domjam, M. (2007). Principios de aprendizaje y conducta. Editorial Paraninfo.