Logo image
Logo image

¿Por qué algunas gatas se comen a sus crías recién nacidas?

5 minutos
Una gata puede comerse a su cría si considera que está enferma o tiene pocas posibilidades de sobrevivir. Conoce todas las razones y cómo actuar si presencias esta situación.
¿Por qué algunas gatas se comen a sus crías recién nacidas?
Última actualización: 21 junio, 2024

La naturaleza nos sorprende con comportamientos que, desde una perspectiva humana, pueden parecer incomprensibles y hasta crueles. Si te preguntas: «¿por qué las gatas se comen a sus hijos?», ten en cuenta que las causas detrás de esta conducta pueden ser que no reconoce al gatito como suyo, el estrés por ruido o la desnutrición.

Frente a esta situación, es importante saber cómo actuar y de qué forma podemos brindar apoyo tanto a la gata como a las crías restantes. Por eso, te explicamos los motivos más frecuentes de esta decisión circunstancial y algunos consejos para afrontarla.

1. La cría está enferma o muy débil

Gracias a su agudo sentido del olfato y a un instinto maternal desarrollado, las gatas tienen una habilidad innata para detectar cualquier anormalidad en sus crías, incluyendo enfermedades, deformidades o debilidades físicas.

Cuando un gatito nace enfermo, es muy probable que la madre deduzca al instante que tiene pocas probabilidades de sobrevivir y decida devorarlo para preservar los recursos limitados y garantizar la supervivencia del resto de la camada.

De esta manera, la gata también se asegura de que su cría enferma no contagiará al resto de la manada. Para la madre, lo más importante es proteger a las crías que están sanas y tienen mayores posibilidades de sobrevivir y reproducirse en el futuro.

2. No reconoce al gatito como suyo

En ocasiones, las gatas que han dado a luz no reconocen a un gatito como propio. Esto puede deberse a la intervención humana durante el proceso de parto de la gata, en la que se alteran los olores naturales que ayudan a la madre a identificar a sus crías.

El rechazo del gatito como propio también puede producirse porque el parto tuvo lugar en un entorno estresante, lo que puede provocar confusión en la madre y afectar su capacidad de establecer un vínculo con sus crías.

3. Tiene poco instinto o porque es inmadura

Es muy probable que una hembra sacrifique a una de sus crías recién nacidas por un bajo instinto materno. Esto implica que no tiene ningún interés en cuidar a sus crías. Una situación así puede deberse a que la gata es demasiado joven y desea librarse de la carga de cuidarlos.

4. Mastitis felina

La mastitis felina es una infección de las glándulas mamarias, causada por bacterias. Cuando una gata desarrolla esta afección, sus mamas se hinchan y son propensas a doler con facilidad.

El acto de amamantar a los gatitos intensifica el dolor en las glándulas mamarias inflamadas, lo que lleva a la madre a evitar la lactancia para reducir su malestar. En consecuencia, la gata puede rechazar a una o más crías y, en algunos casos extremos, puede llegar a comérselas.

5. Estrés

Durante el proceso de dar a luz, la gata tiene que estar en un espacio tranquilo, seguro y acogedor. Si el lugar es transitado permanentemente por personas, hay demasiados ruidos o se interrumpe de alguna forma este proceso, es probable que se convierta en una experiencia estresante y hasta traumática para nuestra gatita.

En algunos casos, un parto traumático puede desencadenar el comportamiento indeseado de que la gata se coma a alguna de sus crías.

6. Desnutrición

Si se trata de gatas con desnutrición, es probable que se coma a una de sus crías para conservar los recursos para sí misma y para los gatitos restantes. Este comportamiento puede ser desgarrador de presenciar, pero desde la perspectiva de la madre gata, es una estrategia de supervivencia instintiva para garantizar que al menos algunos de sus gatitos sobrevivan en condiciones de escasez alimentaria.

7. El gatito nació muerto

La respuesta a ¿por qué algunas madres se comen a sus hijos?, como hemos visto en el caso de las mininas, tiene varias respuestas. Una de ellas es que alguna de las crías de la camada nazca muerta y que la gata decida comérsela.

Es probable que la madre quiera evitar que el cuerpo del gatito se convierta en un nido de bacterias y ponga en peligro a los demás.

Consejos para manejar la situación si la gata se come a una de sus crías

Si la gata se come a una de sus crías o comienza a comérsela, es clave mantener la calma. Si el gatito aún tiene posibilidades de sobrevivir, puedes intentar intervenir con cuidado para salvarlo.

En caso de que decidas evitar esta acción, asegúrate de hacerlo de manera suave y sin brusquedad. Además, consulta a un veterinario —lo antes posible— para obtener orientación profesional sobre cómo proceder y cuidar por ti mismo a un gatito que ha sido rechazado.

Por otra parte, si notas que tu gata se ha comido a una de sus crías, no la reprimas ni la regañes, pues ella está actuando según sus instintos naturales y no entendería tu reacción. Si todos los gatitos han sido devorados tras el parto, es probable que la madre esté experimentando un comportamiento anormal o extremo.

De ser así, lo más recomendable es esterilizar a la minina para evitar la repetición de este suceso, y consultar con un veterinario.

Las gatas pueden comerse a una cría por un instinto animal

Existen comportamientos habituales de las gatas después de parir, como comerse la placenta, que proporciona a la madre nutrientes adicionales. A veces, también presenciamos otras conductas que nos parecen más extrañas o incomprensibles, como cuando la madre se come a uno de sus gatitos.

El acto de comerse a una cría después de parir ocurre en circunstancias muy puntuales. De todas formas, si presencias este momento, lo más importante es mantener la calma y hacer todo lo posible para no aumentar el estrés de la gata y empeorar la situación. Ante cualquier consulta durante el parto de tu gata, no dudes en llamar a un veterinario para que te brinde orientación y asistencia.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.