Perros en sillas de ruedas disfrutan de la playa

Yamila 12 octubre, 2016

Los canes que han sufrido amputaciones en sus patas traseras (por un accidente o una enfermedad) utilizan unos carritos especiales que les ayudan a continuar con su vida lo más normalmente posible. ¡Y por supuesto, pueden disfrutar de la playa! Te contamos la historia de estos perros en sillas de ruedas que han demostrado cómo ser felices a pesar de las adversidades… ¡Un verdadero ejemplo de vida!

Perros en sillas de ruedas en La Caleta dels Gossets

perros-en-sillas-de-ruedas-3

 

La asociación “Bichos raros” se encargó de cumplir el sueño de cualquier perruno: pasar un día de playa jugando y chapoteando entre las olas saladas. Lo característico de esta actividad fue que todos los peludos que disfrutaron del paseo tienen problemas de movilidad. Ellos usan sillas de ruedas especialmente armadas para sus necesidades.

El lugar elegido fue la Caleta del Gossets, en Alicante (España). Esta es una playa ubicada en el Cabo de Santa Pola y que autoriza el ingreso de perros todo el año. Es la primera playa canina de la comarca y la segunda de la provincia (la otra es El Campello). Allí los peludos pueden ir a pasar sus vacaciones y disfutar como locos.

La fundación que se encarga de estos perritos depende de la solidaridad y el dinero donado por personas particulares. No cuenta con un albergue. Todos los canes (que tienen alguna discapacidad) viven en casas de acogida. Gracias al aporte de los voluntarios pudieron costear el viaje para llevarlos a la playa.

En total, han sido 17 caninos que viajaron desde Madrid hasta Alicante y su playa canina. Allí disfrutaron de un día precioso de sol al aire libre y jugando sin importar las sillas de ruedas. Todas las personas que estuvieron ese día se acercaron a los organizadores y les felicitaron por su tarea. Los perritos, además de arena y agua, tuvieron contacto con el afecto y cariño de la gente.

Otros casos de perros con sillas de ruedas en la playa

La iniciativa española es realmente digna de admirar y aplaudir. Afortunadamente, no es la única. En Perú, una organización llamada “Milagros perrunos”, fundada por Sara Morán, junta dinero no sólo para el tratamiento y alimentación de los caninos, también para organizarles paseos en la playa.

La idea es que hasta que consigan un nuevo hogar los perros puedan disfrutar de la vida incluso al estar en sillas de ruedas. Esta asociación de la ciudad de Chorrillos tiene cerca de 40 perros con paraplejia o sin patas traseras. El aporte de los voluntarios sirve para costear todas sus necesidades. Así, de vez en cuando llevan a los peludos a dar un paseo costero.

 

¿Por qué adoptar perros en sillas de ruedas?

perros-en-sillas-de-ruedas

 

Cuando una familia va a un albergue, usualmente “elige” un perro joven y sano. Casi siempre quedan a la espera los ancianos, enfermos o discapacitados. Si pudiésemos comprender que una mascota con “problemas” es igualmente (o más) cariñosa y fiel, quizás la adoptaríamos sin miramientos.

Si quieres llevar a casa a un perro en silla de ruedas, tendrás que aprender algunas cuestiones importantes de su cuidado particular. Pero en todo lo demás es igual a la crianza de cualquier otro peludo. Seguramente el albergue cuenta con profesionales que pueden orientarte y ayudarte en lo que necesitas. Conocer bien la situación del animal es fundamental y aprender sobre su discapacidad o impedimento.

Llevar un perro discapacitado a casa quizás requiera algunas adaptaciones. Por ejemplo, un lugar espacioso para moverse o una rampa para que pueda ir al patio. También debemos prestar atención a sus necesidades especiales, como ciertas curaciones en el área afectada o el mantenimiento del carrito.

Es bueno entender que para el canes no existe la discapacidad, ese es un concepto del ser humano. Por lo tanto, el animal será feliz por tener una familia y no se dará cuenta de que en lugar de las patas usa rueditas. Nada de prejuicios ni miedos. Adoptar perros en sillas de ruedas o imposibilitados es el mejor acto de amor que existe.

 

Te puede gustar