Los perros Schnauzers, nuestros mejores amigos

El tamaño de los perros schnauzers abarca tres tipos diferentes: el llamado miniatura, que pesa entre 6 y 7 kg, el de tamaño estándar, cuyo peso está en torno a los 14-15 kg, y el gigante, que pasa de los 30 kg.

Orígenes

Los perros schnauzers surgen como animales de granja. A lo largo de las guerras mundiales tuvieron funciones como canes militares, e incluso en la actualidad sirven como perros policías, en diversos ámbitos. Es un peludo válido para todo tipo de funciones, gracias a su cuerpo robusto y su pelaje resistente al frío y a las adversidades.

Características

Schnauzer, perro que no da alergia

Los perros schnauzers son fuertes y tienen un buen carácter. Es un animal adecuado para vivir en un entorno urbano, pues no requiere de mucho ejercicio, aunque puede padecer artritis. Un buen estímulo físico diario será suficiente.

Es un perro enérgico que ama totalmente a sus dueños y les protegerá en cualquier situación. Es un excelente can guardián al que encanta ladrar. Desconfía de extraños.

En el adiestramiento son obedientes, incluso son utilizados para el Agillity y otras competiciones. Tienden a aburrirse con facilidad, y en esas ocasiones su comportamiento puede ser terco.

Los perros schnauzers gigantes pueden tener actitudes agresivas, sobre todo con peludos de su mismo sexo. Son muy cariñosos con los niños. Sin embargo, hay que recordar que es un can muy fuerte y grande, que puede golpear y lesionar a un muchacho pequeño sin querer.

Compañía y disciplina

Los schnauzer gigantes requieren de atención constante, cuidado y cariño. Necesitan estar rodeados siempre de su familia humana. En caso contrario, su carácter cambiará hacia un poco huraño y sombrío, e incluso perderá el respeto a sus dueños.

En el caso de que convivan con perros más pequeños u otros animales, hay que tener un especial cuidado porque tienen un instinto cazador muy desarrollado. Para acostumbrarse, tienen que convivir desde pequeños con otras especies de animales, de esa forma se habituarán.

Un buen perro guardián

Como vigilantes de diferentes lugares, de la vivienda de su dueño, patios, fincas, etc., los perros schnauzers son una herramienta muy valiosa. Su naturaleza es esencialmente protectora y ladran de forma insistente ante la llegada de un peligro.

Tienen un carácter territorial y protector de su zona y lo que consideran suyo y de su familia. Por ello es aconsejable que convivan con otros perros desde muy pequeños, para que se habitúen a compartir los espacios que le rodean.

Los cuidados

Es importante tener en cuenta su pelo, que debe ser cepillado y aseado con mucha frecuencia, para que no se produzca la formación de nudos. Ellos cuentan con dos capas de pelo, una más exterior, que serviría como protección, y otra interna mucho más suave.

También el estómago es su punto débil. Hay que controlar su alimentación, ya que tienen propensión a comer más de la cuenta, y es preciso llevar una dieta muy equilibrada, para evitar los excesos de peso. Es recomendable dar al perro una alimentación natural.

Los perros schnauzers miniatura

schnauzer

No hay que confundir su tamaño pequeño. Aunque parezca que tienen poco carácter y personalidad, no es así. Son animales que se hacen notar por sus ladridos contundentes y firmes, incluso con unos aullidos que los caracterizan. De esa forma dan muestras de su inteligencia y carácter decidido y enérgico.

El schnauzer miniatura está considerado dentro del grupo de los terriers, es decir, del grupo de perros que fueron creados para hacer trabajos en la tierra, así como para la caza de pequeños roedores, como ratas y ratones.

Estos pequeños perros son el animal de compañía casi perfecto. Un perro clásicamente tranquilo, es fácil adiestrar en obediencia y no es mordedor. Se lleva bien con los niños y con otros canes. Le gusta entrar en la rutina de su familia.

El Schnauzer Miniatura es un animal muy familiar, inteligente, feliz, enérgico y juguetón. Se lleva bien con los niños y disfruta estando con su familia.

Con un buen adiestramiento por parte del dueño puede llevarse bien y convivir con otros perros. Es importante una buena socialización para lograr que sea un buen compañero para todos los miembros del hogar.

Sus ladridos son frecuentes. Pero no tienen una intensidad fuerte, más bien se trata de un aullido prolongado, suave.