¿Los perros pueden comer patatas?

Maria Jose Restrepo Gallardo · 1 septiembre, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 31 agosto, 2021
Es importante identificar cuáles son los alimentos saludables para los canes y cuáles no deben estar al alcance de estos. Por eso, a continuación descubre si los perros pueden comer patatas y si estas no tienen ningún efecto negativo en tu animal de compañía.

La patata es un alimento que se puede encontrar fácilmente en cualquier hogar dado que, por lo general, es utilizada para hacer todo tipo de recetas y comidas. Así pues, es normal que algunas personas se pregunten si es posible incluir este tubérculo en la alimentación o dieta de su mascota canina. De ahí, surge el interrogante: ¿los perros pueden comer patatas?

Pues bien, en este artículo encontrarás algunos datos importantes para resolver dicha duda. No obstante, recuerda que cuando se trata del bienestar de tu mascota o de incluir algo nuevo en su alimentación y estilo de vida, lo más recomendable es contar con la opinión de un profesional en el tema. Es decir, con la supervisión y aprobación de un veterinario.

Propiedades nutricionales de la patata

Comúnmente conocida como patata o “papa” y originaria de Perú, la Solanum tuberosum es una especie herbácea perteneciente a la familia de las solanáceas. Este tubérculo, que se ha convertido en una parte importante de las gastronomías alrededor del mundo, es considerado un alimento energético. Esto se debe a que es fuente de carbohidratos, proteína de buena calidad, vitaminas y minerales.

La patata aporta niacina, tiamina, riboflavina y vitamina c; al igual que minerales como hierro, calcio, fósforo y potasio. Esto la convierte en una buena opción y complemento de preparaciones que incluyan legumbres, carnes u otros alimentos. Sin embargo, es necesario revisar si dichas propiedades nutricionales actúan de la misma forma en el organismo de los canes.

Unas patatas sobre un fondo blanco.

¿Los perros pueden comer patatas?

De acuerdo a lo anterior, cabe resaltar que los perros sí pueden comer patatas. En otras palabras, este tubérculo puede formar parte de la alimentación de tu mascota, siempre y cuando sea solo un complemento, como otras verduras y frutas. El motivo es que el sistema digestivo de estos animales está más adaptado a digerir proteína y lípidos de origen animal, ya que son carnívoros facultativos.

Además, hay que resaltar que aunque los canes pueden ingerir patatas, deben tenerse en cuenta algunas especificaciones respecto a este alimento para evitar problemas en su organismo. Entendido esto, la papa no puede ser el ingrediente principal de la dieta de tu perro. Más allá de esto, la forma en que se la brindes determinará el impacto positivo o negativo en el can.

Efectos nocivos de la patata

Es importante mencionar que las patatas tienen altos niveles de solanina, un glicoalcaloide que ingerido en grandes cantidades resulta tóxico para los canes. Aunque la concentración de la sustancia depende de factores como la variedad de la patata, la madurez y las condiciones de almacenamiento (luz y temperatura), debes tener mucho cuidado a la hora de brindarle este alimento a tu can.

La solanina, que también está presente en tomates, berenjenas y pimientos, puede generar daños en el organismo del perro. Diarrea, vómitos, dolor abdominal y reducción de la frecuencia cardíaca son algunas de las complicaciones que podría padecer tu amigo canino debido a una intoxicación por solanina. Por eso, hay que saber cómo brindar papas a los perros sin que estas vayan a afectarlo.

¿Cómo ofrecerle patatas a tu perro?

Las patatas crudas forman parte de la lista de alimentos tóxicos que debes mantener fuera del alcance de tu perro. Las concentraciones de glicoalcaloides son de 3 a 10 veces más grandes en la cáscara que en el interior del tubérculo. Así pues, puedes ofrecerle patatas a tu perro siempre y cuando este alimento esté bien cocido, sin ningún tipo de sal o condimento y sin cáscara.

Si pretendes incluir un poco de patatas en la alimentación del can, la cocción puede degradar los compuestos tóxicos de este alimento, eliminando así el riesgo de intoxicación. Por otra parte, ten presente que bajo ningún concepto debes darle de comer patatas a tu perro si están de color verde.

De igual forma, si tu animal de compañía tiene diabetes, evita darle papas porque esto podría causarle picos de azúcar en la sangre.

¿Los perros pueden comer patatas fritas?

Ahora bien, como la alimentación debe ser parte de los hábitos saludables de tu mascota, cabe aclarar que las patatas fritas tampoco son una buena opción para el can. Las papas fritas o de bolsa tienen gran cantidad de sal, al igual que un alto contenido de grasas que podría generar pancreatitis en el animal (la inflamación del páncreas).

Esta patología puede ocasionar vómitos, intenso dolor en el abdomen, diarrea, deshidratación, debilidad general y, en casos muy complejos, shock. En este orden de ideas, un perro con pancreatitis requiere de hospitalización para mantenerlo varios días sin ingerir ningún alimento hasta que el páncreas consiga recuperarse.

Intoxicación por patatas ¿Qué hacer?

Si tu perro ha sufrido una intoxicación por patatas, es posible que los síntomas comiencen a aparecer 12 horas después de la ingesta. La solanina actúa de forma irritante sobre las mucosas digestivas e inhibe la transmisión de los impulsos nerviosos. Esto ocasiona las siguientes complicaciones en los perros:

  • Mareos.
  • Somnolencia.
  • Dificultad para respirar.
  • Pérdida de apetito.
  • Pérdida de equilibrio.
  • Abdomen hinchado.
  • Estreñimiento seguido de diarrea.
  • Descoordinación de los movimientos.

Entonces, si tu perro presenta algunos de los síntomas mencionados, es recomendable que acudas de inmediato a una clínica veterinaria para que el animal sea tratado como corresponde. La intoxicación aguda por solanina requiere inducción del vómito mediante eméticos, lavado gástrico o administración de carbón activado para disminuir la absorción del tóxico.

No obstante, dichos procedimientos solo funcionan si se llevan a cabo cuando la ingesta de solanina es reciente. Una vez absorbido el tóxico, no existe antídoto para disminuir los signos clínicos y solo queda esperar a que los efectos desaparezcan.

¿Pueden los perros comer patatas?

Un alimento con ciertas reservas

En conclusión, aunque las patatas contienen vitaminas y otros nutrientes que pueden hacer bien a tu mascota, no ofrecer este alimento de la forma correcta representa un peligro para el perro. Recuerda consultar con un veterinario antes de incluir patatas en la dieta de tu amigo. Además, no olvides que cocinarlas es clave para su bienestar.

Es muy raro que los canes mueran debido a una intoxicación por solanina, sin embargo, es importante evitar a toda costa cualquier situación que ponga en peligro a estos animales. Lo ideal es que tu perro lleve un estilo de vida que lo mantenga siempre sano y feliz.

  • La papa, un alimento con nutrición, tradición y sabor. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Recogido el 26 de agosto de 2021 de: https://coin.fao.org/coin-static/cms/media/6/12880327433890/recetariocorregidobajaresolucionfinal.pdf
  • Glicoalcaloides. Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Recogido el 26 de agosto de 2021 de: https://www.aesan.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/seguridad_alimentaria/gestion_riesgos/GLICOALCALOIDES.pdf