Perros epilépticos, ¿cómo tratarlos?

La epilepsia no es una enfermedad agradable en ningún caso. Desgraciadamente, nuestras mascotas también la sufren. Ver cómo los perros epilépticos sufren no es plato de buen gusto. Sin embrago, existen pautas que podemos seguir para tratarlos.

La epilepsia puede aparecer en cualquier perro, aunque hay razas que son más propensas. Estas son: Pastor Alemán, San Bernardo, Setter, Caniche, Basset Hound, Dachshund y Beagle.

Casi siempre es causa de origen hereditario. Los ataques suelen comenzar desde los seis meses a los cinco años de edad. No obstante, saber cómo actuar ante tales ataques es primordial para ayudar a nuestro animal a tener una mejor calidad de vida.

¿Cómo tratar los ataques de perros epilépticos?

La epilepsia en perros es similar a la de los seres humanos. Es una enfermedad cerebral que se presenta en ataques que suceden sin ningún orden. Son causados por descargas producidas en el cerebro.

Estos ataques llevan al animal a tener movimientos excesivos de sus extremedidades, saliva abundante, el no control de sus esfínteres y pérdida del conocimiento.

¿Qué podemos hacer ante estos ataques epilépticos?

  • Lo primero y más importante, no te pongas nervioso. Mantén la calma e intenta poner a tu animal en algún lugar en el que no pueda caerse o ser golpeado por algún objeto.
  • Túmbalo en algo blando como una colchoneta o unos cojines. Esto amortiguarán los golpes que podría darse en el suelo debido a las convulsiones.
  • Aunque creas que es buena idea, sacar la lengua del perro no lo es. Así solo conseguirás que se la muerda y se haga más daño.
  • Dale un lugar tranquilo cuando todo haya terminado. Necesitará unos minutos de relajación, ya que las convulsiones lo dejarán muy cansado y sin energías.
  • Si tu veterinario te ha recomendado alguna medicación para relajarlo, después del ataque es el momento justo para dársela. Normalmente serán relajantes musculares que se administrarán vía rectal.

¿Cómo saber si mi perro va a sufrir un ataque?

No todos los ataque son iguales, unos serán más fuertes que otros. Lo que sí sucederá entre todos los casos son ciertas señales que anticiparán que al perro le va a dar un ataque.

Por ejemplo, el perro podría mostrarse muy nervioso e inquieto, por causa de que él mismo está sintiendo que algo va a suceder en su cuerpo, y de ese modo tú quedas también avisado.

¿Por qué es importante estar atento a estas señales? Porque de ese modo podrás prevenir golpes poniendo al perro en algún lugar en el que no se golpee y colocarlo en algún lugar en el que no pueda caerse.

¿Existe una cura para los perros epilépticos?

A pesar de lo horrible de esta enfermedad, afortunadamente, no es mortal. Obviamente no es agradable para ningún dueño ver cómo su perro sufre, pues aunque sean pocos minutos o segundos, para el amo de un animal epiléptico pudiera parecer una eternidad.

Normalmente los perros epilépticos no necesitan ir a urgencias. Solo deben hacerlo cuando los ataques se repiten muy frecuentemente y con muy poco tiempo entre medio.

Si la epilepsia es idiomática, que normalmente es la que se hereda, esta sí es incurable y tu perro deberá tener tratamiento de por vida.

Sin embargo, existe la epilepsia causada por un tumor cerebral o una isquemia, que podría erradicarse operando al animal.

Por norma general, la epilepsia sucede como algo hereditario y no tiene cura, pero estar pendiente de tu animal y saber cuándo le darán los ataques poniendo medidas para que no se haga daño, le facilitará mucho las cosas y mejorarás su calidad de vida.

Guardar