Perros detectores de epilepsia

Hay perros que pueden desarrollar unas habilidades especiales para la detección de ataques de epilepsia en las personas que les rodean, incluso antes de que estos ataques se produzcan. Los perros detectores de epilepsia son de una enorme utilidad.

Señales de un ataque epiléptico. Perros detectores de epilepsia

Mediante unas señales establecidas (sobre todo en el caso de que los animales hayan sido adiestrados), los perros dan el aviso a sus dueños y estos podrán tomar las medidas necesarias para evitar las convulsiones y solicitar la asistencia sanitaria oportuna, en su caso.

Pero, ¿cómo detectan los perros detectores de epilepsia estos cambios en la persona que se producen previamente a un ataque epilépsico? Los expertos aseguran que la detección se produce por algunos signos externos como el olor, cambios en el tono de voz o en el comportamiento.

los perros amigos de los diabéticos

Además de la importante ayuda que suministran los perros en la detección de que algo no va bien, tras las convulsiones el animal ayudará a su dueño a reponerse de la confusión y desorientación que este tipo de ataques pueden producir. No olvidemos que un perro puede ser entrenado para realizar diferentes tareas en función de las necesidades que sus dueños puedan tener.

La convivencia entre personas epilépticas y perros detectores de epilepsia

Como vemos, nuestra mascota puede llegar a jugar un papel fundamental en la vida de una persona con epilepsia. No obstante, lo que también hay que tener claro es que un perro obliga a esta persona a cambiar su estilo de vida dejándole sitio al perro en su vida cotidiana.

La convivencia diaria exige que haya que cuidar de la mascota, hay que sacarlo a pasear, hay que mantener el entrenamiento, hay que asearlo periódicamente, procurar que siempre esté lo más sano posible, hay que llevarlo al veterinario y hay que darle la mejor comida. Serán algunos costes extra en la economía familiar.

Estas obligaciones se extenderán a 10-12 años, que es el promedio de vida de un perro.

El entrenamiento de perros para la prevención de ataques epilépticos

Hay que diferenciar aquellos canes que demuestran tener un comportamiento natural de prevención del ataque epiléptico, lo que podríamos llamarperros preventivos, que son capaces por un instinto innato de dar la alerta ante un ataque que está por llegar, de otros caninos que han sido adiestrados para ello, lo que llamaríamos perros de respuesta”.

El perro de respuesta está entrenado para desarrollar una o varias tareas específicas e importantes, la mayoría de ellas tras padecer una crisis epiléptica. Como ejemplo, está el pulsar botones de alarma, despertar a una persona, portar un teléfono, etc. De esta forma previenen el ataque, avisando a sus dueños con la necesaria antelación.

Este tipo de adiestramiento es muy similar al entrenamiento de perros destinados a la asistencia de personas con discapacidad física, pero adaptados a algunas necesidades y peculiaridades de los sujetos con tendencia epiléptica.

Actitud de los perros adiestrados

holanda sin perros callejeros

Si el perro ha sido bien adiestrado y lleva un tiempo conviviendo junto al usuario, éste debe observar si el perro realiza algún comportamiento en particular antes de que aparezca un ataque. Lo ideal es que este tipo de señales y observaciones se registren, para así determinar el comportamiento preciso que realiza el can antes de que se produzca el ataque.

 Otra buena técnica es contabilizar el tiempo que pasa hasta que se produce ese ataque. De esta forma el usuario podrá prepararse de la mejor forma para no sufrir daños por caídas y golpes en futuras crisis.

Este tipo de comportamientos de perros detectores de epilepsia se pueden moldear para obtener otros comportamientos que resulten de más utilidad.

Pruebas científicas

En diferentes estudios llevados a cabo, los expertos han descubierto que algunos perros pueden detectar futuros ataques 45 minutos antes de que se produzcan. Los canes pueden reducir el riesgo gimoteando y ladrando. Estas acciones son de enorme utilidad.  El propietario o la persona afectada por las convulsiones epilépticas que sucederán a continuación sabe que va a sufrir un ataque, tiene tiempo de sentarse, apartarse de las escaleras o colocarse en un lugar seguro para no caerse o lastimarse cuando llegue el momento.

De esta forma, el perro no solo servirá como alarma, sino que estará al lado o incluso encima de sus dueños mientras se produce el ataque. Ello supondrá una tranquilidad emocional y la ayuda para mantener el cuerpo del dueño estable, con lo que se reduce la posibilidad de sufrir caídas y otro tipo de daños.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar