¿Mi perro ve lo mismo que yo?

Francisco María García · 28 junio, 2016

Hemos escuchado muchas ocasiones que el perro ve en blanco y negro. Esto no es así. Pero sí es cierto que percibe menos colores que las personas y vislumbra mucho más que ellas en la oscuridad.

Su visión es diferente a la nuestra, más especializada y adaptada a la luz insuficiente. Tienen una agudeza visual inferior a nosotros y perciben menos colores. Su visión es la adecuada para el entorno en el que viven y las necesidades de su especie.

El perro ve mejor en la oscuridad

mimar demasiado a los perros

Los caninos, perros y lobos en general, cuentan con una capacidad superior a la de las personas para poder ver en la oscuridad. Esta visión les permite realizar la caza nocturna con mayor eficacia.

Recordemos que los gatos aún tienen una visión nocturna superior a la de los perros. Sus habilidades para la caza en la oscuridad son grandes y muy conocidas. Es típica la imagen de un gato saltando de tejado en tejado por la noche. Esto solo sería posible hacerlo con el alto grado de visión de que gozan en ambientes con poca luz.

Colores que nuestro perro ve

El abanico cromático de los perros es más reducido que en el caso de las personas. La visión de los colores es menos importante para que un can sobreviva en su entorno.

Los seres humanos disponemos de tres tipos de receptores para el color en nuestros ojos, cada uno especializado en la captación de los tres colores fundamentales o primarios (rojo, amarillo y azul). La combinación de todos permite la construcción de la escala cromática completa.

Es cierto que los perros no ven solo en blanco y negro, pero distinguen menos colores que las personas. El ojo del can dispone únicamente de dos tipos de receptores visuales, y por ello no puede recrear la gama completa de tonalidades de que dispone el ser humano.

Nuestro amigo distinguirá azules de rojos o azules de verdes, pero no podrá, por ejemplo, diferenciar entre verdes y rojos. A modo de ejemplo, mientras las personas vemos la hierba de color verde, nuestra mascota lo apreciará en una tonalidad amarilla.

La visión de los perros se puede comparar con la de una persona daltónica que no puede distinguir entre rojos y verdes. Es curioso observar que si compramos una pelota roja y se la tiramos a nuestro can en la hierba verde, no será fácil para él encontrarla, ya que la pelota y la hierba las aprecia con el mismo color. A cambio de ello, poseen una buena visión nocturna, que sus antepasados aprovechaban cazando a cualquier hora de la noche.

El perro ve un amplio campo de visión

En lo que respecta a su campo de visión, también es mucho mejor que el de los humanos, pues pueden abarcar hasta 250 grados a su alrededor mientras que nosotros llegamos a los 180. La posición de los ojos en la cabeza determina el grado de visión periférica, así como la cantidad de campo visual que puede verse simultáneamente con ambos ojos, es decir, lo que se llama visión binocular, que es necesaria para efectuar mediciones correctas de distancias.

Evolución visual y modificaciones

cachorro, un nuevo amigo

Los ojos de los gatos y los perros han evolucionado con las modificaciones adaptativas típicas de los cazadores nocturnos. Tienen una estructura especial debajo de la retina llamada “tapetum lucidum”, que funciona a modo de espejo, como una capa reflectante que intensifica la visión en condiciones de penumbra. Esta estructura es la responsable del efecto de “ojos brillantes” que se observa cuando muchos animales miran las luces de un coche o el flash de una cámara de fotos.

Entre perros y gatos, la estructura o parte del ojo que tiene un mayor poder óptico es la córnea. El elemento cristalino no es tan importante como en los seres humanos. Por ello, en una cirugía de extracción de cataratas, perros y gatos no necesitan una lente artificial intraocular. Pueden seguir viendo de una forma adecuada sin la ayuda de una de estas lentes.

También es cierto que el oído y el olfato están altamente potenciados en perros y gatos y pueden desenvolverse perfectamente en un medio que les sea familiar, que conozcan bien, incluso si cuentan con un importante déficit visual. Es decir, compensarán esa falta de visión con sus otros sentidos.