Perro que salva a un bebé de caer al mar

Mariela Ibarra Piedrahita · 10 octubre, 2015

Los perros son grandes guardianes, en especial con los niños. No importa la raza o el tamaño del can, este siempre estará dispuesto a ayudarnos cuando lo necesitemos, así no se lo pidamos. Tal es el caso de un perro que salva a un bebé de caer al mar.

El instinto de protección de los perros está muy desarrollado, y se encuentra además fuertemente ligado a su estructura social. Debido a que es un animal que convive en manadas y estas tienden a ser sumamente organizadas, los perros adquieren un sentido de compañerismo que les lleva a velar por todos los miembros de la misma.

Ejemplos de esto podemos ver constantemente. Hoy traemos un extraordinario hecho que quedó registrado:

golden retriever playa

Un perro héroe

En septiembre de 2013 se hizo famoso un vídeo que, desde entonces, no ha dejado de rodar en internet.

El hecho se presentó en una playa en Turquía durante un paseo familiar. Una madre se encontraba jugando con el perro de la familia mientras supervisaba al bebé, que jugaba con la arena al lado de la mujer.

El juego consistía en arrojar una vara, que el can iba a buscar para traerle de vuelta. En un breve momento, mientras la mujer esperaba que el perro devolviera la vara, el bebé empezó a gatear rápidamente en dirección al mar.

El perro, al percatarse de que el bebé se dirigía al mar, se olvidó del juego y corrió en dirección del bebé, poniéndose en medio de este y el mar, para evitar que el menor fuera arrastrado por el fuerte oleaje. Instantes después, llegó la madre para tomar al menor y ponerlo a salvo.

El vídeo se viralizó rápidamente después de ser colgado en YouTube, aunque se ha presentado una discusión sobre si la actuación del perro fue consciente (sabía que el bebé corría peligro) o fue mera casualidad.

La relación de los perros con los bebés

Para entender la actuación de este perro, hay que tener en mente algo importante de la manera en que los perros se relacionan con nosotros.

La estructura social de los perros es jerárquica, por lo tanto el cuidador tiende a ocupar el puesto alfa, y dependiendo de la raza más de un cuidador puede ocupar este lugar.

En los hogares con niños el rol del adulto siempre es de mayor rango que el del menor, por lo tanto los perros se relacionan con los niños como si fueran perros en el mismo rango que ellos, y tienden a ser mucho más juguetones con estos. Esta es la clave por la que son tan buenos compañeros de juego.

Algo que las personas deben tener claro en el momento de tener perros y niños juntos es que el rol jerárquico debe estar claramente establecido, pues si un perro determina que la madre del menor es de un rango inferior puede llegar a rechazar al niño. eEn cambio, si considera a la madre como la hembra alfa, adoptará al niño y le respetará.

Autor: Freebird
Autor: Freebird

Sin embargo, en el caso de los bebés, este rol es un poco diferente, pues los perros tratan a los bebés como si se tratara de sus cachorros, y es por esto que los vigilan con mayor cuidado y atención.

Los canes son capaces de identificar a los bebés humanos (al igual que sus propios cachorros), como los miembros más débiles de su manada, por lo tanto son los que requieren de mayor atención.

De hecho, es sabido que los canes alertan a sus cuidadores cuando el bebé despierta, los acicalan como harían con sus cachorros, vigilan que no se alejen del nido y ahuyentan personas o animales que consideran que pueden amenazar al bebé.

Teniendo en mente esto, es fácil darse cuenta que el perro, en efecto, estaba cuidando al bebé, pues estos tampoco permiten que sus cachorros se acerquen al agua para evitar el ahogamiento.