Ecoy, el perro robado y usado para peleas ilegales, busca un hogar

Alba 18 agosto, 2016

Un viejo refrán dice que algunos nacen con estrella y otros nacen estrellados. Y esta sentencia también podría ser aplicada a las mascotas, aunque en este caso los humanos tenemos bastante más que ver con lo bien, regular o mal que lo pasan en esta vida. Hoy traemos la historia de Ecoy, un perro robado y utilizado para peleas ilegales que desde hace varios años espera en un refugio que alguien quiera darle una nueva oportunidad.

Ecoy: una vida marcada por el abandono, el robo y el maltrato

Ecoy es un can de raza American Staffordshire que en España y en otros muchos países es considerada como potencialmente peligrosa. Esa quizá fue una razón de peso para que sus dueños, que se fueron a vivir a Alemania, decidieran dejar al perro, de apenas 1 año y medio, en la Asociación Protectora de Animales y Plantas de Granada.

Por entonces Ecoy era un peludo muy sociable, que se llevaba genial con los niños y con otros animales. Y pronto llamó la atención de un joven que tenía la firme decisión de adoptarlo.

Pero quiso la mala fortuna que, justo antes de que fuera trasladado a su nuevo hogar, el perro fue robado del refugio junto a Betty, una peluda de raza Bulldog.

Conoce la historia de Ecoy, el perro robado y utilizado para peleas ilegales que vive desde hace años en una protectora, a la espera de que alguien quiera adoptarlo.

Más detalles sobre la historia del perro robado y usado en peleas ilegales

perro robado 2
Fuente: Facebook Protectora de Animales y Plantas de Granada

Por suerte, los dos perros pudieron ser recuperados gracias a la difusión del tema por las redes sociales, al trabajo de la Guardia Civil y a que Ecoy estaba identificado con un microchip, pero nada volvió a ser como antes.

Ecoy fue devuelto por uno de los ladrones con la excusa de que se lo había dado un amigo para que lo cuidara y que él no sabía que se trataba de un perro robado.

A Betty la recuperaron en un pueblo cercano, donde había sido abandonada. Dos personas terminaron detenidas por el hecho.

Heridas invisibles que dejan huellas profundas

Corinna Willhöft, directiva de la protectora, recuerda particularmente el reencuentro con Ecoy, que la reconoció enseguida.

Sin embargo, ella lo vio muy diferente. “Lo habían cebado y estaba deforme”, cuenta. Es que Ecoy, lamentablemente, había sido utilizado para peleas de perros ilegales.

Por eso el can, al igual que Betty, presentaba gran cantidad de heridas en la cabeza y en el cuello.

Un perro que ya no volvió a ser el mismo

Los dos peludos se recuperaron rápidamente de las lesiones y Betty fue adoptada por la propia Willhöft.

Sin embargo, Ecoy no tuvo la misma suerte. La persona que lo había elegido para darle un nuevo hogar antes de que lo robaran, ya había escogido otro perro.

Pero lo más triste de toda esta situación es que Ecoy, si bien superó prontamente las heridas de su cuerpo, tuvo un cambio de actitud después de ser usado en las peleas ilegales. Y aunque con los humanos su relación sigue siendo buena, se volvió “territorial” y ya no puede estar junto a otros animales.

Ecoy todavía espera que alguien lo adopte

Es así que la adopción de este American Staffordshire se tornó cada vez más difícil, sin olvidar que la normativa que existe -por considerarlo un ejemplar de raza potencialmente peligrosa- tampoco facilita el tema.

Hoy Ecoy es el “veterano” de la protectora de Granada y lleva casi cuatro años esperando que alguna persona de buen corazón le de una nueva oportunidad y le brinde un hogar.

Quizá si finalmente alguien lo adopta y le da todo el cariño y el cuidado que se merece, pueda empezar a sanar también esas heridas profundas que otros humanos le ocasionaron.

Fuente de las imágenes Facebook Protectora de Animales y Plantas de Granada

 

 

Te puede gustar