Con mi perro a la oficina

Luis Francisco · 29 febrero, 2016

Para nadie es un secreto que trabajar en una oficina puede ser una rutina muchas veces bastante estresante, lo cual hace que en algunas ocasiones te la lleves mal con los compañeros de trabajo, mientras que en otros momentos tu rendimiento suele verse disminuido.

Este problema ha existido prácticamente desde que se crearon los trabajos, por lo que se han ingeniado una innumerable cantidad de métodos para no aburrirse y mejorar la productividad, lo cual es, al fin y al cabo, lo que todo jefe desea encontrar en quienes trabajen para su negocio.

Esto último ha llegado a tal extremo que existen grandes empresas que han optado no solamente por disminuir el horario de trabajo en la oficina, sino que también les han incluido sala de juegos y hasta un mismísimo cine, todo con la intención de disminuir el estrés.

Sin embargo, una prestigiosa institución de los Estados Unidos ha encontrado una solución muy efectiva para lograr esto, que lejos de ser algo ortodoxo o tradicional, ha representado una auténtica sorpresa para muchas personas. Y sí, se trata de incluir al mejor amigo del hombre en el lugar de trabajo.

Canes en la oficina

perro en la oficina

Quien determinó esto fue la Universidad Virginia Commonswealth de Richmond, la cual realizó un minucioso estudio en el que concluyó que los empleados que conviven con un canino en su oficina manifiestan niveles de estrés muy inferiores a quienes no lo hacen, por lo que se trata de un resultado más que contundente.

Una vez que esto salió a la luz pública, la sede de Affinity Petcare ubicada en Sant Cugat del Vallés quiso comprobar la veracidad y les ofrecieron a sus trabajadores la posibilidad de llevar perros al sitio de trabajo para ver si estos mejoraban la productividad de su labor.

Según comentó Teresa Niubó, quien es la directora del departamento de recursos humanos de dicha empresa, estaban a la expectativa de lo que podía ocurrir, ya que nada era capaz de asegurar que los resultados serían eficientes.

Sin embargo declaró que los resultados no podían haber sido mejores, ya que no solo aumentaron su rendimiento los empleados, sino que a todos quienes trabajan allí les mejoró mucho el humor y el estado de ánimo ver a estos pequeños animalitos entre ellos, lo cual creó un ambiente sin igual.

Medida exitosa

Lo cierto es que el mayor éxito de esta medida ha sido la forma en la cual ha mejorado el trato entre los trabajadores, ya que como llegó a comentar uno de ellos, resulta inevitable relacionarte con los demás cuando estos llegan entusiasmados a darle cariño al canino que esté contigo.

De igual forma, hubo otros que aseguraron que tener a un perro a su lado les hace concentrarse con mayor facilidad en sus labores, ya que lejos de sentirse tensos, al convivir con estos pequeños amigos de cuatro patas en la oficina, les hace sentir tan tranquilos como si estuviesen en su casa.

De hecho, todo esto ha traído tantos resultados positivos que la empresa tomó la decisión de habilitar un gran espacio en el que puedan convivir varios caninos a la vez, para que estos tengan un lugar para descansar, jugar y comer en el caso de que no deseen hacerlo en la oficina.

Así mismo, esta zona llamada Doggy Zone se ha construido con la finalidad de que los canes puedan ejercitarse sin ningún tipo de obstáculo, y como medida para evitar que los trabajadores que sufran alergia por el pelo de los caninos se sientan incómodos, pues les resulta difícil trabajar con normalidad.

Otro caso similar

perro que percibe algo por la ventana

Si bien esto es algo que ha logrado muchísimo éxito, lo cierto es que no ha sido la primera vez que ocurre, ya que hace poco la Ferray Corporation de Japón  optó por realizar lo mismo, con la diferencia de que en vez de perros, los animales que convivían con los trabajadores en sus oficinas eran gatos.

Una de las razones principales por las cuales se tomó esta decisión era para mejorar las relaciones entre los empleados, ya que en  más de una ocasión ocurrieron graves inconvenientes.

Sin embargo, una vez que adoptaron gatos y les dejaron vivir en el sito de trabajo, el trato entre los trabajadores mejoró, y la empresa mostró una importante subida en la productividad.