Un perro fue adoptado por una empresa brasileña

Alba Muñiz · 20 diciembre, 2015

Que una persona decida darle un hogar a una mascota abandonada es un hecho fantástico, pero que no suele tener mucha difusión. Por ello, informar que un perro fue adoptado por una empresa, sin duda, se convierte en una bienvenida noticia. Hoy os contamos la historia de Mark.

Cómo el perro Mark pasó del abandono a una empresa de cerámica

Autor: Philippe STANUS
Autor: Philippe STANUS

La buena nueva ocurrió en Brasil. Más precisamente en el municipio de Criciuma, en el estado de Santa Catarina. Allí, el presidente de la empresa Portinari Cerámica tomó una feliz decisión después de haber leído un artículo donde se informaba que la presencia de animales en lugares de trabajo resulta beneficiosa en términos de rendimiento laboral.

Ni lerdo ni perezoso, le solicitó a su secretaria, que además es voluntaria de una organización protectora de mascotas, que le ayudara a conseguir un “empleado de cuatro patas” para la empresa.

Así fue como Mark pasó del refugio –donde vivía desde que había sido rescatado al poco tiempo de nacer- a ser parte de Portinari Cerámica.

El perro Mark fue adoptado por una empresa brasileña y, desde entonces, los empleados trabajan en un mejor ambiente laboral.

Cómo es la vida de Mark en la empresa brasileña

Durante el día, el perro deambula por todos los sectores de la compañía. Hasta tiene una tarjeta de identificación con su nombre y su foto, que lo señala como un miembro más de la empresa. Como bien señalan los trabajadores, ha contribuido a suavizar los momentos de tensión que se producen en todos los ámbitos laborales.

Por la noche, Mark tiene su propio espacio asignado para el descanso y puede acceder al aire libre. Los fines de semana, el animal los pasa en las casas de los distintos directivos de la compañía.

Además, como todos los empleados se benefician con su presencia, también se hacen responsables de su cuidado. Es así que se turnan para proporcionarle alimento y agua, de acuerdo a una lista preestablecida.

Un estudio avala los beneficios de tener mascotas en el ámbito laboral

Que los empleados lleven a sus perros a los lugares de trabajo es algo que se está tornando cada vez más cotidiano, sobre todo, en Estados Unidos de Norteamérica.

La tendencia empezó a marcarse desde que un estudio realizado por investigadores de la Universidad Commonwealth de Virginia indicó que quienes iban con sus mascotas a la oficina, sufrían menos estrés laboral.

Además, los investigadores descubrieron que la presencia de animales de compañía en ámbitos laborales, hacía que los empleados que no concurrían con sus perros o que directamente no poseían mascotas, también se sintieran más distendidos.

Menos estrés, más productividad

Acariciar al peludo cuando las cosas se complican, o salir a dar un paseo con el perro y despejar un poco la cabeza, suelen ser las mejores opciones para que en un lugar de trabajo:

  • Reine un mejor estado de ánimo general
  • Los empleados rindan más
  • Se reduzca el nivel de ausentismo
  • Se logre una colaboración más efectiva entre el personal

Todo parece indicar, entonces, que las mascotas en las oficinas y fábricas contribuyen a aumentar la productividad. Y que tanto trabajadores como dueños estén más felices.

Temas a tener en cuenta antes de llevar mascotas al trabajo

perro mujer violencia de genero

De todas formas, antes de llevar perros al ámbito laboral,tanto empleadores como empleados tienen que tomar una serie de medidas. Por ejemplo:

  • Averiguar sobre alergias y fobias de los trabajadores
  • Asegurarse de que las mascotas no se mostrarán agresivas con personas y animales
  • Garantizar el buen estado de salud de los canes y certificar que estén desparasitados y vacunados
  • Delimitar los espacios a los que las mascotas tendrán acceso dentro de la empresa

Por muchas más noticias en las que podamos leer que un perro fue adoptado por una empresa

Con estos antecendentes, sería ideal que muchas compañías tomaran la idea de adoptar perros. Y que muchos perros como Mark tengan la posibilidad de encontrar cobijo y cariño.

Así no nos resultará tan curiosa la noticia de que, una vez más, un perro fue adoptado por una empresa.

De paso, anímate y adopta tú un perro. ¡Quizá muy pronto también puedas llevarlo contigo a tu trabajo!