Un perro deprimido puede suicidarse

Luis Francisco · 13 enero, 2016

La depresión es un estado mental y emocional sumamente delicado que en muchas ocasiones quienes la sufren pueden suicidarse. A veces, estas personas llegan a un grado de desesperación tan fuerte, que les hace ver dicho acto como la única solución tangible para poder escapar y eliminar este difícil problema.

Aunque parezca algo imposible de creer, este hecho no solamente afecta a los seres humanos, sino también a los perros. Un perro deprimido puede ser el caso de un perro que ha tenido una situación que le haya generado mucho dolor, como la muerte de su amo, diferentes tipos de maltrato o el abandono. Todas estos casos pueden desarrollar tendencias autodestructivas, pueden conllevar a un perro deprimido.

Si no sabías nada de este delicado caso, a continuación te hablaremos un poco él.

¿Por qué se suicidan los caninos?

Autor: Soggydan Benenovitch
Autor: Soggydan Benenovitch

En primer lugar, es importante señalar que según diferentes estudios científicos el perro es un lobo domesticado, lo cual ha generado entre tantas consecuencias, el hecho de que sienta mucho más estrés y soledad al vivir en ciudades o pueblos, y no en reducidas manadas con otros de su misma especie, sin la existencia del hombre.

También, sucede que a diferencia de los lobos, el perro no puede desahogarse mediante el aullido, sino a través de los ladridos, los cuales no logran cumplir nunca su objetivo y solo les genera mayor ansiedad.

En pocas palabras, a los perros les cuesta mucho mantener un equilibrio emocional cuando algo los altera, hecho que fácilmente puede causar en ellos una fuerte depresión, que en la mayoría de las ocasiones se dispara cuando sus dueños se ausentan momentánea o permanentemente.

Cuando se sienten muy afligidos, los caninos desarrollan una tendencia autodestructiva que les crea un desinterés general. El más común es la pérdida del apetito, el cual ocurre de una forma en la que ni siquiera aceptan comida, para posteriormente morir por desnutrición, debido a que en este delicado estado emocional no sienten emoción ante ningún estímulo.

¿Cuáles son las señales más comunes?

Ante esta delicada situación, existen una serie de síntomas que presenta el canino cuando está sufriendo de mucha depresión y estrés. Estos son algunos de ellos:

  • Lamida constante: cuando tu pequeño amigo se encuentra en este estado, el empieza a lamerse compulsivamente durante mucho tiempo para calmarse. Sin embargo, lejos de ser algo sano, se está lastimando de una manera muy peligrosa, la cual puede ocasionar fuertes y dolorosas lesiones, como la granuloma acral.
  • Incapacidad para sentir cualquier tipo de placer.
  • Pérdida del apetito.
  • Pérdida total de interés, la cual se puede manifestar en falta de efusividad.
  • Un perro deprimido duerme muchas más horas de lo común y deja de realizar actividades físicas.

Cabe destacar que en muchas ocasiones, estos síntomas pueden ser intensificados por los propios dueños, al no tratar adecuadamente a su can cuando este pasa por esta delicada situación.

¿Cómo podemos ayudar a un perro deprimido?

Cuando tu perro se encuentre en este estado de ánimo, es importante asumir la situación como un momento en el cual le demostrarás más que nunca el amor y el afecto que le tienes como amo y amigo.

paseo perro

Aquí te dejamos algunos consejos muy útiles para ayudarle a superar su depresión:

  • Aunque parezca difícil de creer, ponerle música relajante y entretenida puede ser muy beneficioso para tu can, debido a que esta lo ayuda a distraerse y recuperar nuevamente su estado de ánimo original.
  • Si tu perro acaba de sufrir la pérdida de un ser querido, lo más recomendable para ayudarle a superar su dolor es sacarlo del lugar que más le genere desolación y llevarlo a otro sitio momentáneamente. Si su dueño murió, lo mejor es brindarle un nuevo amigo y amo para comenzar desde cero.
  • Hazle caso a todas las necesidades que manifiesta y habla más con él. La comunicación con tu perro es fundamental para ayudarle a superar estados emocionales adversos, ya que por reconocerte como su dueño, el que estés pendiente de él será un gesto invaluable.

Al igual que en los seres humanos, cuando un perro está hundido en una terrible depresión es fundamental darles prioridad y dedicarles todo el tiempo que puedas, para que la situación no llegue a mayores.

Ellos necesitan entender que no están solos y que cuentan con alguien que les ama incondicionalmente, cuando lo logran, es cuando lentamente empiezan a renacer.