Perrito sin una extremidad es guiado pacientemente por su hermano adoptivo

El hermano adoptivo de este perrito sin una extremidad se ha dedicado a cuidarlo y a llevarlo con su correa. ¡Es muy hermoso!
Perrito sin una extremidad es guiado pacientemente por su hermano adoptivo

Última actualización: 02 abril, 2023

Mateo es un perrito sin una extremidad que tiene la increíble fortuna de contar con un hermano adoptivo increíble. Desde que recibió su prótesis, Mojo se ha dedicado a caminar siempre a su lado, agarrando su correa para asegurarse de ir juntos durante sus paseos diarios.

Compartimos contigo los detalles de esta hermosa relación que va más allá de cualquier limitación. ¿Te animas a leerla y a contagiarte de ternura?

¿Por qué el perrito estaba sin una extremidad?

El perrito sin una extremidad fue encontrado en una carretera junto con su hermana.
El perrito sin una extremidad fue encontrado en una carretera junto con su hermana.

Nuestro protagonista se llama Mateo y tiene una historia de vida admirable. Fue encontrado al lado de una carretera de Grecia cuando tenía menos de un mes de vida. Yacía echado en una pila de basura junto a su hermana y desde entonces ya la faltaba su patita delantera izquierda.

Por su corta edad, se creyó que había nacido así. No obstante, las cicatrices que asomaban dejaban ver que, en realidad, había sido amputada. En busca de brindarle atención profesional, lo trasladaron hasta Alemania, en donde había una casa de acogida con experiencia en este tipo de casos.

Veronica Pinscht lo vio y se enamoró de él, así que no dudó en adoptarlo, pese a tener en casa otros dos perritos. Su motivación fue la ternura que le provocó verlo y el saber que sus posibilidades de encontrar un hogar eran menores por su condición. “Lo amé desde el comienzo. El desafío valía la pena a mis ojos”, comentó Veronica.

Mateo llegó a un lindo hogar con dos hermanos adoptivos

Mateo tiene dos hermanos, pero Mojo se ha dedicado a guiarlo.
Mateo tiene dos hermanos, pero Mojo se ha dedicado a guiarlo.

Lo primero que hizo Veronica al llevar a Mateo a casa fue presentarle a sus hermanos adoptivos: Mojo y Rana. Ambos fueron adoptados por ella en circunstancias similares a las de Mateo, tal vez por eso formaron un lazo indestructible. “Desde el día uno que comparten un corazón y un alma. Los tres son inseparables y se protegen entre ellos”, enfatizó.

A los seis meses de edad, a Mateo se le entregó una prótesis para que pudiera caminar mejor. Aunque se llevaba muy bien con los dos hermanos que la vida le dio, Mojo se apersonó de su cuidado particular. Empezó a caminar siempre a su lado y tomando su correa, este lindo acto quedó registrado en un video.

Estos perritos rescatados nos dan una gran lección de empatía y amor, motivada por una tutora comprometida en el amor hacia los rescatados.


Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.