Perrita está tocando corazones por emotivo gesto con su amiga elefanta moribunda

Esta historia ocurre en un santuario en Tailandia, donde una perra y una elefanta se hacen amigas después de haber sufrido bastante.

Última actualización: 20 diciembre, 2021

Pancake (una perrita leal, fiel y sensible) estuvo hasta el último momento junto a su amiga elefanta Boon Thong. Esto ocurrió hace casi 4 años en el Santuario de elefantes de Boon Lott (BLES), un refugio ubicado en Sukhothai (Tailandia) que se dedica a crear un hogar seguro para estos animales.

Este preciado momento se recuerda y sigue tocando corazones gracias a que los admiradores republican el contenido de Facebook que homenajea a Pancake y a Boon Thong aquel 7 de febrero de 2018. Conoce aquí la historia completa. 

La elefanta Boon Thong

El 6 de febrero de 2018, BLES perdió una de sus hermosas y ancianas elefantas: Boon Thong. Su historia en el santuario comienza desde que fue rescatada de un campamento donde era obligada a llevar turistas en su espalda y por ende, su columna sufrió muchos daños; hasta estar a punto de partirse. 

Cuando Boon llegó a BLES tenía 60 años. Estaba muy agotaba, pero a partir de allí llevó una vida en paz, disfrutó del ambiente y de caminar entre los árboles. Tuvo una vida completamente nueva.

Al llegar al santuario generó una gran amistad con otra elefanta anciana llamada Sao Noi, la cual falleció en el 2016. Pero la historia que ocurrió entre Pancake y Boon ya se había recreado con las dos elefantas. 

Un dato muy curioso es que los elefantes sufren la pérdida de un ser querido con mucho dolor. Hay individuos que llegan a tapar los cadáveres con hojas de árbol, a inspeccionar los huesos o hay otros que no abandonan el cadáver por mucho tiempo. 

Esta es una de las características que más interés ha generado. Cuando una elefanta líder muere, desaparece el conocimiento de décadas y aunque otra hembra toma su lugar, los integrantes del grupo se ven devastados por largo tiempo.

Por esto, cuando Sao Noi estaba muriendo, Boon Thong la acompañó y se mantuvo junto a ella mientras la acariciaba con la trompa. Sufrió mucho la pérdida de su amiga, lo cual no es nada extraño en los elefantes. Sin embargo, después de dos años fue ella quien partió, también con compañía. 

La gran compañía

Pancake es una amorosa perrita rescatada de las calles en 2014 por BLES. En el santuario se adaptó muy bien, a pesar de no ser un elefante. El día en que Boon comenzó a agonizar, Pancake supo que algo estaba sucediendo y no se movió de su lado. 

De esta manera, Katherine Connor (fundadora y directora ejecutiva de BLES) también se sumó a la compañía. Durante 9 horas seguidas consolaron y acompañaron a Boom hasta su último aliento. 

Después de morir, el cuerpo de Boon Thong fue sepultado en los terrenos del santuario. Su fosa fue inundada de frutas y flores como homenaje y ahora su cuerpo descansa cerca del cuerpo de Sao Noi.

Al parecer, en el reino animal no importan las especies ni importan los tabús que hay en torno a sus diferencias, ni mucho menos existen disparidades abismales que los separan de los humanos. 

Te podría interesar...
Leerlo en Mis Animales
Elefante ciega “baila” cuando pianista toca para ella

Los recitales de piano son el factor que le ha brindado felicidad a un elefante que perdió un hijo y vivió en cautiverio en el pasado.