Perrita sin hogar y sus extremidades fracturadas es rescatada, nunca más vivirá bajo esa zanja

Pasó de vivir bajo tierra, aterrada, a estar en una casa llena de mimos. El amor puede transformarnos.
Perrita sin hogar y sus extremidades fracturadas es rescatada, nunca más vivirá bajo esa zanja

Escrito por Jhoan Adrian

Última actualización: 24 agosto, 2022

Una perrita vivía resignada bajo una zanja al lado de la carretera. Al parecer había sido abandonada y estaba a su propia suerte. Nunca imaginó que una pareja que iba de paso la encontraría y le regalaría una segunda oportunidad. 

Todo comenzó cuando Lukasz Muniowski y su esposa Natalia iban de paseo en bicicleta por una zona rural en Polonia. Durante su paseo, Natalia pudo notar que cerca de la carretera se había asomado una perrita en una de las aberturas. La situación les llamó mucho la atención porque era una zona un poco solitaria y podía tratarse de un animalito perdido.

Al acercarse pudieron confirmar que se trataba de una linda perrita que parecía tener mucho miedo. Al intentar llegar a ella a través de la zanja, la perrita salió corriendo y los dejó muy preocupados. 

Un triste pasado

La pareja pudo ver a la perrita correr de un modo muy extraño. Parecía que intentaba huir utilizando solamente sus patitas delanteras. El resto de su cuerpo se inclinaba ligeramente por el aire.

Fue ahí donde Lukasz y su esposa entendieron que la pequeña tenía un problema en sus patitas traseras. Apenas y pudo alejarse unos metros de ellos antes de que se agotara. Logró llegar hasta un desagüe y se escondió nuevamente bajo tierra. 

Al acercarse nuevamente, la perrita les gruñó, pero sonaba aterrada. Lukazs dejó que olfateara su mano y ella puso su patita sobre él, como si hubiera entendido que querían ayudarla

Cuando la pareja se ganó la confianza de la pequeña, la llevaron de inmediato a un veterinario y confirmaron que tenía las patitas rotas. Todo parecía indicar que había sido atropellada o que se había atorado en una trampa de cacería y estuvo muchos días con la herida sin sanar.

El especialista les recomendó ponerla a dormir, ya que al ser una perrita callejera, probablemente nadie querría hacerse cargo de ella y menos en su condición actual. Sin embargo la pareja se miró y supieron al instante que la querían en sus vidas.

Un nuevo comienzo

La llevaron a un segundo veterinario y pagaron todo su tratamiento. Tuvieron que amputarle las patitas traseras pero el doctor les prometió que con una prótesis podría volver a caminar por sí sola.

Cuando por fin lograron conseguir sus prótesis, Bobby, la nueva integrante de la familia, estaba lista para dar sus primeros pasos. En seguida se recuperó y cobró toda esa energía característica de un perrito alegre y sano.

Ahora disfruta de dar paseos junto a su nueva familia y dormir largas siestas acurrucados en el sofá. Su vida es completamente normal y, aunque a veces se agota un poco para subir las escaleras, nada le impide correr a los brazos de Natalia para pedirle una ayudita extra.

Nadie creería el hermoso cambio que vivió esta pequeña con tan solo mucho amor y dedicación. Esperamos que sigan disfrutando de nuevas aventuras, ¡felicidades Bobby!