Perrita ciega y sorda, pero de gran corazón, conoció el amor y baila de emoción en los brazos de mamá

Amar puede ser lo más bello que nos puede pasar en la vida. Pero esto implica un reto y muchas veces debemos estar listos para asumirlo, porque al final es lo único que vale la pena.
Perrita ciega y sorda, pero de gran corazón, conoció el amor y baila de emoción en los brazos de mamá

Escrito por Jhoan Adrian

Última actualización: 19 julio, 2022

¿Alguna vez has tenido esa necesidad de salvar a alguien que te importa? Muchas veces quisiéramos dar todo nuestro amor y nos olvidamos de que debemos procurar ofrecerlo de la forma en que el otro lo necesita. Pero cuando dos seres están destinados a encontrarse, lograrán superar cualquier barrera que se les interponga.

Así lo vivió una hermosa perrita que, aunque no puede escuchar ni ver, logró conectar con su dueña tras sus intentos de acercamiento. Al principio huía de cualquier contacto, pero con mucha paciencia y amabilidad, se volvieron las mejores amigas. 

Una vida aislada del mundo

Benie es una cachorrita mezcla de poddle con alrededor de 14 años de vida. Estuvo pasando por varios refugios ya que no lograba adaptarse en ninguna familia adoptiva. Benie requería unos cuidados y atención especial debido a su condición, por lo que le era muy difícil encontrar el lugar indicado.

Aunque se desconoce la causa de su ceguera, sus cuidadores presumen que la perrita tuvo un pasado lleno de maltratos que le dejaron huellas imborrables en su corazón. La perrita evitaba a toda costa el contacto físico con humanos, prefería aislarse y mantearse alejada de cualquier situación demasiado estimulante.

Estuvo pasando por varias casas temporales con la esperanza de ayudarla a que su proceso de adaptación fuera más rápido. Nada daba resultados y terminaban por rendirse con la pequeña bola de pelos. 

Parecía muy difícil poder establecer una conexión con Benie porque su incapacidad para ver o escuchar la mantenía alejada de alguna manera. Además, por su avanzada edad, era casi imposible lograr convencerla de que cerca del contacto humano podría estar a salvo.

El amor verdadero no se da por vencido

Julie Elrod es la mujer que le cambiaría la vida a esta pobre perrita. Conoció su historia gracias a que Rescue Dogs Rock, el refugio donde se encontraba Benie, decidió compartirla en sus redes sociales. Julie en seguida supo que tenía que conocerla.

Al llegar al refugio bastaron un par de encuentros para que Julie quedara enamorada de la perrita. Compartió toda una tarde con ella y comenzó el proceso de adopción para llevarla a su casa. Estaba decidida a brindarle todo el cariño y amor que tal vez nunca había conocido. 

Todos cruzaron los dedos para que esta vez fuera la definitiva. Sabían que Benie era un poco difícil de tratar, pero no contaban con el empeño y amor de Julie que lograría romper esa barrera que las separaba. 

Todo fue ensayo y error, al principio Julie respetaba los límites que su misma perrita le hacía notar con su incomodidad. Pero con paciencia y mucho tacto, Julie se fue acercando hasta lograr crear una conexión especial que llegaría de la forma más inesperada: el baile. 

Julie descubrió que al moverse lentamente al ritmo de una danza, de alguna forma calmaba a su perrita y la hacía sentir segura. Con el tiempo se volvió una costumbre y la pequeña Benie exigía los pasos de baile junto a su nueva amiga.

Ella ahora confía totalmente en mí y se relaja por completo y se derrite en mi cuerpo mientras bailamos lentamente. No me importa qué citas tengo o con quién se supone que debo reunirme, hago tiempo todos los días para bailar lento con mi mejor amiga y alma gemela”, dijo Elrod.

Decidió compartir su historia a través de tiktok y todos quedaron encantados con el hermoso baile de esta pareja. Además, Benie tiene nuevos amigos ya que su dueña se dedica a cuidar y rescatar animalitos ancianos, ¡no podía estar en mejores manos!

Esperamos que ambas sean muy felices y que su conexión nos siga inspirando. 


Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.