Peligros acuáticos para perros

María Eugenia Thomas · 14 marzo, 2019
Se podría pensar que los perros son nadadores naturales, pero no siempre es así; no hay forma de evaluar las habilidades de natación de tu amigo hasta que se encuentra en el agua

A medida que llega el calor, muchos perros –y algunos gatos– disfrutarán nadando para refrescarse. Si bien una zambullida en un estanque puede parecer inofensiva, hay muchos peligros acuáticos ocultos que tu mascota podría encontrar. Te hablamos de algunos de los peligros acuáticos para los perros y cómo detectar si tu mascota ha sido afectada..

Enfermedades transmitidas por el agua

Hay varios organismos presentes, particularmente en el agua estancada o pantanosa, que pueden causar daño a tu mascota o incluso a ti mismo. La mayoría de las enfermedades transmitidas por el agua causan diarrea, que en sí misma es tratable, pero necesita más investigación, ya que las distintas infestaciones parasitarias requieren un tratamiento bastante diferente.

Desafortunadamente, no existe un enfoque único para todos. Si tu mascota nada en agua estancada (un estanque o lago), existe el riesgo de que se contagie un parásito, muchos de los cuales se transmiten por ingestión o contacto con la piel. Algunas de estas infecciones son zoonóticas, lo que significa que también pueden transmitirse a los humanos.

En general, estas enfermedades no ponen en peligro la vida siempre y cuando se detecten y traten de manera oportuna. Pero en las mascotas jóvenes o inmunocomprometidas pueden resultar mucho más graves. Esto es especialmente cierto en el caso de la leptospirosis, que puede propagarse al hígado.

Peligros acuáticos para perros

A menos que impidas que tu mascota nade por completo, es difícil evitar que contraiga una de estas enfermedades. Sin embargo, lo ideal es evitar las aguas tranquilas y favorecer los ríos o arroyos de movimiento lento, ya que las infecciones tienen menos probabilidades de persistir en el agua que fluye.

Además, trata de asegurarte de que siempre tengas agua a mano para que tu mascota la beba, de modo que no sienta la necesidad de beber de las piscinas estancadas. Practica una buena higiene básica y, si tu mascota muestra síntomas, busca el consejo de un veterinario y recuerda indicarle que tu mascota ha estado nadando.

Animales acuáticos

Puede parecer un poco dramático sugerir que tu mascota podría estar amenazada por los peces, pero te sorprendería lo real de esta afirmación. El riesgo puede llegar a ser muy grande y podría suponer un trance para perros pequeños o cachorros. También ha habido casos de ratas de río que atacan a perros. Mantente vigilante.

Peligros acuáticos: fuertes corrientes

Si bien los ríos, arroyos y mares tienen la ventaja de ser más claros para los parásitos, el agua corriente puede ser engañosa y rápida. Una mirada a la superficie del agua podría indicar que la corriente es más suave de lo que realmente es. Asegúrate de evitar que tu mascota nade en ríos que están muy llenos, por ejemplo, después de fuertes lluvias, y mantenlo alejado del mar si hay alertas de resaca vigentes.

Peligros acuáticos: objetos inusuales

La vieja rutina de comedia de pescadores que sacan botas del agua tiene alguna base de hecho. Los grupos de la naturaleza a menudo advierten sobre los niveles crecientes de basura y desechos que se acumulan en nuestras vías fluviales, con diversos objetos que llegan al agua.

Perro nadando con una pelota

Las latas, botellas, piedras y otros objetos afilados podrían cortar a su mascota mientras nada, y las cañas o las cuerdas podrían enredarse. Para evitarlo, mantenle fuera del agua fangosa, oscura o contaminada. Si se corta, busca atención veterinaria, ya que es más probable que la herida se infecte si han estado en agua que no está muy limpia.

Peligros acuáticos: cansancio

Si tu perro es muy viejo, muy joven, o se cansa fácilmente, es importante controlar su natación para asegurarse de que no está saliendo de su profundidad. Si bien muchos perros se acercarán a una actividad con entusiasmo, podría resultar fatal si nadan más lejos de lo que son capaces de nadar de regreso.

No permitas que tu perro nade demasiado lejos de la orilla y vigila para asegurarte de que no esté demasiado cansado para evitar peligros acuáticos. La natación es una excelente actividad física que puede ayudar a tu mascota a mantenerse fresca y realizar una forma de ejercicio ligeramente diferente. Mientras, se cauteloso y sensato: tú y tu mascota debéis divertiros y manteneros seguros en el agua.

  • http://www.vetstreet.com/dr-marty-becker/summer-safety-protect-your-dog-from-these-common-water-hazards
  • https://pets.webmd.com/dogs/pets-water-safety#1