Pautas de vacunación del cachorro

Irene Peláez · 18 abril, 2015

A lo largo de los años los equipos de investigación han desarrollado varias vacunas, esenciales para un correcto desarrollo en la salud del perro. La labor de los profesionales de la medicina de los animales es absolutamente necesaria, pero también es importante que los dueños sean los principales protectores del bienestar de su mascota.

Para los amantes de los canes es primordial conocer el plan de vacunación que debe aplicarse a su mascota. Las vacunas para perros son eficaces preventivos en del desarrollo de los virus, evitando el contagio de los animales y llegando en muchas ocasiones a salvarles la vida. Existen enfermedades mortales que se pueden evitar gracias a una inyección y a una desparasitación eficaz. Por eso aquí te explicamos las pautas de vacunación del cachorro.

¿Para qué sirve una vacuna?

Los expertos afirman que las vacunas son esenciales para que los animales tengan una buena salud. Ayudan a preparar el sistema inmunológico del cuerpo para combatir la invasión de organismos causantes de enfermedades. Son muy importantes en la salud de los canes. Por eso es imprescindible seguir un calendario de vacunación de acuerdo a la historia clínica, medio ambiente y estilo de vida de tu mascota.

¿Cuáles son las pautas de vacunación?

cachorros golden retriever

La pauta de vacunación varía según la edad que tenga el cachorro, dependiendo de este factor, es cuando comienza a administrarse la primera dosis. Lo normal es comenzar entre el mes y medio y los dos meses de vida, cuando se inyecta una primera vacuna llamada “puppy”. A partir de los dos meses los cachorros deberán vacunarse (y revacunarse) de parvovirus-coronavirus y de trivalente. Estas dos vacunas se administran de forma alternativa, es decir; quince días después de recibir la vacuna de parvovirus-coronavirus el cachorro recibe la primera dosis de trivalente, quince días después de recibir esta se aplicará la segunda dosis de parvovirus-coronavirus y tras otros quince días, se aplicará la segunda dosis de trivalente.

Hacia los seis meses de edad se administra la vacuna antirrábica y una vez que se han administrado todas estas vacunas, el perro queda protegido durante un año, transcurrido este tiempo, se aplica una vacuna polivalente.

¿Qué vacunas hay?

Existen diferentes tipos de vacunas que crean anticuerpos que protegen a nuestra mascota de determinadas enfermedades.

cachorros

La primera vacuna que se administra, recibe el nombre de “puppy” y está compuesta de virus vivos atenuados y liofilizados de moquillo y parvovirus. Se emplean una o varias cepas de cada virus, según el fabricante, atenuadas para que no produzcan la enfermedad. Esta vacuna interfiere con los anticuerpos proporcionados por la madre a través de la leche al ser inoculada a edad muy temprana, por ello el perro debe ser revacunado en un período relativamente corto.

La siguiente vacuna proporciona anticuerpos contra el parvovirus-coronavirus, por lo que combina parvovirus vivo atenuado y coronavirus inactivado, lo que provoca que se consiga una buena inmunidad. La vacuna trivalente lleva este nombre porque es eficaz contra tres enfermedades y se compone de virus vivo atenuado del moquillo, hepatitis y parainfluenza.

Por último, la vacuna antirrábica se compone de un virus de la rabia inactivado y proporciona inmunidad a esta enfermedad durante un año. La vacuna polivalente que se administra un año después de la antirrábica, se compone de virus inactivados y es un recordatorio de todas las enfermedades contra las que se vacunó al cachorro.

El veterinario, el mejor aliado

Un seguimiento del programa de inmunización (es decir, las vacunas que debe recibir el animal y el orden en el que debe recibirlas) es muy necesario para asegurar la salud de nuestro perro e implica frecuentes visitas al veterinario para recibir sus consejos. Como dice el refrán, es mejor prevenir que curar, y más tratándose de uno de nuestros amigos más queridos.

En la primera visita al veterinario, el especialista realizará un primer chequeo que consistirá en tomarle al can la temperatura, auscultarle, desparasitarle y examinarle los oídos y la boca. Además, se le administrará la primera dosis inmunológica. A partir de este momento, se establecerá un calendario de vacunación imprescindible para la salud del animal.