El pastor del Cáucaso, un gigante entre los perros

Laura Huelin · 12 febrero, 2018
Se trata de un can con una taxonomía potente –llegan a pesar 90 kilos– que va de la mano con su carácter –muy protector y decidido– para desarrollar su trabajo de pastor; protege al ganado de los lobos

El pastor del Cáucaso es uno de los perros más grandes que podemos encontrarnos. A su gran tamaño se une su característico pelo, que le protege de las condiciones climática más duras pero que le hace parecer aún más corpulento. Conoce aquí a estos enormes perros:

Historia del pastor del Cáucaso

El pastor del Cáucaso tiene su origen en la cordillera que le da nombre: entre las regiones de Rusia, Armenia y Azerbaiyán. Hay registros que nos permiten asegurar que es una raza con unos cuantos siglos de vida: el primero data del siglo II después de Cristo.

Sin embargo, hace relativamente poco tiempo que se ha puesto en valor y reinvidicado la raza, respecto a los siglos que lleva existiendo. Solo en la década de 1930 empieza a ser aceptado en los concursos y desfiles: hasta entonces no había sido apenas reconocido como raza.

El origen de estos perros parece claro: su temperamento y su físico están estrechamente relacionados con su función. Este no es otro que proteger a los rebaños de ganado del lobo en las altas montañas. Su gran cuerpo le permite dirigir al ganado, pero especialmente protegerlo de los depredadores.

Pastor del Cáucaso: historia

A su vez, su pelo y su grasa corporal le protegen de las inclemencias del tiempo. El pelo espeso crea una bolsa de aire que le protege del frío, pero también del calor del verano.

Su carácter también se ha desarrollado acorde al trabajo que desempeña: se han elegido a lo largo de los siglos a perros enérgicos para poder vivir en las montañas, apegados a su familia para que defienda al ganado y con capacidad de tomar decisiones para que sepa repeler los ataques de los lobos.

Características del pastor del Cáucaso

El pastor del Cáucaso es un perro muy grande pero de proporciones armoniosas. Bajo el pelo, es un perro de huesos fuertes y musculoso, con una gran potencia física. En esta raza hay un gran dimorfismo sexual, en el que los machos son considerablemente más grandes que las hembras.

En cuanto a altura hasta la cruz, los estándares solo marcan un mínimo y no un máximo. Los machos tienen una altura mínima de 65 centímetros y las hembras de 62; en cuanto a máximos, los machos llegan a alcanzar los 75 centímetros y la hembras suelen quedarse en los 70.

En el peso es donde más se ve la diferencia entre machos y hembras: ellos pueden llegar a pesar 70 kilogramos, aunque algunos han alcanzado los 90,  y las hembras no suelen rebasar los 50 kilogramos de peso.

Pastor del Cáucaso: características

Tienen una cabeza grande y maciza, al igual que el morro y la trufa. De manera tradicional se le cortan las orejas, pero en los últimos años esta práctica se ha prohibido; sus orejas naturales son triangulares y cuelgan a los lados de la cabeza.

Hay tres variedades de pelo: uno de pelo largo, otro de pelo corto y otro intermedio. En todos los casos, el pelo es liso y denso. Tiene una subcapa de pelo lanosa de un color más claro que le ayuda a enfrentarse a las temperaturas.

Puede aparecer en muchos colores diferentes: se aceptan como de raza pura cualquier color sólido o a manchas, excepto que sea de color negro sólido o en la combinación negro fuego. A pesar de esto, los colores preferidos son diferentes tonalidades de grises o castaños.

Comportamiento del pastor del Cáucaso

El temperamento del pastor del Cáucaso dista mucho del aspecto de oso de peluche que tiene. Es un perro con un carácter marcado y las ideas claras, que no se deja avallasar. Es, además, protector con su familia y su casa.

Es tenaz, inteligente y más independiente que otros perros pastores. Todo esto hace que sean muy difíciles de adiestrar por la fuerza: la educación en positivo da grandes resultados con esta clase de perros, ya que convierte las órdenes y su educación en una colaboración y un juego.

Pastor del Cáucaso: crácter

Se muestran desconfiados con desconocidos y tienden a ser abusones en los juegos con otros perros; deben vigilarse con cuidado los tiempos de juego y las actitudes en los parques para evitar trifulcas o malentendidos con el resto de usuarios del parque.

Son perros enérgicos que necesitan hacer ejercicio. Sin embargo, disfrutarán mucho más de largos paseos por la montaña que perseguir una pelota en un parque cerrado; no son animales que puedan ser felices y tener sus necesidades cubiertas viviendo en una ciudad.

Cuidados del pastor del Cáucaso

El pastor del Cáucaso es un perro generalmente saludable que no tiene enfermedades hereditarias. Sin embargo, sí achaca enfermedades propias de razas tan grandes.

Es común en perros grandes la aparición de displasia de cadera o de codo, así como enfermedades cardíacas. Es necesario consultar con un veterinario desde cachorro el plan de salud y prevención de estas enfermedades crónicas.

Pastor del Cáucaso: cuidados

Tampoco se debe descuidar el calendario de vacunación y desparasitación,  especialmente la externa, ya que en un perro con tanto pelo y que salga de manera habitual por la montaña es difícil detectarle los parásitos.

En cuanto a su pelo, es necesario hacerle cepillados habituales, como mínimo dos veces por semana para evitar nudos y enredos que le causarán molestias y dolor. Como tiene una subcapa de pelo lanosa, es perjudicial cortárselo en verano; su propio pelo le protege del calor.

El pastor del Cáucaso es un coloso trabajador; si bien no muy amigable, sí es un perro valiente con un carácter marcado y tiene lo mejor del temperamento de las razas pequeñas y grandes: es decidido y tenaz, pero independiente.