Cómo sacar a pasear a un gato

Alba 20 junio, 2016

Si tu minino pasa sus días dentro de la casa, quizá hayas considerado la opción de que tome un poco de sol y de aire fresco. Partiendo de la base de que no estás tratando con un perro, debes saber que te encuentras ante un objetivo complicado. Te contamos las cosas que debes tener en cuenta a la hora de pasear a un gato.

¿Pasear o no pasear a un gato? Esa es la cuestión

Entonces, superado el tema de que tu amigo felino no es un can, lo primero que debes hacer es poner en la balanza los pro y los contras de sacar a pasear a un gato, y solo concretar la salida si el animal accede gustoso a a esa actividad.

gato correa

Es que la cuestión del paseo de los mininos crea bastante controversia entre los especialistas. Están los que pregonan que por el solo hecho de que los felinos domésticos hagan sus necesidades en una caja sanitaria no deberían privarse de una buena caminata al aire libre, sobre todo si el animal tiene tendencia a querer escaparse.

Y también están los que sostienen que más que beneficios, sacar al exterior a estos sensibles animalitos, en la mayoría de los casos, les provocará estrés y temor.

En el medio quedan los gatitos. Por eso, entre ambas posiciones extremas, como siempre, hay que buscar un promedio y hacer lo que resulte más conveniente para la mascota.

Te contamos lo que debes tener en cuenta si quieres sacar a pasear a tu gato.

Cómo proceder antes de sacar a pasear a un gato

Antes que nada, debes acostumbrar a tu minino al uso de la correa. Así que ármate de paciencia. Entonces:

  • Muéstrale el arnés que vas a utilizar para pasearlo. Deja que lo huela, juegue y se vaya acostumbrando a él.
  • Colócale el arnés, nunca un collar. Pregúntale al veterinario cuál es el mejor modelo para tu minino.
  • Si el animal acepta llevar el arnés, agrega la correa y permite que se mueva libremente.
  • Toma la correa y camina junto a él, sin forzarlo.

Ten en cuenta que los puntos anteriores deben realizarse paso a paso, siempre en un lugar cerrado, y dejando transcurrir al menos un par de días entre uno y otro.

Además, es conveniente premiar al minino con algún alimento de su preferencia, para que relacione el arnés y la correa con hechos positivos.

Temas a tener en cuenta antes de salir con tu minino

Superadas estas pruebas, es hora de intentar emprender el primer paseo. Ten en cuenta que:

  • Los paseos de los mininos deben ser breves y en lugares tranquilos. Prefiere algún jardín o parque privado.
  • Debes evitarle el contacto con el movimiento típico de una gran ciudad.
  • Si se cruza con otros gatos o perros puede asustarse y salir lastimado.
  • El animalito tiene que estar correctamente desparasitado y con las vacunas al día antes de llevarlo fuera de la casa.
  • Si el minino muestra signos de estrés o de temor, no hay que insistir. Regresa lo más pronto posible a su lugar.
  • Si tu amigo ronroneador no está esterilizado, no lo saques en época de celo.

Un paseo por el parque

gato con correa

Considera que no todos los mininos son iguales y que además influye mucho en su forma de ser la manera en que se criaron. Pero aunque sean animales acostumbrados a salir solos, el hecho de pasearlos con correa puede igualmente asustarlos, ya que ellos no están en control de la situación.

Algunos gatos, por su parte, preferirán seguir tranquilos durmiendo y acicalándose en su almohadón preferido antes que andar por lugares que les son ajenos.

Sin embargo, como decíamos al principio, un poco de aire y sol siempre vienen bien para que el minino puede revolcarse un rato en la tierra o rascar sus uñitas en un tronco.

Por eso lo mejor es que te saques de la cabeza la idea de pasear por la calle con tu minino. Si no tienes un jardín o patio en tu casa o en la de un familiar o amigo, busca un parque lo menos transitado posible y lleva a tu gato hasta allí en un transportín.

Opciones para que un gato la pase bien dentro de la casa

Si tu minino se resiste a los paseos o se estresa demasiado, desiste. Siempre hay otras opciones para que lo pase bien dentro de la casa:

  • Juega a diario con él.
  • Instálale un árbol para gatos.
  • Procúrale escondites diversos (cajas, transportines abiertos, etc).

Y si te quedas con las ganas de salir a pasear con tu mascota, considera seriamente la opción de adoptar un perro.

 

 

Te puede gustar