Owney, un perro viajero convertido en toda una celebridad en los EE.UU.

Antonia Tapia 7 agosto, 2015

En otros artículos hemos mencionado a varios perros que se han convertido en verdaderas celebridades por sus grandes hazañas y demostración de coraje.

Desde canes que rescatan a sus dueños o a otros animales, a ejemplares que gracias a su valor se han convertido en figuras. Muchas de sus historias luego, se han popularizado y, con el paso del tiempo, se han convertido en protagonistas de libros, programas televisivos y estrellas de la gran pantalla.

Hoy compartimos la historia de Owney, un perro cartero, que se convirtió en una reconocida figura en el Nueva York de fines del siglo XIX. ¿Por qué? Por desempeñarse como cartero en la oficina de correos de Albany.

A continuación nos metemos en la vida de Owney, este perro callejero, desaliñado, que se ganó el corazón de miles de personas ¿La conocemos?

La historia de Owney

quitar las legañas

Según dicen, se sintió atraído por la textura o aroma de los sacos de correo y, cuando su amo se alejó, el perro se quedó con sus nuevos amigos: los trabajadores del correo.

Cuentan que el perro pronto comenzó a seguir los sacos de correo. Al principio, los siguió en los vagones y luego en el tren eléctrico.

Owney comenzó a montar las bolsas de las oficinas de correo en el  tren que comunicaba las zonas linderas, luego los estados y después llegó a recorrer todo el país.

Tal era el espíritu aventurero de este perro y su afición por los sacos postales que, en 1895, el can realizó un viaje alrededor del mundo. Desde Albany viajó, primero en tren y luego en barco a vapor, a  Europa y Asia.

Debido a sus hazañas, los empleados del correo y los trabajadores ferroviarios consideraron al perro como un amuleto de buena suerte en un momento en el que los peligros de viajar en tren eran muy recurrentes.

Cuentan que el tren en el que se subía el perro no habían accidentes. Así fue como los empleados ferroviarios del correo adoptaron al perro como su mascota no oficial.

Tal era la simpatía por el animal que los trabajadores colocaban medallas en el cuello del perro cada vez que realizaba un nuevo viaje y que regresaba a Albany.

A medida que el perro sumaba viajes una nueva medalla o etiqueta se colocaba en su cuello, hasta que el Director General de Correos, John Wanamaker, fan de Owney, se percató que en el collar del perro  ya no cabían más condecoraciones.

Así fue como Wanamaker decidió comprarle un arnés para que el valeroso animal pudiera mostrar sus trofeos.

Los últimos años Owney

En junio de 1897, el perro abordó un tren correo que se dirigía hacia Toledo, en Ohio. Mientras estaba allí, un reportero cubrió su último viaje.

El can enfermó en Ohio y, aunque no sé informó de las las circunstancias exactas, murió en Toledo, de una herida de bala, el 11 de junio de 1897.

Aunque se piensa que allá por 1897 el can se había vuelto viejo, enfermo y cascarrabias. Después de que moridera a un empleado de correo, un mariscal de EE.UU. fue enviado a investigar; Owney trató de atacar y fue baleado fatalmente.

Los empleados del correo recaudaron fondos para conservar a Owney. Actualmente se encuentra en la Institución Smithsonian, donde ha permanecido desde entonces.

A día de hoy se lo puede ver en exhibición en el atrio del Museo Nacional Postal, con su arnés y rodeado de varias de sus condecoraciones.

Otro perro famoso y viajero

perro en la calle

Laika era un perro callejero, que vivía en las calles de Moscú. En 1957 fue reclutado junto con otros dos perros callejeros para el programa espacial soviético. Después una intensa formación, fue seleccionada como el perro que abordaría, nada más ni nada menos, que el Sputnik 2 y volaría al espacio.

Las cosas salieron sin problemas al principio, pero cuando la nave regresaba a la Tierra, funcionarios soviéticos dijeron que Laika fue sacrificada debido al agotamiento del oxígeno y a un sobrecalentamiento.

Como un homenaje a sus logros, en 2008 se erigió un monumento a Laika cerca del centro de investigación militar donde se entrenó.

Te puede gustar