Oveja: alimentación y temperamento

Camila O.Thomas · 4 febrero, 2019
Las ovejas son animales que proveen al hombre de lana, cuero, carne y grasa, de ahí su importancia para la ganadería mundial

La oveja es una animal domesticado desde hace más de 7 000 años por el hombre. Una oveja puede proveer lana, leche, carne y grasa a una comunidad. Por esta razón, la oveja ha sido altamente valorada por la humanidad debido a su utilidad.

Las ovejas son animales tímidos, con un temperamento apacible. Prefieren los lugares silenciosos y apacibles para pastar y rumiar. En general, los ovinos son animales sociales. Esto implica que prefieren mantenerse con el grupo, y pocas veces se alejarán solas, así que las ovejas que son encontradas solas son ovejas perdidas.

Los ovinos son animales muy inteligentes. Diversos estudios han confirmado que una oveja puede reconocer hasta 60 ovejas de manera individual, 5 perros y por lo menos 10 humanos. Por supuesto, al igual que los animales de compañía, las ovejas aprenden sus nombres si se les da uno y vienen cuando se les llama.

El hábitat de las ovejas es bastante variado, y depende mucho de la raza de oveja. Entre las áreas que pueden habitar las ovejas están las llanuras de pastos, las zonas semidesérticas, áreas frías cercanas a las zonas polares y zonas no tan polares pero con mucha altitud.

En general, la característica más extendida en el hábitat de las ovejas es su temperatura templada a fría. Esto permite que la lana se desarrolle con más calidad y espesor. Sin embargo, una oveja será feliz en casi cualquier clima mientras esté cerca de su rebaño.

Los países con más cantidad de ovejas son Australia, China, India, Irán y Nigeria, aunque viven en casi todo el mundo. Una oveja promedio vive entre 10 y 12 años. Sin embargo, en condiciones óptimas de salud, con una dieta adecuada, suficiente ejercicio y un ambiente sin estrés, una oveja puede vivir más de 20 años.

Oveja: reproducción

Características morfológicas y reproducción

En general, las ovejas miden entre uno y dos metros de longitud, y entre medio y un metro de altura, dependiendo de su raza. Los especímenes de las razas de ovejas más pequeñas pueden pesar 35 kilogramos, mientras que las ovejas más grandes pesarán más de 100 kilogramos.

El pelo de las ovejas se conoce comúnmente como lana y su valor en el mercado depende de la calidad del pelo y la especie de oveja. El pelaje de las ovejas, en general, es de color claro, aunque algunas razas de ovejas tienen pelos oscuros muy deseados en el mercado de textiles.

Aunque sus sentidos auditivo y olfativo son bastante agudos, y perciben elementos a una larga distancia, la visión de las ovejas es bastante limitada. Debido al emplazamiento de los ojos en la cara de la oveja, estos animales no tienen buena visibilidad lateral. Esta característica las hace vulnerables ante los depredadores.

Las ovejas tienen varios períodos de celos en un año. Una vez que una oveja ha sido fecundada, la gestación dura alrededor de 150 días (aproximadamente 5 meses). Habitualmente, al igual que sucede con los humanos, los ovinos tienen una única cría por gestación.

Alimentación de una oveja

Los ovinos son animales rumiantes. Esto significa que el estómago de una oveja está dividido en cuatro partes. Cuando una oveja ingiere comida, esta va al primer estómago. Poco después, la oveja regurgita la comida, la vuelve a masticar, y esta va al segundo estómago. Este proceso se repite cuatro veces.

Oveja: alimentación

Por esta razón, las ovejas suelen alimentarse temprano en la mañana y al final de la tarde únicamente. El resto del tiempo, las ovejas lo pasan rumiando la comida ingerida.

Los ovinos son animales herbívoros. En un estado natural, donde el ovino pueda pastar libremente, se alimentará de gramíneas, arbustos y leguminosas. En general, estos animales son considerados principalmente gramíneos y consumen pasto en grandes cantidades.

La alimentación de una oveja variará ligeramente de acuerdo con la raza. Las razas pequeñas suelen comer más fibra que las razas grandes, aunque las razas grandes suelen alimentarse con plantas más diversas.

De cualquier manera, un ovino puede consumir una enorme cantidad de comida en poco tiempo. Esto lo hace para poder digerir lo que consume con lentitud y parsimonia.

Sus hábitos alimenticios determinan el carácter y el temperamento de una oveja. En general, las ovejas son animales pacíficos y calmados que evitan sobresaltos y aventuras. Son animales muy sociables y amigables cuando han sido tratados de manera adecuada por sus cuidadores.