Primer operativo contra locales de venta de perros en Caracas

La Gerencia de Protección y Bienestar Animal en Venezuela ha llevado a cabo diferentes actuaciones para evaluar las condiciones de varios animales. Estos se comercializan en los famosos locales sobre la avenida Caracas de venta de perros.

En diferentes operativos se han podido localizar muchos animales que ni siquiera tenían la edad mínima para estar a la venta. Otros no tenían las vacunas y los demás estaban en malas condiciones de salud y hacinamiento.

En este tipo de lugares no se venden únicamente animales, sino también accesorios, comida y medicinas.

Los animales que se han aprehendido han sido llevados a una clínica veterinaria donde están recibiendo todo la atención necesaria.

La edad límite para la venta de perros

tekis-rescato-200-perros

En muchos lugares se ha fijado la edad de 3 meses para entender que los animales ya pueden comercializarse. En cualquier caso, siempre se fija que tienen que venderse en condiciones óptimas de bienestar.

En este sentido, siempre hay que recordar que una de las formas de crueldad es cuando se promueve la explotación de perros y gatos de determinadas razas. Máxime si las personas contribuyen con este maltrato cuando se sigue comprando y se le sugiere a los demás que continúen haciéndolo.

En diferentes ocasiones, organizaciones sin ánimo de lucro como la Asociación Defensora de Animales (ADA) y AnimaNaturalis Internacional han hecho llamadas de alerta sobre algunas zonas del mundo donde se comercializa con los animales y la venta de perros.

Con frecuencia en estos lugares los animales se venden ya enfermos por las condiciones en las que se tratan. Además, en varias tiendas se evidencia que los perros y los gatos viven en hacinamiento y mal alimentados.

Requisitos de las tiendas de venta de animales domésticos

Para todos los animales que se venden o comercializan, y especialmente los de compañía, necesitan cumplir una serie de requisitos administrativos y sanitarios. A la hora de su exposición y venta en tiendas de animales o de su mantenimiento durante temporadas en albergues o similares han de cumplir unos cánones.

Lo primero para comprar un animal de compañía es que estemos seguros de que se adaptará a nuestro modo de vida. Una mascota ocupa tiempo y merece de hueco cuando tomamos la decisión consciente de llevar uno a su casa.

El animal que llevemos a casa necesita nuestro cuidado, nuestra protección y nuestra preocupación. No es un artículo de usar y tirar cuando se comporta de modo incorrecto. Tampoco cuando se hacn viejo, vive más tiempo que el que dura su valor como diversión o presenta problemas.

 La compra por capricho. Ojo con la venta de perros

Tenemos que concienciarnos de no comprar animales de compañía por capricho. Si lo hacemos, estamos fomentando que se creen una especie de fábricas y que sean producidos y vendidos para capricho.

No es bueno comprar un animal para fines de exhibición, es preferible adoptar uno que lo necesite.

Si realmente se decide a comprar un animal de raza pura, hay que contactar con un criador autorizado y honesto. Normalmente los criadores estarán afiliados a clubes de la raza y disponen de información sobre el cuidado de la salud a lo largo de varias generaciones. Ellos han seleccionado a sus animales de enfermedades genéticas.

Es interesante acudir a clubes y centros veterinarios, solicitando información y una lista de criadores recomendados en su zona. Una buena norma es no comprar ningún animal de raza pura donde no podamos ver al menos a uno de los progenitores. Tampoco donde no se pueda conseguir ni la historia médica ni el expediente del comportamiento de ambos.

 Un animal de raza

Para adquirir un perro o gato de raza pura, hay que consultar con el veterinario todo lo que se refiere a los posibles problemas hereditarios y si se pueden determinar antes de comprarlo.

Si los criadores son realmente profesionales, pueden ofrecernos las pruebas necesarias que determinan que la raza es realmente pura.

La revisión con el veterinario

perro-con-fobias-a-los-perros

Tras adquirir un nuevo animal de compañía, es necesario concertar una cita con el veterinario y llevar consigo toda la información que se posea sobre el cuidado sanitario anterior. También una gran lista de preguntas, que el profesional responderá amablemente. Es muy útil llevar una muestra de heces, ya que parásitos tales como las lombrices no son insólitos, pero exigirán el diagnóstico y el tratamiento adecuados.

Los cachorros y los gatitos necesitan una serie de vacunaciones cuando son jóvenes. Posteriormente hemos de inyectar dosis periódicas de recuerdo todos los años, así como sistemas preventivos personalizados.

Otra medida importante es asegurarnos de tener a la nueva mascota castrada en cuanto el veterinario lo recomiende.

Categorías: Noticias Etiquetas:
Te puede gustar