Las nuevas enfermedades en la fauna silvestre

Las técnicas ganaderas actuales, los cambios del uso del suelo, el tráfico de animales y un sin fin de acciones humanas más propician la aparición de enfermedades mortales en la fauna silvestre.
Las nuevas enfermedades en la fauna silvestre
Ana Díaz Maqueda

Escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda.

Última actualización: 26 enero, 2021

En muchas ocasiones, se ha nombrado la destrucción de la naturaleza como causa subyacente a la aparición del nuevo virus en boca de todos. Aunque la humanidad ahora se centra en este patógeno y sus consecuencias, en la fauna silvestre están emergiendo enfermedades que tampoco eran conocidas o habituales.

¿La causa? El ser humano y su imparable avance hacia un planeta totalmente enfermo que, a pesar de las advertencias, no realiza cambios en su modo de vida. Alrededor del mundo los animales están enfermando y muriendo por causas humanas, ¿hasta cuándo seguiremos así?

¿Qué son las nuevas enfermedades en la fauna silvestre?

Después de todo, el ser humano no es el único animal que puede enfermar. Las consecuencias de sus actos han terminado por afectar a todos los seres vivos de este planeta, así lo ha mostrado el informe anual elaborado por la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (UICN).

En los últimos años, pero sobre todo en el más reciente, multitud de instituciones, organizaciones, centros de rescates y otros organismos han descubierto evidencias de enfermedades sufridas por animales que antes no las padecían.

En la mayoría de los casos, las patologías descubiertas ya están estudiadas y bien documentadas, pero en otros lugares del mundo. El peligro de que aparezcan brotes de patologías prácticamente inocuas en su lugar de origen es que pueden acabar con una especie si este patógeno cruza fronteras.

Por otro lado, patologías que antes afectaban solo a algunos miembros de una población de una especie concreta, ahora arrasan con todos sus individuos. Asimismo, los virus y bacterias pueden saltar a otras especies.

Un mono cautivo entre rejas.

Nuevas enfermedades en la fauna silvestre

Una de las partes más negativas de todo este asunto es que las nuevas enfermedades en la fauna salvaje no se detectan porque exista un control frecuente de las mismas, sino porque comienzan a morir en masa.

Síndrome de la nariz blanca

Esto es lo que ocurrió con los murciélagos hibernantes de América del Norte. Un día, el hongo Pseudogymnoascus destructans , que causa el síndrome de la nariz blanca en Eurasia, llegó a suelos americanos de la mano de un grupo de excursionistas de cuevas.

Desde aquel momento, millones de murciélagos han muerto como consecuencia de la infección por este hongo. Sin embargo, en Europa y Asia, este microorganismo no parece provocar una disminución agresiva de las poblaciones de murciélagos.

Las razones de esta diferencia de susceptibilidad al hongo pueden ser varias. Los murciélagos euroasiáticos llevan siglos conviviendo con él, por lo que su sistema inmune ya está preparado. Del mismo modo, el comportamiento de las especies y los factores ambientales —como la temperatura y la humedad— también son diferentes.

Este hongo aún no ha llegado a Oceanía y, de hacerlo, se desconocen por completo las consecuencias que podría tener allí sobre los quirópteros o incluso sobre otras especies.

El moquillo canino y los tigres de Amur

El tigre de Amur ( Panthera tigris altaica ) es una de las especies de tigres más amenazadas y se encuentra en peligro de extinción. Entre las causas de su declive se encuentran la destrucción y fragmentación del hábitat, la falta de presas y la caza furtiva. Por si esto fuera poco, una nueva cepa local del virus del moquillo canino lo está matando.

Este virus proviene de las poblaciones de perros circundantes que no tienen propietario o cuando este no toma las medidas oportunas de vacunación. A día de hoy, la vacunación masiva de los perros ya no tendría sentido, por lo que se ha optado por vacunar a los tigres.

El avance de la sarna sarcóptica

La sarna sarcóptica es una enfermedad causada por el ácaro Sarcoptes scabiei . Este ectoparásito es muy conocido por infectar a la fauna doméstica e incluso al ser humano. Sin tratamiento, esta patología puede llegar a acabar con la vida del animal.

No todas las especies son igualmente susceptibles a este ectoparásito. Es más, existen diferencias individuales en relación al grado de desarrollo de la enfermedad que no tienen respuesta en la actualidad.

En los últimos años, ha habido una explosión de brotes de sarna en regiones del mundo donde no había, como sudamérica. El vector parece haber sido el perro, pero no hay evidencias de ello.

Según diversos estudios, se cree que la sarna acabó con el 95 % de la población de guanacos ( Lama guanicoe) y entre un 55 % y 98 % la de vicuñas (Vicugna vicugna ), en el parque nacional San Guillermo, Argentina. 

Por desgracia, parece que esta es la tendencia general en otros lugares del mundo. Algunas de las especies más afectadas por la sarna son los wombats ( Vombatidae sp. ) en Australia y los zorros rojos (Vulpes vulpes), el rebeco cantábrico ( Rupicapra rupicapra ), el íbice ( Capra ibex ) y la cabra hispánica ( Capra pyrenaica ) en Europa.

Otras nuevas enfermedades en la fauna silvestre

Aparte de las enfermedades ya nombradas, existen muchas otras que están causando estragos alrededor del mundo. Un caso muy estudiado es el del hongo que ha mermado una gran cantidad de especies de ranas y sapos en la naturaleza, Batrachochytrium dendrobatidis.

También están las enfermedades que traen la sobrepoblación de ganado u otros animales domésticos, con escaso seguimiento veterinario y que conviven en el mismo lugar que especies silvestres. Algunas de estas enfermedades son las siguientes:

  • Diarrea viral bovina.
  • Leucemia felina e inmunodeficiencia felina.
  • Parvovirus.
  • Linfadenitis caseosa.
  • Parapoxvirus

Las consecuencias de la propagación de estas enfermedades, que tienen una alta mortalidad incluso con tratamiento veterinario, son inimaginables. Lo peor de todo es que, directa o indirectamente, el causante de todo esto es el ser humano.

Causas principales de la aparición de enfermedades en la naturaleza

La pandemia actual y otros brotes de enfermedades como el ébola nos muestran que la destrucción del equilibrio dentro de los distintos ecosistemas solo nos traerán desgracias.

Aunque las causas de la aparición de nuevas enfermedades en la fauna silvestre pueden ser muy variadas, todas tienen en común al ser humano. Los ecosistemas, y en este caso los animales, se enfrentan a la devastación total.

El cambio climático propicia no solo variaciones en la temperatura global, sino modificaciones en el comportamiento de muchos animales que los expone a enfermedades que antes evitaban.

La destrucción y la fragmentación de los hábitats provocan una presión sobre la fauna que debe migrar o desplazarse a otros lugares, si es que tienen la opción. Esto supone un estrés que los debilita y los hace más propensos a las infecciones.

Por otro lado, el deshielo está liberando patógenos que han permanecido congelados durante miles de años. Ahora se desconocen cómo estos microorganismos pueden actuar.

Por último, la expansión del ganado humano, la tenencia irresponsable de mascotas, así como el tráfico de animales silvestres provoca también un desplazamiento de los microorganismos junto a las enfermedades que estos provocan.

Las enfermedades en la fauna silvestre pueden ser muy peligrosas.

Ahora, un conjunto de organizaciones mundiales como One Health han lanzado un proyecto de control, prevención y tratamiento de enfermedades en la fauna silvestre. Si los gobiernos y multinacionales se ponen de acuerdo para llevar a cabo las acciones necesarias para detener esta devastación, puede que aún haya esperanza para todos.

Te podría interesar...
Biodiversidad y buenas prácticas agrícolas: ¿qué relación tienen?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Biodiversidad y buenas prácticas agrícolas: ¿qué relación tienen?

La mayoría de la biodiversidad terrestre vive en zonas agrícolas. Así, preservar a los seres vivos pasa por adaptar la agricultura a ellos.



  • Astorga, F., Carver, S., Almberg, E.S. et al. (2018). International meeting on sarcoptic mange in wildlife, June 2018, Blacksburg, Virginia, USA. Parasites Vectors 11, 449. https://doi.org/10.1186/s13071-018-3015-1
  • Díaz Levi, P. (Enero, 2021). La emergencia de enfermedades en la fauna silvestre, el síntoma de un planeta enfermo. El País. DIsponible en: https://elpais.com/ciencia/2021-01-05/el-sintoma-de-un-planeta-enfermo-la-emergencia-de-enfermedades-en-la-fauna-silvestre.html
  • Gilbert, M., Sulikhan, N., Uphyrkina, O., Goncharuk, M., Kerley, L., Castro, E. H., ... & Cleaveland, S. (2020). Distemper, extinction, and vaccination of the Amur tiger. Proceedings of the National Academy of Sciences, 117(50), 31954-31962.
  • Holz, P., Hufschmid, J., Boardman, W. S., Cassey, P., Firestone, S., Lumsden, L. F., ... & Stevenson, M. (2020). Does the fungus causing white-nose syndrome pose a significant risk to Australian bats?. Wildlife Research, 46(8), 657-668.
  • IPBES (2020) Workshop Report on Biodiversity and Pandemics of the Intergovernmental Platform on Biodiversity and Ecosystem Services. Daszak, P., das Neves, C., Amuasi, J., Hayman, D., Kuiken, T., Roche, B., Zambrana-Torrelio, C., Buss, P., Dundarova, H., Feferholtz, Y., Foldvari, G., Igbinosa, E., Junglen, S., Liu, Q., Suzan, G., Uhart, M., Wannous, C., Woolaston, K., Mosig Reidl, P., O'Brien, K., Pascual, U., Stoett, P., Li, H., Ngo, H. T., IPBES secretariat, Bonn, Germany, DOI:10.5281/zenodo.4147317
  • Miquelle, D., Darman, Y. & Seryodkin, I. 2011. Panthera tigris ssp. altaica. The IUCN Red List of Threatened Species 2011: e.T15956A5333650.
  • Vanderwolf, K. J., Campbell, L. J., Goldberg, T. L., Blehert, D. S., & Lorch, J. M. (2020). Skin fungal assemblages of bats vary based on susceptibility to white-nose syndrome. The ISME Journal, 1-12.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.