Nos despedimos del último perro de rescate del 11-S

Alba Muñiz · 21 junio, 2016

El último de los canes que había participado en las operaciones de salvamento tras los atentados del llamado 11 S, en EE. UU., acaba de morir. Se trata de un ejemplar hembra de la raza Golden Retriever, llamada Bretagne, que fue despedida con honores por miembros de la Texas Task Force 1, en donde se había desempeñado como perro de rescate hasta 2009.

Bretagne, un perro de rescate en medio de la tragedia del  World Trade Center

Bretagne, de 16 años, fue sacrificada en una clínica veterinaria de Houston, a causa de las complicaciones renales que padecía. Casi 15 años atrás, junto a su instructora Denise Corliss, había sido enviada desde Texas hasta Nueva York para buscar supervivientes tras el derrumbe de las Torres Gemelas.

La perra y Corliss estuvieron 10 días en la zona del desastre. La mujer recuerda que el can, de apenas 2 años en ese entonces, reaccionó rápido ante la terrible situación y enseguida comenzó su tarea de búsqueda de personas bajo los escombros.

El animal también formó parte de los equipos que auxiliaron a las víctimas del ya famoso huracán Katrina, que devastó la ciudad de Nueva Orleans, en el estado norteamericano de Luisiana.

Murió el último perro de rescate que había participado en las tareas de salvamento, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, en las Torres Gemelas de Nueva York. Ojalá el recuerdo de Bretagne sirva para hacernos reflexionar sobre todo lo bueno que estos animales nos ofrecen a diario a los humanos. Y para que empecemos a corresponderles como es debido.

La perra rescatista, despedida con honores

Un gran número de socorristas escoltaron a Bretagne hasta el centro veterinario donde fue sacrificada (aquí puedes ver un video). Y una bandera de EE. UU. se colocó sobre su cuerpo sin vida a modo de homenaje.

Un año antes, Corliss había llevado a la perra a visitar el memorial del 11 S. Además, las dos participaron de un reportaje realizado para la cadena NBC y hasta se reunieron con el ex presidente George W. Bush.

Bretagne se había convertido en una embajadora de los canes de rescate en retiro. Así había visitado una gran cantidad de escuelas primarias. También fue nominada para el Premio Perro Héroe de la American Humane Association.

Bretagne, un animal ideal para realizar tareas de rescate

perro de rescate 2
Fuente: Facebook de Texas Task Force 1

Corliss recuerda que la primera vez que vio a Bretagne tuvo la sensación de que era la indicada para convertirse en un gran perro de rescate. Sin dudas era un cachorro decidido.

Los canes rescatistas desarrollan una tarea fundamental a la hora de detectar supervivientes en distintos tipos de desastres. Y son mucho más eficientes y veloces que cualquier tipo de máquina que se utilice con los mismos fines.

De más está decir que en situaciones donde la rapidez con que se actúa puede ser la diferencia entre la vida y la muerte, la labor de estos seres se vuelve irremplazable.

Pero además, logran algo que ninguna tecnología ha conseguido desarrollar hasta el momento: pueden detectar cadáveres bajo los escombros.

Los perros de rescate, aliados fundamentales del hombre en situaciones de desastre

Un perro de rescate suma a su gran capacidad olfativa y auditiva, la intuición y el empecinamiento. Y Bretagne era, sobre todo, persistente, según la recuerda Corliss.

Cuando un can detecta a una persona -viva o muerta- comienza a llamar la atención de los socorristas. Por ejemplo:

  • Ladra.
  • Da vueltas alrededor del sitio indicado.
  • Se sienta en el lugar y no se mueve.

Sería bueno que el recuerdo de Bretagne nos haga reflexionar sobre todo lo bueno que los perros nos aportan a los seres humanos. Ojalá sepamos corresponderles con todo el cariño y el respeto que estos animales se merecen.

Fuente de las fotos: Facebook Texas Task Force 1