Normativa sobre perros en ascensores públicos

14 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
¿Cómo regula la ley la convivencia en una comunidad de vecinos entre perros y mascotas? A continuación, mostraremos el estado de la situación de la normativa sobre perros en ascensores públicos

Hoy por hoy, gran parte de la población mundial que vive en centros urbanos decide compartir su hogar con uno o más perros. No obstante, aún son muchas las dudas frecuentes de los tutores sobre las ordenanzas vigentes acerca de la presencia de canes en los espacios públicos, incluido lo relativo a perros en ascensores públicos.

Perros en ascensores públicos: ¿existe una normativa en España sobre esta materia?

En ocasiones hablamos sobre los beneficios de convivir con perros para nuestra salud física y mental. Pero no podemos olvidar que adoptar a una mascota también implica responsabilidades y desafíos, principalmente cuando vivimos en pisos y necesitamos tener en cuenta ciertas normas –oficiales o subentendidas– de convivencia social y respeto mutuo.

En este sentido, una de las claves para evitar conflictos vecinales es conocer las normas para subirse con perros en ascensores públicos. Si bien es cierto que para los amantes de las mascotas esta situación nos parece perfectamente normal, lo cierto es que no todos están dispuestos a compartir este espacio cerrado y reducido con animales de compañía.

Pero preferencias y opiniones aparte, ¿existe o no una normativa que determine las condiciones para utilizar ascensores públicos con perros en España? Aunque pueda resultar decepcionante, la respuesta es: ¡no! No existe una ley marco a nivel nacional que hable específicamente sobre la presencia de perros en los ascensores en copropiedades vecinales.

Perros en ascensores

Ley sobre propiedad horizontal

En España, la ley sobre propiedad horizontal, publicada en 21 de julio de 1969, comprende toda la normativa vigente respecto a las viviendas y copropiedades. No obstante, dicha normativa no habla específicamente sobre la tenencia de mascotas en edificios, ni mucho menos prohíbe la permanencia de perros en ascensores públicos.

Como era de esperarse, la ausencia de una normativa oficial suele conllevar ciertas complicaciones para las relaciones vecinales. Desafortunadamente, no son escasas las veces que vemos copropietarios enfrentándose a prohibiciones o sanciones por utilizar los ascensores de su edificio en compañía de su perro.

¿Puede una junta vecinal prohibir la presencia de perros es ascensores públicos?

En la ausencia de una ley marco sobre la tenencia de animales en copropiedades vecinales, las juntas vecinales pueden dictar sus propios reglamentos o estatutos internos. No obstante, el problema aparece cuando las normas aprobadas por la comunidad vecinal se vuelven abusivas o contradictorias al infringir el derecho individual de cada propietario.

Por ejemplo, ninguna junta vecinal puede prohibir un copropietario adoptar a una mascota. No obstante, si la presencia de este animal implica daños físicos o morales para los demás copropietarios o para el patrimonio común, es posible que la junta vecinal recurra a una acción de cesación para poner un límite a este comportamiento inadecuado del perro o de su tutor.

Algo parecido ocurre cuando hablamos sobre la permanencia con perros en ascensores públicos. En líneas generales, se entiende que las comunidades vecinales no deberían prohibir la utilización de los ascensores a nuestros canes.

Después de todo, esta tecnología es tan importante para ellos como para nosotros, principalmente cuando alcanzan una edad avanzada y ya no cuentan con gran movilidad.

Perro en un elevador

Sin embargo, hay ciertos aspectos que pueden llevar a una junta vecinal a proponer que los perros solo puedan utilizar las escaleras en los edificios. Por ejemplo, el comportamiento inapropiado de un dueño (permitir o no recoger las necesidades de su mascota), o bien condiciones de salud de algunos o varios copropietarios (alergias, problemas dérmicos, fobias, etc.).

¿Cómo evitar problemas vecinales por el uso de ascensores con perros?

Por lo general, este tipo de problema por el uso de ascensores en comunidades vecinales se da con un vecino en particular. En estos casos, es muy importante que mantengamos la empatía e interpretemos esta situación con calma y racionalidad.

No todos los vecinos pueden ser obligados a disfrutar la compañía de los perros u otros animales de compañía. Además, hay quienes por razones de salud realmente no pueden permanecer con un can en un espacio tan reducido y carente de ventilación, como suele ser un ascensor.

En todo caso, lo recomendable es mantener una conducta pacífica y solidaria, que permita que el otro vecino tenga preferencia al utilizar el ascensor. Así mismo, recuerda siempre solicitar una copia del estatuto en tu edificio para conocer las normas y condiciones vigentes en tu comunidad vecinal.

Con la documentación en la mano, será posible evitar muchos dolores de cabeza innecesarios y también tendrás una base sólida para hacer valer tus derechos como tutor y copropietario.

  • Boletín Oficial Valladolid. Ordenanza reguladora de la Convivencia responsable y Protección Animal de la Ciudad de Valladolid. Extraído de: https://bop.sede.diputaciondevalladolid.es/boletines/2018/octubre/22/BOPVA-A-2018-04038.pdf
  • Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre propiedad horizontal. Extraído de: https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1960-10906