Un niño vende su patineta para comprar medicinas para un perro callejero

Yamila · 28 diciembre, 2016

Los pequeños y las mascotas tienen una relación más que especial. Más allá de la amistad y los juegos entre ellos que realmente nos enternecen, también hay historias que merece la pena contar. Como por ejemplo la de este niño que vende su patineta para comprar medicinas a un perro callejero.

Un niño compra medicinas para un perro callejero

La historia de este artículo se desarrolla en la Provincia de Mendoza, al sur de Argentina. Mauco es un niño de 9 años que mientras jugaba en la calle se encontró con un perro callejero. Así que lo llevó a su casa para darle comida y refugio. Lo nombró “Rocko”.

El pequeño vivía solo con su madre y no tenían muchos recursos. Por ello, Mauco se puso muy triste cuando la señora le dijo que no contaba con el dinero para pagar los medicamentos de su nuevo amigo, que estaba herido en una de sus patas.

El niño no se dio por vencido y encontró la solución para ayudar a su perrito. Al regresar del colegio tras visitar al veterinario, le pidió a su madre, Laura, que le prestara su cuenta de Facebook. Luego, postearía lo siguiente:

“Hola, soy Mauco el hijo de Laura. Ella me prestó su Facebook porque yo no tengo. Miren este perrito que encontré en la calle, está enfermo y tiene una pata quebrada. Nosotros le damos de comer y lo bañamos, pero necesita medicinas. Vendo mi patineta para poder llevarlo al veterinario. Si alguien está interesado, dejen su número por acá que mi mamá les llamará. Gracias”.

Lo que Mauco nunca imaginó es que muchas personas vieran el mensaje, lo publicaran en sus muros y recibiera tanto apoyo. Gracias a la ayuda de extraños, el perro fue atendido a tiempo y pudo salvar la pata. Y además, el niño no tuvo que vender su patineta para conseguir el dinero.

Ken, el niño que fundó un refugio para perros

Fuente: trome.pe
Fuente: trome.pe

La historia de Mauco no es la única que contaremos en este artículo. Hay muchas más que nos llenan el alma y nos hacen creer en la solidaridad de los niños. En este caso les hablaremos de Ken, un peque que con tan sólo 9 años logró fundar su propio refugio para perros callejeros, en Filipinas.

Con la ayuda de su padre y de algunos donadores que contactó por internet, este pequeño cumplió su sueño. Logró construir casas para canes desamparados. Desde hacía algunos meses Ken ayudaba a todos los animales que veía en la calle. Pasaba tiempo con ellos, les daba comida y les hacía mimos.

El padre del niño le tomó una fotografía con dos perros callejeros y la subió a internet para recaudar dinero. Personas de todo el mundo comenzaron a ayudarle. Recibieron comida de alta calidad en latas. También algunos veterinarios se ofrecieron a atenderles gratis. Así, con el dinero de las donaciones construyeron un refugio temporal para los tres animales, a quienes llamó Brownie, Blackie y White Puppy.

En el garage de la casa comenzó a funcionar “El club de los animales felices”. Los perros se iban recomponiendo y sus heridas sanando. Poco después pudo firmar un contrato por un año en un espacio cerca de la casa para que los peludos vivan mejor.

El refugio de animales, sin ánimo de lucro, estará funcionando en breve. Ken muestra orgulloso las fotos de sus perros y del avance del hogar que les está construyendo. Además, ha contado que recibió ayuda de todas partes del mundo, como por ejemplo un soldado que donó dinero en memoria de su perra que murió a los 14 años. También de un grupo de estudiantes de Estados Unidos que juntaron dinero para enviar al Club de Animales Felices.

Fuente de las imágenes: okchicas.com y trome.pe