Negão, el mejor empleado de una gasolinera

Yamila · 30 marzo, 2017

¿Qué pensarías si un día vas a cargar combustible en una gasolinera y te encuentras con un empleado de cuatro patas? Sin duda sería más que divertido y curioso. Esto es lo que deben de decir los que ven a Negão, un peludo que tiene trabajo y está muy feliz con él.

Negão y su empleo en una gasolinera

Los clientes se preguntan ¿cómo puede ser un empleado si se trata de un perro? Es algo dudoso, la verdad, pero todo cambia cuando lo ven en acción. Negão puede atender sin problemas la gasolinera y eso le dio el mote de “mejor asesor de servicio al consumidor”.

La historia de este particular trabajador comenzó hace dos años. Sucedió cuando una mujer llamada Sabrina Plannerer decidió comprar una estación de servicio en construcción junto a su pareja. La gasolinera está ubicada en la ciudad brasileña de Mogi das Cruzes.

Cuando llegaron a la obra se dieron cuenta de que había algo adicional al contrato. Allí se encontraba un inquilino de cuatro patas que había sido abandonado por sus dueños anteriores. La pareja no pudo abandonarlo ni llevarlo hasta un refugio ya que al parecer hacía mucho tiempo que vivía en el lugar.

Sabrina dijo que lo adoptaron al instante. Le ofrecieron todos los cuidados necesarios, incluyendo una visita al veterinario para vacunarlo y desparasitarlo. Le compraron una bolsa de pienso, una caseta especial para él y una correa para poder llevarlo de paseo.

El perro ‘gasolinero’

Cuando por fin la gasolinera fue inaugurada, Negão (que quiere decir “negro” en portugués) tenía un nuevo hogar. Estaba rodeado de amor y… ¡tenía un empleo! Como los dueños del establecimiento detectaron el carisma del canino hacia las personas, decidieron incluirle en el negocio.

Según cuentan, el perrito tiene un talento natural: atraer clientes. Por su labor en la gasolinera le han otorgado un carné que lo identifica como empleado del área comercial. Además, ha sido considerado el mejor en atención al cliente, ya que siempre está moviendo la cola y saludando a los transeúntes.

La dueña afirma que espera a que llegue un coche y se acerca a saludar. Algunos clientes asiduos le llevan juguetes o golosinas. Negão se ha convertido en la imagen publicitaria de una fundación del Grupo FERA. Esta tiene como objetivo conseguirle hogar a los perros callejeros gracias al apoyo de las empresas locales. Según el portavoz de la asociación, las personas disfrutan más de un colega de cuatro patas porque les hace más llevadero el trabajo.

Llevar los perros a la oficina

Cada vez son más las empresas que permiten a sus empleados llevar a sus perros. Lo hacen para reducir el estrés y disfrutar de una jornada más productiva. Según un estudio de la Universidad de Commonwealth de Virginia, en Estados Unidos los trabajadores que comparten su día con un peludín consideran más satisfactorias las horas en su puesto y regresan a casa más relajados y felices.

Permitir el acceso de las mascotas en las empresas sube la moral y reduce la ansiedad. La buena noticia es que los beneficios no sólo son para el dueño del perro, sino también para sus compañeros.

La investigación analizó el estado de ánimo de un grupo de trabajadores de una fábrica a quienes les permiten llevar a sus mascotas con ellos. Según el estudio, que duró una semana, el nivel de estrés de los empleados se había reducido. Al mismo tiempo la satisfacción laboral, el compromiso y el apoyo entre colegas se había incrementado.

Durante el transcurso de la jornada, las personas parecían cada vez más felices y menos cansadas cuando tenían la compañía de un perro. Tener una mascota en el lugar de trabajo es una gran ventaja porque permite la cooperación entre colegas, reduce la tensión y aumenta la productividad.

Siempre y cuando los caninos sean educados, no ataquen ni ladren y se lleven bien con desconocidos, una empresa puede permitir a sus empleados que un día a la semana lleven a sus mascotas de visita a la oficina, tienda o fábrica.

Fuente de las imágenes: www.extra.ec

Guardar