Por qué miles de personas son mordidas a diario por perros

Alba Muñiz · 9 febrero, 2016

La realidad indica que miles de personas son mordidas a diario por perros en todo el mundo. La mayoría de ellas son niños. ¿Por qué ocurre esto? Más allá de casos puntuales, la respuesta hay que buscarla en el desconocimiento del lenguaje corporal canino que tenemos  gran parte de los humanos.

Conoce por qué muchas personas son mordidas a diario por perros

perro te gruñe 2

Tanto adultos como niños estamos expuestos a ser mordidos alguna vez, ya sea por nuestro peludo o por un perro ajeno, tenga dueño o esté abandonado.

¿Esto sucede porque los perros son naturalmente agresivos, o al menos algunas razas?  De ninguna manera. La principal razón por la que un can puede atacarnos es porque tiene miedo. Además, otras causas pueden ser:

  • Ansiedad.
  • Estrés.
  • Dolor.
  • Instinto  de caza, o maternal.

Miles de personas son mordidas a diario por perros en todo el mundo. Conocer el lenguaje corporal de los canes y socializarlos de manera adecuada puede contribuir a disminuir este problema.

¿Cuáles son las señales que indican que un can nos puede morder?

Ahora bien, ¿cómo hacemos para advertir que un perro puede llegar a mordernos? Pues observando su lenguaje corporal. Las señales que anticipan una potencial mordida son:

  • Orejas para atrás.
  • Pelo del lomo erizado.
  • Contorno blanco de los ojos muy evidente.
  • Bostezos por ansiedad.

Además:

  • Gruñe.
  • Muestra los dientes.
  • Su cuerpo está inmóvil.
  • Establece contacto visual.

Cómo proceder si un perro da señales de querer atacarnos

Pero, ¿qué debes hacer si notas que un perro tiene intención de atacarte? En principio, si se trata de tu mascota, debes darle espacio, dejarla tranquila hasta que se tranquilice.

Si con esta medida no alcanza, o –sobre todo- si te cruzas con un can suelto en la vía pública y que da claras muestras de que va a atacar, pon en práctica estos consejos:

  • No corras.
  • Mantente quieto, con los brazos pegados al cuerpo.
  • Evita el contacto visual.
  • Intenta ubicarte de lado, nunca frente a él.

Recuerda que es de suma importancia que le expliques a tus hijos, desde pequeños, cómo reconocer a un perro que puede morderles y cómo deben comportarse para intentar evitarlo.

Cómo evitar que tu peludo sea un posible mordedor

Pero aunque no podamos lograr que todos los perros del mundo dejen de morder, vale la pena empezar por casa y asegurarnos de que nuestro can no se transforme en un posible mordedor. ¿Cómo? Socializándolo y educándolo adecuadamente para que no sienta temor ante otros animales y, sobre todo, ante los niños, que suelen realizar movimientos bruscos y ser muy bulliciosos.

Pero para evitar que tu perro muerda, sobre todo a tu hijo, también debes enseñarle a tu niño a manejarse correctamente con el can. Tienes que explicarle de forma clara y precisa, y de acuerdo a su edad, que su amigo de cuatro patas no es un juguete y que debe ser respetado como el ser vivo que es.

Explícale que no  moleste el animal cuando está descansando o comiendo. Y asegúrate de que no lo trate con brusquedad. Y, si el pequeño no tiene los suficiente años para comprender, debes supervisarlo constantemente cuando interactúe con su mascota.

Las mordeduras de animales, un problema mundial

Según indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), las mordeduras de animales representan un significativo problema de salud en todo el planeta. Si bien las personas pueden ser mordidas por un gran número de especies, la mayor cantidad de estos incidentes se registra con:

Contribuyamos a evitar que los perros muerdan

niño y perro

Cada año, según señala también la OMS, decenas de millones de personas son mordidas por perros. También la rabia sigue siendo una de las mayores preocupaciones en estos casos.

Si bien esta enfermedad está expandida por todo el mundo, excepto en la Antártida, más del 95 por ciento de las víctimas fatales se registran en Asia y Africa.

Además, los niños están más expuestos a ser mordidos por perros y a causa de  su tamaño pequeño, son los que más riesgos corren por estos ataques, que pueden ocasionarle graves lesiones en el cuello o en la cabeza.

Así que recuerda: con socialización, educación y, sobre todo, aprendiendo a decodificar el lenguaje corporal de los peludos propios y ajenos, podremos contribuir a evitar una buena parte de las mordeduras caninas.