Microchip, obligatorio, pero… ¿es útil?

Virginia Duque Mirón · 2 agosto, 2016

Tener una nueva mascota, especialmente si es un cachorro, genera gastos económicos que debemos tener presentes. No obstante, en ocasiones restamos importancia a algunas cosas pensando si realmente es necesario el gasto y si sirve para algo, como por ejemplo el microchip.

Este es obligatorio en la mayor parte de los países, pero ¿es realmente útil? ¿Sirve para algo? En este artículo te explicamos cómo funciona un microchip y todas sus ventajas.

¿Qué es el microchip?

El microchip es un dispositivo muy pequeño, como un grano de arroz, que va insertado en el cuello del animal. En él se introduce un código alfanumérico en el que se guardan los datos del propietario almacenándolo en una base de datos.

miedo al veterinario

En caso de que el animal se perdiera, los datos del microchip se pueden leer con un aparato capaz de descodificar códigos de barras y poder así localizar al dueño del perro.

Cuando el dueño denuncia la desaparición de su mascota, se accede a los archivos en los que el animal está inscrito y se pone en marcha una búsqueda por las perreras con el fin de localizar las más recientes recogidas. Si alguna de ellas es la desaparecida, el dispositivo alertará al sistema en el que están guardados los datos y así unir mascota y dueño.

No obstante, desgraciadamente ocurren robos de mascotas que son hechos por profesionales capaces de ocultar los datos del chip evitando así la recuperación del animal. Esto sucede especialmente con perros de razas caras.

¿Cuáles son las deficiencias del microchip?

Como toda la tecnología que existe, este dispositivo también tiene deficiencias e incluso puede fallar. Bueno, mejor dicho, es el sistema que lo rodea el que falla. Son dos las causas:

  • No existe un registro nacional. Por ejemplo, en España no existe un registro nacional de mascotas, por lo que si tu animal se pierde en una comunidad autónoma y aparece en otra, en la que aparece no habrá constancia ni de la mascota ni de sus datos. Para mejorar esto se necesitaría unificar todas las comunidades autónomas con el fin de que se pueda recuperar a un animal donde sea que aparezca.
  • Desconocimiento de los dueños. Pocos son los dueños que saben que existe un número al que hay que llamar cuando suceda una desaparición, robo o pérdida. En caso de robo es primordial hacerlo cuanto antes para no dar tiempo a los ladrones de que borren los datos. Ese teléfono lo tendrás siempre a mano en la tarjeta que el veterinario te entrega a la puesta del microchip.

Cómo mejorar su utilidad

El objetivo de este dispositivo, además de recuperar a los animales perdidos, consistía también en erradicar el abandono. No obstante, aunque en general se han cumplido estos objetivos, no se han obtenido tantos como se deseaban en principio.

Para conseguir que su eficacia fuera aún mayor se necesitaría al menos dos cosas:

  • Actualización de datos. Si el dueño del animal cambia de dirección, de teléfono o incluso si fallece, es necesario que se avise de todo esto para localizar al dueño cuanto antes. En caso de fallecimiento se hará con un familiar que pueda hacerse cargo del animal si se logra el rescate.
  • Avisar de la pérdida. Si los dueños no avisan al sistema de dispositivos de la desaparición, robo o pérdida de la mascota, difícilmente este podrá cumplir con su objetivo final: recuperar al animal y entregarlo a su dueño.
collar para perros

Sin embargo, a pesar de estas pequeñas deficiencias y de las mejoras que hay que hacer, en general el microchip es muy útil y se ha conseguido gracias a él recuperar a muchos animales perdidos. Por ejemplo, en España tan solo en 2011 se pudo recuperar gracias al microchip la friolera de 13400 animales perdidos.

Además, ahora existe una red europea en la que se censa a todos los animales con el dispositivo, por lo que si tu animal termina en otra parte del continente, puede ser encontrado. Eso sí, recuerda denunciar la desaparición.