Mi serpiente no come: ¿a qué se debe?

Una serpiente puede dejar de comer por muchos motivos, incluyendo el estrés, la impactación intestinal o una infección. Aprende a detectar este signo.
Mi serpiente no come: ¿a qué se debe?
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 30 julio, 2022

Los ofidios se abren cada vez más paso como mascotas exóticas en los hogares domésticos, pues suelen ser sencillos de mantener y no requieren demasiado espacio para mantenerse bien en condiciones cautivas. De todas formas, muchos tutores se alarman cuando su serpiente no come por 1, 2, 3 o incluso más meses seguidos. Esta conducta puede ser normal o indicar una patología.

Se reconocen unos 450 géneros de serpientes (u ofidios) y más de 3460 especies. Casi todas ellas se caracterizan por alimentarse poco, pues tienen un metabolismo bastante lento y pasan la mayor parte del tiempo en su guarida. De todas formas, no es natural que un ofidio doméstico pase meses y meses sin probar bocado. Descubre por qué lo hace.

¿Cada cuánto come una serpiente?

En primer lugar, es necesario destacar que las serpientes son reptiles ectotermos. Esto quiere decir que sus procesos metabólicos no generan suficiente calor interno, por lo que no pueden mantener su temperatura corporal relativamente constante (como sí lo hacen los mamíferos y las aves). Su tasa metabólica es baja y muchas especies reservan la termogénesis para momentos concretos.

En general, los animales ectotermos que dependen de la temperatura ambiental comen mucho menos que los mamíferos o los pájaros, pues sus tasas metabólica y energética son bajas en casi todos los momentos del día. Por ejemplo, se estima que una serpiente adulta solo necesita ingerir una presa cada 10-14 días para estar sana. De todas formas, los juveniles comen 1 vez a la semana.

Las serpientes suelen comer ratones muertos congelados (adultos o pinkies) con complementos vitamínicos como base de su alimentación. De todas formas, ciertas especies tienen dietas especializadas en consumir anfibios (como Heterodon nasicus), huevos (género Dasypeltis) o babosas (Pareas carinatus), entre otros pequeños seres vivos.

Es necesario informarse de los requerimientos de la mascota antes de hacerse con ella, pues algunas serpientes tienen dietas bastante especializadas. 

Un ejemplar de Heterodon nasicus.

¿Por qué deja de comer una serpiente?

Una serpiente que no come puede estar enferma o en una etapa específica de su vida. A continuación te mostramos los motivos naturales y patológicos que se encuentran tras este evento.

1. Razones naturales

La anorexia forma parte del ciclo vital de muchos ofidios, pues como hemos dicho en líneas previas tienen un metabolismo bastante lento. Algunas especies son más proclives a bajar de peso en un momento de su vida que otras y la falta de apetito natural responde a las siguientes situaciones:

  • Cambios de estación: aunque las condiciones del terrario de la serpiente sean similares durante todo el año y tenga una manta térmica que le caliente en todo momento, es muy posible que el cambio de estación module su apetito.
  • Intentos de brumación o brumación: algunos reptiles bruman en su ambiente natural durante ciertas partes del año, algo parecido a la hibernación de los mamíferos (pero menos drástico). En esta etapa reducen su ingesta calórica al mínimo. Un reptil que tiene intención de brumar se alejará voluntariamente de la fuente de calor del terrario.
  • Edad: los ejemplares jóvenes tienen que comer mucho más a menudo que los adultos, pues están en plena fase de desarrollo. Una serpiente muy mayor requerirá menos energía y se moverá muy poco en general.
  • Época reproductiva: algunas especies de serpientes dejan de comer completamente en la época reproductiva. Esto es aplicable sobre todo a los machos, que a veces se dedican en su totalidad a buscar una hembra receptiva.
  • Embarazo: una serpiente grávida puede rechazar la ingesta de alimento durante un tiempo hasta que ponga los huevos.
  • Muda: las serpientes mudan completamente de piel cada cierto tiempo. Dejan de comer antes y durante el acto y se vuelven mucho más tímidas, pues es un momento muy vulnerable para ellas.

Estas razones por los que una serpiente no come son naturales y no requieren tratamiento, pero nunca hay que darlas por hecho sin realizar una visita al veterinario. Antes de pensar en brumaciones y vejez es necesario descartar un cuadro patológico.

2. Razones no naturales

A continuación te mostramos los motivos patológicos o no biológicos que pueden provocar anorexia en una serpiente doméstica. Verás que la experiencia del tutor tiene mucho que ver con algunos de ellos.

2.1 Estrés

El estrés fisiológico provoca anorexia en todos los reptiles. Cuando un animal se siente en peligro su sistema digestivo pasa a un segundo plano, pues lo primal es agudizar los sentidos y la musculatura para escapar o luchar. Por ello, es muy normal que las serpientes estresadas dejen de comer completamente y de forma sostenida por meses enteros.

Muchos factores pueden provocar estrés en uno de estos animales: la llegada a casa por primera vez, la introducción de un compañero, los cambios ambientales, el transporte del terrario y muchas cosas más. Ten cuidado a la hora de introducir variaciones en la rutina de los ofidios, ya que es fácil que desarrollen estrés.

2.2 Temperatura inadecuada

Sin duda, esta es una de las razones estrellas por las que una serpiente no come en el entorno doméstico. Algunos tutores primerizos fallan a la hora de establecer el gradiente térmico del terrario y, por tanto, la mascota no puede regular su metabolismo de forma adecuada. 

La mayoría de serpientes se benefician de una temperatura general del terrario de 25 °C, pero con un foco de calor que genere un basking spot a 30-32 °C. Si no puede “recoger” energía de esta zona caliente, la mascota detendrá su digestión y dejará de alimentarse.

2.3 Impactación

Una serpiente puede sufrir impactación intestinal derivada de la ingesta de sustrato, de malas condiciones ambientales o de una malformación interna. La presencia de un tapón a nivel rectal evitará que el animal pueda defecar y por la hinchazón resultante no comerá.

2.4 Estomatitis

La estomatitis es una enfermedad rara, pero más común en ofidios que en el resto de reptiles. Esta ocurre cuando el tejido oral de la serpiente se inflama y necrotiza debido a una infección generalmente bacteriana. Como el animal no puede comer desde un punto de vista mecánico, ignorará a las presas muertas.

2.5 Parásitos intestinales

Los parásitos intestinales, conocidos en general como gusanos (hookworms roundworms en inglés) provocan anorexia y pérdida de peso crónica en los reptiles domésticos. También causan diarrea, por lo que fomentan que aparezca en ellos un cuadro grave de deshidratación.

2.6 Otras enfermedades

Los tumores, las distocias (retención de huevos en hembras grávidas), las infecciones del tracto respiratorio, las quemaduras derivadas de una mala termorregulación, el ofrecimiento de presas inadecuadas, las lesiones bucales y muchas cosas más pueden provocar que una serpiente no coma. Acude al veterinario para librarte de dudas, pues encontrar la causa desde casa es imposible.

Una serpiente en su guarida.

¿Qué hago si mi serpiente no come?

En conclusión, una serpiente puede dejar de comer por muchísimos motivos. Lo primero que debes hacer si percibes anorexia en tu reptil es revisar las temperaturas del terrario y, si la especie lo permite, subirlas. Es posible que esto acelere un poco su metabolismo. También puedes mover de forma efusiva a las presas o rociarlas con otros aromas para llamar su atención.

Si esto no funciona, es hora de ir al veterinario. Puede que la serpiente esté enferma o puede que no, pero lo mejor siempre será curarse en salud. Cuando una condición se cronifica en reptiles domésticos es muy difícil tratarla, así que no pierdas tiempo.

Te podría interesar...
¿Las serpientes escuchan los sonidos?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Las serpientes escuchan los sonidos?

Si las serpientes son sordas o no fue motivo de discusión en la comunidad durante un tiempo. La ciencia da respuesta a esta cuestión.




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.