Mi perro se marea

Francisco María García · 6 abril, 2016

Los incidentes si un perro se marea suelen generar mucha alarma en los propietarios de estos animales, además de constituir indicativos de problemas más graves. Las causas pueden ser muchas y es necesario que el veterinario proponga el tratamiento adecuado tras su diagnóstico.

Si el perro se marea, puede ser un trastorno en el oído

Los perros se marean cuando el oído medio, el interno o el cerebelo se alteran. En el oído medio y en el interno hay un líquido que ayuda al cerebro del animal a mantener el equilibrio, así como la orientación espacial. Cuando estas áreas del cuerpo son alteradas por una infección, enfermedad o cualquier otra condición, el cerebro del perro transmite a  su cuerpo que no está en equilibrio y el animal se marea.

urgencias veterinarias

Igual que ocurre con las personas, algunos perros tienen propensión a la hipoglucemia. Cuando esto ocurre, el animal puede marearse. Esta patología se trata suministrando al perro suplementos o una dieta especial. De esta forma se podrá prevenir futuros episodios de mareo.

Algunas causas de por qué el perro se marea

Las picaduras o mordeduras de algunos insectos, como es el caso de las abejas, también pueden causar mareos en los perros. En ocasiones, un can puede marearse tras recibir un picotazo de un bicho, que es una de las causas importantes de alteración del oído interno o el medio.

La mayoría de las infecciones que se producen en el oído del animal pueden aliviarse con antibióticos. Cuando la infección es grave o crónica, es posible requerir una cirugía para aliviar la presión en el oído interno o medio con el fin de evitar que el perro se vuelva a marear.

Cuando se ha sufrido una enfermedad vestibular, los mareos son otro efecto secundario. Si la dolencia se ha tratado con éxito, el mareo debe quitarse con el tiempo, pero si la enfermedad persiste, es probable que también persistan los mareos.

Las enfermedades del corazón también pueden causar mareos relacionados generalmente con el agotamiento. Los animales con fases de cáncer avanzadas también pueden marearse con frecuencia, especialmente cuando el tumor invade el cerebro o las áreas cerca de las orejas.

¿Cómo actuar si el perro se marea?

En los episodios de mareo, los perros pueden tener problemas para caminar o incluso mantener erguida la cabeza. Es importante que el animal se quede quieto. Es muy bueno sentar al can con la cabeza hacia abajo, o incluso echado en el suelo y con la parte trasera un poco elevada. Cubrir al perro para que no tenga frío también lo ayudará aunque no veamos temblores.

No hay que hacer que el perro coma o beba después de un episodio de mareo, ni agitarlo para que reaccione. Lo ideal es llevar el animal al veterinario, incluso si el perro parece sentirse bien, para determinar la causa del episodio de mareo.

El viaje

En algunos casos los perros llevan muy mal el viaje en coche y constituye un sufrimiento para sus dueños. Cuando el animal sube al automóvil y se inicia el trayecto, ya comienza a vomitar. Para esto hay soluciones. En primer lugar, familiarizar al perro con el vehículo, pues debe sentirse cómodo en el coche con el motor parado.

perro viaja coche

Otra acción que funciona es subir y bajar al animal al automóvil repetidas veces, hasta que se tranquilice y se dé cuenta que no pasa nada. Pero hay otras cuestiones, y una importante es el alimento. Hay que evitar que el animal coma al menos 5 horas antes de iniciar la ruta, y también hay que limitar el acceso al agua. El perro debe viajar con el estómago vacío y de este modo evitaremos el vómito.

En el mercado hay muchos medicamentos indicados para los perros con tendencia al mareo que reducen los síntomas considerablemente y no tienen efectos secundarios para nuestra mascota. También hay algunos productos naturales.

El animal tiene que estar tranquilo antes del viaje y no debemos alterarle con juegos o con alguna otra acción que le inquiete pensando que le entretenemos, pues con ello sólo conseguiremos que el mareo aparezca más rápidamente.

La forma de conducir

Hay otros consejos útiles, como es el conducir relajadamente, sin frenazos ni acelerones, con aire acondicionado o un aire fresco permanente para la oxigenación del animal, así como evitar olores fuertes en el coche, o también hacer paradas para que el can haga sus necesidades, beba un poco de agua y estire sus patas.