¿Cómo mejorar la calidad de los huevos de gallina?

Los cuidados, las condiciones sanitarias saludables y una dieta equilibrada son la base de la producción de huevos de calidad

Todo productor sabe que es posible mejorar la calidad de los huevos de gallina. Hay razas de gallinas ponedoras preparadas genéticamente para sostener largos períodos productivos, pero el mantenimiento del ave en condiciones adecuadas es un factor vital para una buena cosecha.

La calidad de los huevos de gallina es consecuencia de la utilización de los diferentes elementos de la producción. Los cuidados, las condiciones sanitarias saludables y una dieta equilibrada son la base de la producción de huevos de calidad.

Cómo se reconocen los huevos de buena calidad

Aunque puede parecer una obviedad decir que un huevo es un huevo, y que es casi ridículo hablar de la ‘calidad’ del huevo, sin embargo, los empresarios especializados y  quienes los usan en la cocina saben bien que no es así. Veamos algunas de las cualidades que debe tener:

  • Calidad de la cáscara

El aspecto externo y su tamaño brindan una primera impresión al ojo observador. El aspecto está determinado fundamentalmente por la calidad de la cáscara, que se manifiesta por el color y el brillo.

Los vendedores saben que la gente elige siempre los huevos limpios, de cáscara sin imperfecciones y con aspecto cuidado. Los huevos con cáscaras débiles o manchadas pueden indicar enfermedades de las gallinas.

  • Calidad de la yema

Una vez partido el huevo, el color de la yema es un buen indicador de la calidad del huevo. Es frecuente encontrar yemas de color amarillo pálido, amarillo intenso y hasta anaranjadas.

El color natural de la yema depende de la dieta de las aves. Generalmente, el color intenso se asocia con el huevo de campo, por lo que es la tonalidad preferida por los consumidores.

Alimentos como el maíz y la alfalfa contribuyen al color fuerte. Algunos productores utilizan sustancias sintéticas para que el huevo tenga este color intenso.

  • Calidad de la clara

 Se manifiesta principalmente por la consistencia. Cuanto más espesa y gelatinosa, mejor calidad. Un  factor fundamental es la edad de la gallina ponedora. La alimentación también es importante. El exceso de magnesio en la dieta perjudica la clara.

Cómo mejorar la calidad de los huevos de gallinas

Factores que inciden en la calidad de los huevos de gallina

La genética de la ponedora es un factor determinante. Pero existen otros factores con los que se puede lograr mejorar la calidad de los huevos de gallina. Entre ellos destacan los factores nutricionales, los factores ambientales y los factores sanitarios.

Factores nutricionales

Tienen que ver con la alimentación de la gallina. ¿Cuáles son?

  • Para lograr un huevo de calidad es preciso que las gallinas tengan el calcio necesario. Si no lo consumen, utilizarán el de sus patas y huesos, se debilitarán y sus huevos serán de índole  inferior. Además, el período productivo será menor. Integrar calcio a la dieta de las ponedoras ayuda a obtener  huevos de buena calidad. 
  • Fósforo. El fósforo es necesario para las gallinas ponedoras solo en una etapa de su desarrollo. El exceso de esta sustancia, cuando el ave tiene más de un año de vida, perjudica la calidad de los huevos y ocasiona una mala distribución del calcio.
  • Vitamina D. Es importante incluir dosis adecuadas de esta vitamina en la dieta de las ponedoras. La falta de esta vitamina provoca la descalcificación de la cáscara y el huevo será de calidad inferior.
  • Zinc, magnesio y cobre. Son minerales que intervienen en la formación de las membranas del huevo. Por tanto, su incorporación en la alimentación resulta beneficiosa para mejorar la calidad de los huevos de la gallina.
  • Grasa y ácido linoleico. Impacta principalmente en el tamaño del huevo. Se proporciona a los animales en la alimentación en forma de aceites vegetales.
Cómo mejorar la calidad de los huevos de gallinas

Factores ambientales y sanitarios

  • Las gallinas que viven en un entorno libre de estrés lograrán una mejor producción. La climatización del ambiente es importante. Las gallinas sometidas a calor sofocante o a fríos intensos producen huevos de calidad inferior.
  • La existencia de micro toxinas afecta el metabolismo de la vitamina D y la absorción de nutrientes. Es importante controlar estas toxinas y prevenir la afectación en las aves.
  • Es imprescindible la aplicación de programas de vacunación para la prevención de enfermedades. Las gallinas se enferman fácilmente de bronquitis infecciosa y de otras enfermedades que disminuyen las puestas. Un plantel de ponedoras saludable tendrá una producción de buena calidad.

Por último, señalar que el asesoramiento especializado permitirá una mejor planificación de la producción de las gallinas ponedoras y la obtención de rendimientos más favorables.

Te puede gustar