Cómo una mascota te puede hacer mejor persona

Francisco María García · 25 octubre, 2016

La relación entre personas y mascotas ha derivado en mucha curiosidad a los científicos de todo el mundo. Hasta han realizado diversos estudios en los que se demuestra que gracias a animales como los perros y gatos, puedes ser mejor persona y estar más sana mental y físicamente.

Beneficios que aportan las mascotas para ser mejor persona

el 80% de las personas con mascotas no saben como cuidarlas

  • Fisiológicos. Tener una mascota en casa favorece el que inconsciente e involuntariamente liberemos la hormona de la oxitocina y las endorfinas, asociadas con el placer y el disfrute. Esto nos trae diferentes ventajas, como es disminuir la ansiedad y el estrés que nos causa la soledad, fortalecer el sistema inmune de los niños pequeños, más actividad física gracias a juegos y paseos, así como protegernos de algunas enfermedades cardiovasculares.
  • Beneficios psicológicos. Nuestra mascota será el mejor compañero, en todos los casos. Está demostrado que perros y gatos aumentan nuestra autoestima y nuestro sentido de la responsabilidad, contribuyen y fomentan nuestra alegría, disminuyen la sensación que podemos tener ante la soledad y nuestras alteraciones psicológicas, etc.
  • Beneficios psicosociales para ser mejor persona. Pasear e ir acompañados de una mascota siempre nos da la oportunidad de relacionarnos con nuevas personas y formar parte de otros grupos. Nuestros amigos peludos facilitan que nos integremos en eventos relacionados con ellos, potencian la confianza en algunas amistades interpersonales y nos ayudan, en general, a fomentar habilidades de socialización.
  • Beneficios terapéuticos. La interacción con mascotas ha facilitado muchos tratamientos, tanto en terapias asistida como motivacionales para potenciar la recuperación y mejorar las condiciones o patologías en personas de todas las edades.

Por qué una mascota nos convierte en mejores personas

Los animales han ido entrando poco a poco en todo nuestro círculo familiar. Si visitamos cualquier hogar encontraremos muchos ejemplos, no solo de perros y gatos, sino también de hámster, conejos, tortugas, peces, etc.

Pero ¿cómo consigue una de nuestras mascotas convertirnos en mejor persona?

  • Mediante cosas muy simples. La vida hay veces que no es tan compleja como nos puede parecer. Y de mirar a nuestras mascotas lo aprenderemos. El hecho mismo de observarlas, jugar e interactuar, sacar de paseo, dar de comer, nos hará reflexionar sobre las pequeñas cosas de la vida, que con frecuencia dejamos de lado. Ellos son felices, sin la necesidad de estar conectados a un teléfono inteligente o un dispositivo con conexión a la red.
  • Una lección de lealtad. No solo de los perros, como es más conocido. También en todo tipo de animales y mascotas. La lealtad y el compañerismo siempre es admirable en cualquier animal. Ellos no tienen muchos de los defectos que nosotros tenemos, como es el caso de la envidia.
  • Nos ayudan a expresar mejor nuestros sentimientos, a hacer un verdadero ejercicio de sinceridad.
  • Con ellos aprendemos a perdonar y a reflexionar. Es habitual que nuestra mascota rompa algo o cometa alguna acción inesperada. Pero llegaremos a la conclusión de que no tienen la culpa y acabaremos perdonando. No es posible enfadarnos con ellos y eso influirá en nuestra conducta en sociedad.
  • De ver a nuestro amigo compartir, aprenderemos también aprendemos a hacerlo. No solo cuestiones materiales, sino también nuestras emociones.
  • La alegría es contagiosa y seremos más alegres de verlos alegres a ellos.

Las ganas de vivir

Nuestro perro o mascota en general vive con intensidad su día a día, se encuentre donde se encuentre. Si lo llevamos a pasear siempre por el mismo lugar, da igual, estará feliz y contengo, atento a cualquier estímulo para disfrutar y pasarlo bien.

La mascota que vive con nosotros no piensa ni se atormenta por el pasado, ni tampoco se preocupa en exceso por el futuro. Vive el presente. Esa lección es muy importante que todos la aprendiésemos.

Entusiasmo y mucho amor

tener-un-perro-siendo-persona-mayor

La entrega de su cariño y su amor es incondicional. Los propietarios de perros conocen bien estas sensaciones. La expresión del amor en toda su dimensión, sin timidez y entusiasmarnos por pequeñas cosas.

Estar cerca de un perro o de cualquier animal en general nos ayuda a ser más expresivos y más humanos. Ellos entienden de sentimientos mucho más que de palabras. Es una lección muy útil para nuestras vidas.

Es mucho lo que podemos aprender de nuestras mascotas y de los animales que nos rodean.