Mártioda, un hospital para animales

Todos los animales tienen derecho a una vida digna sin importar que sean mascotas o salvajes. Si bien aún hay muchos problemas por la caza o la venta ilegal de animales, lo cierto es que también podemos rescatar noticias positivas. Como por ejemplo el caso de Mártioda, un hospital para animales ubicado en la región de Vitoria.

Mártioda de zoo a hospital

Martioda 2
Fuente: www.elcorreo.com

Hasta unos veinte años atrás, Mártioda era un pequeño zoológico. Allí había multitud de especies y concurrían personas de todas las edades, pero sobre todo niños. Hace bastante tiempo ya que el establecimiento cerró sus puertas a las visitas.

Situado en la Sierra de Badaya, el lugar está activo desde hace 40 años y sus instalaciones ahora son empleadas para tratar animales de todo tipo. Durante el tiempo que el hospital lleva en funcionamiento ya han pasado por la “consulta” unos 11500 ejemplares, el 60% aves, el 25% reptiles y el 15% mamíferos.

En las salas del hospital de Mártioda pasan unos 600 animales al año para curar sus heridas o recuperarse de diferentes patologías. En la mayoría de los casos llegan al establecimiento tras ser atropellados, mantenidos en cautiverio, alcanzados por balas, envenenados o accidentados tras golpear con el tendido eléctrico. Por supuesto, también atienden a aquellos enfermos por causas naturales.

El 75% de las llamadas y contactos para atender a un animal herido son realizados por particulares. Esto demuestra que las personas cada vez están más conscientes de la vida que les rodea. Este hospital para animales, el más importante de España, da resultados más que satisfactorios y merece la pena destacar su accionar.

Mártioda, las aves y el botulismo

martioda-3
Fuente: www.elcorreo.com

En el verano de 2014 en el Centro de Recuperación de la Fauna de Mártioda (su nombre oficial) sufrió un brote de botulismo aviar. El mismo afectó sobre todo a los ejemplares de Álava y mayormente a los patos. En sólo tres semanas llegaron al hospital un centenar de aves con esta enfermedad, quienes pudieron ser rescatadas para comenzar el tratamiento adecuado.

El botulismo aviar provoca debilidad extrema. Se debe a que no les permite moverse, nadar o mantener recto el cuello. Las aves que han sido halladas en los alrededores se llevaron a la UVI de Mártioda especialmente diseñada para esta situación en particular.

En la sala para pacientes más débiles reina el silencio. Los médicos se encargan de alimentar manualmente a las aves que no pueden ni moverse por la enfermedad. Si superan la primera noche, entonces hay más opciones de que sobrevivan.

Tras unos días de recuperación en la UVI y aumentar las energías, pasan a “planta”. Es decir, uno jaulones de exterior donde realizarán la penúltima fase de su recuperación. Allí se podían ver unos patos azulones que comienzan a valerse por si mismos de a poco.

Al lado había otra jaula más pequeña donde estaban los patos, cigüeñas y espátulas ya recuperadas del botulismo.

En otra área del hospital hay más aves, muchas de ellas llegadas cuando eran polluelos y por alguna razón se separaron de su madre. Los trabajadores del centro ejercen de padres. Les dan de comer usando unas pinzas o unas marionetas que emulan el pico de la madre. Pero siempre mantienen distancia con el personal. La idea es que les tengan algo de miedo y no se confíen de que todos actuarán bien con ellos.

El día a día en Mártioda

En este hospital no sólo atienden aves. También hay jabalíes, ciervos, corzos, erizos, comadrejas, zorros… Es decir, especies propias del territorio que por algún motivo en particular llegan al centro. Luego, tras recuperarse, son devueltas a su hábitat natural.

En Mártioda a su vez se encargan de ejemplares que no corresponden a la fauna de Álava pero que han sido introducidos por el hombre. Tal es el caso del Visón Americano o el Europeo. En cuanto a las tortugas, serpientes y demás animales exóticos, son llevados a los centros especiales para su tratamiento y cuidado correspondiente.

Fuente de las imágenes: alavita.es y www.elcorreo.com

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar